La tribu donde nadie muere de un infarto

Los indios tsimane tienen la mejor salud vascular de entre los pueblos estudiados hasta ahora. Las arterias de un anciano de 80 años de estos indígenas de la Amazonia boliviana están en igual o mejor estado que las de un estadounidense de mediana edad. Esto hace, según un estudio, que apenas tengan enfermedades cardiovasculares. En la última década, solo un tsimane habría fallecido de un infarto y fue ya a edad muy avanzada. Los autores de la investigación relacionan esta salud de hierro con el estilo de vida de los tsimane, aún basado en la recolección, la caza y la pesca de subsistencia.

Aunque estuvieron en contacto con los misioneros jesuitas en el siglo XVII, los tsimane (tsimane’ o chimane) abandonaron sus asentamientos tradicionales para adentrarse en la selva huyendo del hombre blanco. Son unos 16.000 distribuidos en casi un centenar de aldeas a lo largo de las cuencas del Maniqui y el Quiquibey, afluentes del Amazonas. Aunque visten ropas y usan herramientas occidentales, aún mantienen su estilo de vida seminómada con una economía comunitaria de subsistencia, viviendo de lo que cazan, pescan y cosechan en pequeños terrenos junto al poblado.

Dentro de un estudio antropológico de largo recorrido iniciado al comenzar este siglo, un grupo de investigadores estadounidenses ha tenido la ocasión de estudiar el estado de salud vascular de los tsimane. Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo. Según la OMS, mueren al año unos 18 millones de personas por este motivo. Los autores del estudio se centraron en la más común de las afecciones arteriales, la aterosclerosis coronaria, un endurecimiento progresivo de las arterias debido a la acumulación de grasa y tejido conjuntivo que acaban calcificando el interior de los conductos. La mayoría de los infartos cardíacos y los ictus cerebrales vienen precedidos de esta calcificación arterial.

La calcificación arterial en un tsimane es hasta cinco veces menor que la detectada en un occidental de su edad

El estudio, publicado en la revista The Lancet, ha comprobado que la cantidad de calcio acumulada en las arterias principales de los tsimane mayores de 40 años es hasta cinco veces menor que la calcificación detectada en personas occidentales de su misma edad. En concreto, de los 705 adultos a los que escanearon, el 85% no tenían rastro de calcificación arterial. Otro 13% tenía bajas concentraciones de calcio y apenas el 3% de los estudiados mostraron un riesgo de leve a moderado de tener problemas coronarios en el futuro.

“Nuestro estudio muestra que los tsimane de América del Sur presentan la menor prevalencia de ateroesclerosis de entre todas las poblaciones que se hayan estudiado”, dice el codirector del proyecto Antropología y Salud de los Tsimane, el profesor de la Universidad de Nuevo México (EE UU), Hillard Kaplan.

La buena salud, además, se mantiene a medida que envejecen. El 65% de los ancianos tsimane que llegaron a los 75 años aún tenía un índice de calcificación de cero. Los investigadores compararon sus resultados con los de otras poblaciones, como la de una amplia muestra de EE UU, otra de europeos y una decena de estudios más sobre la incidencia de la ateroesclerosis en diferentes sociedades. El estado de las arterias de los viejos tsimane es similar al que puedan tener occidentales que tengan 28 años menos y aún mejor que el de las mujeres adultas japonesas, las que mejor salud arterial tenían hasta ahora.


La motorización de las canoas está alterando el estilo de vida de los tsimane.ampliar foto

La motorización de las canoas está alterando el estilo de vida de los tsimane. Ben Trumble

Aunque el estudio no establece una relación causal, para sus autores, todo indica que el estilo de vida de los tsimane explicaría estos datos y otros que también comprobaron en las revisiones médicas, como los bajos niveles que mostraron en ritmo cardíaco, presión sanguínea, colesterol o glucosa en sangre. Todos estos indicadores están directa o indirectamente relacionados con la ateroesclerosis.

Los tsimane pueden estar ochos horas a la caza de algo para comer. Los investigadores estiman que dedican un mínimo de siete horas a actividades que requieren esfuerzo físico y apenas el 10% del tiempo que pasan despiertos no hacen nada. En cuanto a su dieta, en su mayoría se trata de carbohidratos (72%) no procesados ricos en fibra como arroz, mandioca, maíz o frutas. Las proteínas las obtienen de la caza y la pesca y apenas consumen unos 38 gramos de grasa al día. Aunque algunos dijeron fumar, un paquete de cigarrillos les podía durar un año.

“Si no hay tabaco, no hay colesterol ni diabetes y tienen una dieta equilibrada y hacen ejercicio físico, no hay ateroesclerosis”, comenta el investigador del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC), Antonio Fernández Ortiz. El también jefe de cardiología intervencionista en el Hospital Clínico San Carlos añade: “Esta investigación ayuda a demostrar de forma definitiva que los factores de riesgo cardiovasculares son la causa de la enfermedad ateroesclerótica. En esta población sin ateroesclerosis, el único factor de riesgo que tienen es la edad, el poco calcio que acumulan es porque van cumpliendo años”.

Los tsimane pueden dedicar 8 horas a la caza al día. Apenas están el 10% de su tiempo inactivos

Existe la posibilidad de que los tsimane tuvieran alguna variante genética que les protegiera de las enfermedades cardiovasculares más allá del estilo de vida. Sin embargo, los investigadores han comprobado cómo en los últimos años los niveles de colesterol están subiendo, con una concentración de colesterol LDL que ha pasado a 1,84 milimoles por litro en la primera década del siglo a 2,35 mmol/L en 2015. Esto descartaría el origen genético.

El aumento del colesterol ha coincidido con una intensificación de la aculturación de este pueblo. Cada vez se ven más las canoas con motor y la industria maderera ha abierto nuevos caminos en la selva. Esto ha facilitado a los tsimane un mayor acceso a los productos ricos en azúcares y grasas que se pueden encontrar el mercado de San Borja, el pueblo con mercado más cercano. Aún es pronto para detectar un aumento de la calcificación arterial, pero los autores del estudio creen que podría estar en curso una revolución nutricional que acabe con la buena salud cardiovascular de los tsimane.

Cuatro cuentos sobre papás para leer con niños

Este mes de marzo está lleno de celebraciones, el pasado 8 de marzo fue el día de la mujer trabajadora y este domingo 19 de marzo es el día del padre, también trabajador. En la literatura infantil hay muchísimos títulos dedicados a las mamás y a los papás, las auténticas heroínas y héroes de la vida de los pequeños. Aquí os hemos hecho una selección de algunos de los álbumes ilustrados más bellos para regalar a papás, pero también a sus hijos e hijas. Porque en realidad estaremos regalando tiempo de lectura, momentos compartidos con los que más queremos. ¡Felicidades!

1. P de papa · Isabel Martins · Bernardo Carvalho · Editorial Kalandraka (A partir de 2 años)

Día del Padre: cuatro cuentos sobre padres para leer con niños

Cuando nos estrenamos como padres, el amor y el miedo nos invaden, solo en ese momento nos damos cuenta que por nuestro hijo haríamos cualquier cosa, y la verdad es que no somos conscientes de lo que llegaremos a hacer por ellos. Un padre se desvive por sus hijos, por esto es capaz de transformarse en cosas increíbles. Con su cuerpo, sus habilidades y su imaginación puede llegar a ser una grúa, un abrigo, un sofá, un despertador, pero también un confidente o un domador. Un libro que define con gran habilidad la relación entre padre e hijo, donde la complicidad y el amor están siempre presentes. En cada página encontramos escenas cotidianas en las que se ve reflejado este vínculo tan especial y único. Ilustraciones esquemáticas y sencillas en colores planos en las que se integra el texto. La palabra papá se combina cada vez con un adjetivo diferente, dos palabras que se llenan de significado al ir acompañadas de un diseño expresivo y divertido. Los autores también hicieron la versión para madres, Corazón de madre publicado por Libros del Zorro Rojo.

2. Papá Oso · Cecilia Eudave · Jacobo Muñiz · A buen paso (A partir de 5 años)

Día del Padre: cuatro cuentos sobre padres para leer con niños

Los niños y las niñas lo ven y lo sienten todo, tienen una sensibilidad especial que les hace ser esponjas de las emociones que se viven en casa. Algo que puede ser muy positivo pero a la vez también muy negativo. Si nos ven nerviosos ellos lo notan, se preocupan por nosotros y terminan sintiendo lo mismo. Esto es lo que le pasa a Ana, la protagonista de esta historia. La pequeña adora a su padre, le encanta que la lleve a sus clases de baile y sobre todo al cine. Pero el día que su padre llega del nuevo trabajo todo empieza a cambiar poco a poco y este se comporta como un auténtico oso. Ya casi no habla sino que gruñe, está de malhumor, tiene más pelo en sus brazos y zarpas en sus manos. La verdad es que el papá de Ana da incluso un poco de miedo. Ella se muestra angustiada y le pregunta a la madre que le está pasando al padre, se ve que es cosa del señor Estrés. A partir de aquí la niña buscará sin parar al causante de esta situación, algo que también la estresará pero que finalmente lo encontrará. Una bella historia que hace entendible muy gráficamente a una de las más comunes y dolorosas emociones de nuestra sociedad.

3. Un papá a la medida · Davide Cali · Anna Laura Cantone · Editorial Edelvives (A partir de 5 años)

Día del Padre: cuatro cuentos sobre padres para leer con niños

Este álbum ilustrado ya lleva varias ediciones , y la verdad es que no es para menos. Cumple con la fórmula del éxito: es simpático, tierno y tiene grandes dosis de humor. La protagonista es una niña divertidísima y muy orgullosa de su mamá, que es la más lista, más guapa, más deportista, y más fuerte de todas las mamás. Pero la pequeña reconoce que no tiene papá, algo que le gustaría mucho. Por eso su madre y ella deciden poner un anuncio en el periódico en el que “Se busca papá tan estupendo como mamá. Los que no lo sean, que se queden en su casa.” Encontrar un papá a la medida, que cumpla con todos los requisitos no será tarea fácil. El cuento tiene un final feliz, y localizan a un papá que no lo tiene todo pero si lo imprescindible para ser felices juntos. El texto es muy próximo gracias a los superlativos algo muy común en el lenguaje infantil. Las ilustraciones de Anna Laura Cantone están llenas de color y de expresión, las caras de los personajes son realmente graciosas.

4. La gota gorda · Juan Villoro · Patricia Metola · Grupo SM (A partir de 6 años)

Día del Padre: cuatro cuentos sobre padres para leer con niños

A veces hay libros que te llegan al corazón como un auténtico flechazo, este es uno de ellos. Un maravilloso cuento que nos habla de la relación que tienen un papá gigante y su hija pequeñita. Cuando somos niños vemos a nuestros padres como gigantes capaces de hacer cualquier cosa con poco esfuerzo, en cambio, nosotros a su lado nos vemos pequeñitos e indefensos, por eso buscamos su seguridad para sentirnos protegidos. Aquí el papá es Max Máximus y la hija es Mini María. Él es el único gigante que hay en el pueblo, algo que a veces le hace sentir fuera de lugar y otras como alguien especial ya que es experto en aplastar nubes para dar agua y es el único que puede llegar a ver el mar, y así describirlo a los demás. A quien le encanta escucharle hablar del mar es a su pequeña, una niña alegre y llena de vida. Mini María un día le pide a su padre algo muy difícil de hacer por un gigante, pero la niña que es muy lista sabe muy bien cómo conseguirlo. Ilustraciones dulces con un toque naif, casi a punto de cobrar vida. Una verdadera joya para tu biblioteca.

El ibuprofeno incrementa un 31% el riesgo de paro cardiaco

En España y en muchos otros países es posible comprar fármacos como el ibuprofeno sin receta. Los ciudadanos toman estos medicamentos para todo tipo de dolores sin mayores restricciones. Sin embargo, las autoridades médicas y sanitarias desde hace tiempo se advierte que no son inocuos. Un estudio publicado esta semana en la revista European Heart Journal ha concluido que incrementa un 31% el riesgo de paro cardiaco. El mismo análisis indicaba que otros fármacos del mismo tipo, antiinflamatorios no esteroideos (AINE), presentan un riesgo incluso superior.

Según los autores del trabajo, liderado desde el Hospital Universitario Gentofte de Copenhage, el naproxeno es el AINE más seguro, y se podrían tomar hasta 500 miligramos al día. El diclofenaco es el más peligroso y, dicen los investigadores, se debería evitar su consumo ya que hay otros fármacos con efectos similares más seguros.

“Permitir comprar estos fármacos sin prescripción y sin ningún consejo o restricción manda un mensaje al público de que tienen que ser seguros”, afirma en una nota de la Sociedad Europea de Cardiología Gunnar Gislason, coautor del estudio. “Otros estudios anteriores han mostrado que los AINE están relacionados con un mayor riesgo cardiovascular, algo que preocupa porque su uso está muy extendido”, añade.

Los responsables del estudio recomendaron dejar de recetar el diclofenaco, uno de los antiinflamatorios más usados

Para realizar esta trabajo, los científicos recogieron todos los paros cardiacos registrados en Dinamarca entre 2001 y 2010. Además, recogieron toda la información sobre prescripciones de estos medicamentos desde 1995. En el tiempo estudiado, 28.947 habían tenido un paro cardiaco fuera del hospital en el país. De ellos, 3.376 habían tomado AINEs hasta 30 días antes del ingreso. El ibuprofeno y el diclofenaco fueron los dos medicamentos más utilizados, cubriendo respectivamente el 51% y el 22% del uso total. Respecto al incremento del riesgo de paro cardiaco, el ibuprofeno fue responsable de un 31% y el diclofenaco del 50%. Las edades de las personas que sufrieron estos problemas de salud iban de los 58,7 años a los 78,5.

Entre las explicaciones posibles, los autores plantean que los efectos se pueden deber a la agregación de plaquetas que provocan coágulos, hacen que las arterias se estrechan, se incrementa la retención de líquidos y sube la presión sanguínea. “No creo que estos fármacos se debieran vender en supermercados o gasolineras donde no hay consejo profesional sobre cómo usarlos. Los AINE solo deberían estar disponibles en farmacias, en cantidades limitadas y dosis bajas”, ha planteado Gislason.

En España, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) emitió una recomendación para limitar el consumo de ibuprofeno. No debería tomar más de 2.400 miligramos al día a pacientes con enfermedad cardiovascular grave: insuficiencia cardiaca, cardiopatía isquémica, enfermedad arterial periférica o cerebrovascular. La recomendación llegó tras la revisión europea (del Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia) elaborada respecto al riesgo cardiovascular de este medicamento así como del dexibuprofeno, sobre el que también se deben tomar precauciones.

Cinco ‘apps’ para dormir a pierna suelta y otras cinco para un buen despertar

Después de una jornada cargada de trabajo, estrés y prisas, a quién no le gusta dormir a pierna suelta. Pero no siempre es fácil conciliar el sueño, dormir profundamente o incluso hacerlo las horas necesarias. La Sociedad Española del Sueño recomienda dormir entre 9 y 10 horas para los niños, entre 8 y 10 para los adolescentes, entre 7 y 9 para los adultos y una media de entre 7 y 8 horas para los ancianos. Pero estas recomendaciones no siempre son fáciles de seguir debido a la cantidad de factores que afectan a nuestro día a día, a pesar de que un buen descanso es primordial para mantener un nivel óptimo de salud.

Consciente de todo esto, diversas asociaciones mundiales que investigan sobre cómo dormimos, celebran cada año el Día Mundial del Sueño, que este año será hoy, 17 de marzo. El evento está destinado a ser una celebración del sueño y un llamamiento a la acción sobre temas importantes a los que afecta directamente y que incluyen la medicina, educación, la conducción y otros aspectos sociales.

Si no conseguimos dormir bien o nuestros despertares son demasiado bruscos, existen ciertas aplicaciones móviles que pueden ayudarnos a mejorar algo la situación, aunque hay que precisar que no tienen en su mayoría base científica. Tal y como afirma la doctora investigadora del sueño Jordan Gainess, en la revista Psychology Today: “Las aplicaciones móviles no son ciertamente la forma más precisa para evaluar el sueño, pero ofrecen la ventaja de que hacen que la gente esté cada vez más en sintonía con sus propios ritmos circadianos y el efecto del sueño (o la falta de) en sus cuerpos”.

Aplicaciones para dormir bien

Pzizz. Promete mejorar el estilo de vida del usuario aumentando su facilidad para conciliar el sueño a través del relax y con un despertar posterior más refrescante. Para ello utiliza una serie de sonidos que mezclan música, voz humana y otros efectos acústicos que inducen al sueño. En total son unos 100.000 millones de secuencias de audio con las que poder experimentar los efectos tranquilizantes. Es altamente personalizable en cuanto a volumen, duración o efectos 3D preferidos. De hecho, cada vez que pulsamos el botón de inicio la app se encarga de comenzar con otra secuencia diferente a las utilizadas para no estimular al cerebro siempre con lo mismo.

SleepRate. En una misma aplicación podemos tener una monitorización de nuestro sueño, una evaluación del mismo y un tratamiento para dormir mejor, en caso de que lo necesitemos. SleepRate obtiene información sobre la estructura de los ciclos de sueño e incluso calcula la frecuencia cardíaca, si lo conectamos a un dispositivo de medición que disponga de bluetooth. Ellos mismos comercializan una banda pectoral medidora. Por otra parte la app registra los ruidos nocturnos, tales como ronquidos o ruidos ambientales, que no dejan dormir bien. Con todos estos datos, la aplicación nos da una estimación de cómo dormimos y si lo hacemos lo suficiente y nos ofrece un plan de optimización del sueño personalizado.

SimplyNoise. El llamado ruido blanco es un sonido constante, proveniente, por ejemplo, de una máquina, de la lluvia o del traqueteo de un tren, que si lo elevamos un tono por encima del resto de los ruidos ambientales molestos hace que estos desaparezcan. Por otro lado su monotonía hace que nuestro cerebro lo aísle perfectamente dentro del espectro sonoro llegando a dejar de oírlo y a olvidarlo, dándonos prácticamente la misma sensación que si estuviéramos en silencio. SimplyNoise es una web dedicada exclusivamente al ruido blanco que cuenta también con aplicaciones para móviles. Es muy sencilla de usar, tan solo hay que seleccionar 3 tipos de ruidos, optar por un nivel de oscilación y marcar el tiempo que queremos que dure. Noisli, es otra opción móvil para emitir ruido blanco y que permite mezclarlo con otros sonidos ambientales, naturales o artificiales, que inducen a la relajación o incluso a la concentración, ya que el ruido blanco también es recomendable para aumentar la productividad.

Calculadora de sueño. Como indica su nombre, calcula nuestro ciclo de sueño y nos ayuda a determinar cuándo es el mejor momento para ir a dormir o cuando despertar para sentirnos descansados. La app nos ofrece cuatro escenarios de cálculo del sueño que van desde: cuándo ir a dormir para despertar a una hora determinada, cuándo despertar se vamos a dormir a una hora específica, cuál es el mejor momento para despertar si nos fuéramos a dormir ahora y cuándo debemos despertar si nos dormimos una siesta corta en este momento. A partir de estas opciones nos ofrece los horarios óptimos para despertar y la configuración de alarma.

Atmosphere. Hay varias aplicaciones de este tipo tanto para iOS como para Android. Hemos elegido esta en concreto porque permite gran variedad de combinaciones. Dispone de diversos sonidos relajantes que recrean diferentes ambientes considerados tranquilos. Tan solo hay que escoger entre el sonido de un arroyo, con el crepitar de una hoguera y canto de pájaros incluidos; o la soledad de una playa, donde además del oleaje podemos añadir el sonido de un barco lejano, una tormenta o incluso una guitarra que suena para arrullar nuestro descanso.

Aplicaciones para despertar bien

Sleep Cycle. Es una aplicación que monitoriza todo el ciclo del sueño recogiendo datos sobre nuestros patrones de conducta al dormir y después de analizados nos despierta justo en la fase más ligera del sueño, algo que hace que nos sintamos más descansados que con un despertador normal. Utiliza el acelerómetro del móvil, en el caso de los iPhone, para medir los movimientos que hacemos mientras dormimos desde la mesilla de noche. Sin embargo para los dispositivos Android es preciso poner el móvil bajo la almohada, algo poco tranquilizador para la mayoría por aquello de las ondas electromagnéticas, aunque recomiendan para ello activar el modo avión.

Sleep Better. Desarrollada por los creadores de Runtastic, esta aplicación recaba datos de nuestros hábitos nocturnos y ofrece estadísticas de la eficiencia de nuestro sueño. De esta forma puede despertarnos con sonidos agradables en el momento más propicio. Sleep Better no se limita a recoger datos del sueño, sino que también podemos registrar en la app todos aquellos factores que pueden afectar en el buen dormir: si hemos tomado cafeína, el nivel de estrés que hemos sufrido, el consumo de alcohol o incluso las fases de la Luna, que también pueden afectar al descanso.

WakenApp. Se trata de la primera aplicación social basada en vídeo que sirve como despertador. A través de ella, usuarios de todo el mundo nos darán los buenos días con un vídeo donde nos animarán a despertarnos. Los vídeos pueden ser enviados a un usuario concreto o recibirlos de forma aleatoria, de esta forma se convierte en una manera de contactar con gente nueva con la compartir experiencias. Esto sitúa a esta app también en el nicho de las aplicaciones para encontrar pareja, tan demandadas actualmente.

Glimmer. Para quien duerme en una habitación totalmente oscura, esta app le ayudará a despertarse emulando la claridad diurna. Para ello va aumentando progresivamente la luminosidad de la pantalla del teléfono 30 minutos antes de la hora a la que se haya fijada la alarma. A la vez se irán incorporando sonidos de cantos de pájaros para lograr un despertar menos brusco. Aun así, transcurrido un minuto después de la hora de la alarma se reproduce un sonido alto que asegura que no nos quedemos dormidos.

Wave Alarm. Es una aplicación despertador con un estilo más clásico y sencillo. Se programa la alarma, se escoge uno de sus 10 sonidos suaves y al despertarnos nos ofrecerá el estado del tiempo y la temperatura ambiental. Su toque de distinción es que detecta el movimiento, por lo que tan solo hay que pasar la mano por encima del teléfono para desactivarla.

Portugal declara la guerra a las grasas y limita el azúcar

No es que los adultos portugueses sean especialmente gordos; están algo por encima de la media europea (16,6% frente al 15,9%), viven como pocos y comen pescado como ninguno, pero el Gobierno y el Parlamento del país han convertido a 2017 en el año de la guerra al azúcar, sea subiendo impuestos, sea eliminando tentaciones de la vista de los glotones.

Si acostumbra tomar café habrá notado que los sobres del azúcar en Portugal parecen más livianos que en ninguna otra parte, y que a veces necesita doblar la dosis. La culpa no es suya ni del café, sino de la reducción del contenido de los sobres de 8 a 5 gramos de azúcar.

A esta medida sutil le siguió a inicio de año la fat-tax, un impuesto sobre los refrescos que superan cierto nivel de edulcorantes. El principal fabricante se enfadó, amenazó con no abrir fábricas, pero el impuesto se ha ejecutado, como en muchos otros países.

A final de este mes, todos los hospitales y centros de salud del país deben haber retirado los expendedores automáticos de comida con elevados niveles de sal, azúcar, grasas trans y bebidas con alcóhol. Las aguas deberán colocarse en lugares más visibles y no en el rincón más bajo y oculto de la máquina.

A la batalla contra el azúcar le va a seguir en breve la presencia de lo verde en todos los comedores públicos. Gracias a una iniciativa parlamentaria del único diputado del partido ecologista PAN, la Asamblea de la República aprobó que todos los comedores públicos tengan en su carta un menú vegetariano.

La medida se va a extender a partir de mayo a hospitales y escuelas, pero también a cualquier espacio de titularidad pública, sea un teatro, un asilo o una cárcel. Todos deben ofrecer un menú que no contenga productos de origen animal.

El veganismo no está muy extendido en el país. La nueva ley también prevé que no haya demanda suficiente para el menú verde, en cuyo caso el comedor público será dispensado de esa obligación. Pero veganos o no, la obesidad infantil es un problema que va a más y en Portugal también.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Ser madre a la edad de ser abuela y los límites del deseo

Las condiciones sociales y económicas de nuestro tiempo están llevando a una maternidad cada vez más tardía. La edad media en la que las españolas tienen su primer hijo es de 30,6 años y el 33% de los nacimientos se producen en mujeres de más de 35. A partir de esa edad, la fertilidad declina rápidamente, pero la fecundación asistida ha venido al rescate de las mujeres que no han podido o querido satisfacer su deseo de maternidad cuando estaban en las condiciones óptimas de hacerlo. Y no solo permite contrarrestar el declive biológico sino que ha roto una barrera que se creía infranqueable: la menopausia. La fecundación in vitro con óvulos de donante permite ahora que puedan ser madres mujeres que ya no tienen la menstruación e incluso mujeres que nunca la han tenido. Pero esa posibilidad ha traído un nuevo paradigma de difícil manejo ético y social: el de las madres abuelas.

En realidad, el útero es un órgano muy versátil que no envejece. Lo que se pierde con la edad es la reserva de óvulos que cada mujer tiene, y que no puede aumentarse artificialmente. Con un tratamiento hormonal adecuado, el útero puede albergar un embrión más allá de los 70 años, como el caso de la india Daljinder Kaur, que en 2016 tuvo a su hijo cuando iba ya camino de los ochenta. En España tuvimos ocasión de discutir la cuestión en octubre a propósito de la maternidad tardía de Lina Álvarez, médica de Lugo, que tuvo una niña a los 62. Ahora, otra mujer mayor, Mauricia Ibáñez, acaba de tener gemelos en Burgos a los 64 años. La medicina parece no tener límites, pero ¿debe ponerlos la sociedad?

Las dos son mujeres mayores que deciden aprovechar los avances médicos para satisfacer su deseo de maternidad en solitario. Pero hay diferencias que permiten vislumbrar dónde se sitúa el límite entre el deseo y la responsabilidad, entre la libertad de la mujer y los derechos y necesidades de la otra parte, la que no decide, es decir, los niños. La primera cuestión que se plantea es la brecha generacional: si una maternidad tan tardía puede proporcionar la vitalidad y la seguridad que necesita la crianza de un hijo. Y también el mayor riesgo de que este pueda quedar huérfano. Se ha dicho que los hombres tienen hijos a los 60 y los 70 y nadie discute su decisión. La cuestión es la misma, pero la paternidad tardía suele ejercerse en pareja y gracias a una madre casi siempre mucho más jóven.

Lina tenía ya un hijo de 27 años y otro de 11, nacido por fecundación in vitro. La madre tenía buena salud y una holgada situación económica. El caso de Mauricia, en cambio, es bastante más problemático. En situación de incapacidad laboral por un trastorno psicológico, había tenido ya en 2011 una niña por fecundación asistida cuya custodia le fue retirada por los servicios sociales en 2014 por considerar que no vivía en condiciones adecuadas. Las clínicas de fertilidad en España suelen poner como límite para intentar un embarazo los 50 años, pero Mauricia viajó a EE UU, donde no tuvo problemas para lograr que le implantaran nada menos que dos embriones. ¿En qué condiciones se criarán ahora estos niños?

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Estos son los diez alimentos de donde los españoles toman el azúcar que más daño hace

La revista Nutrients acaba de publicar los resultados del estudio ANIBES, de la Fundación Española de Nutrición (FEN), donde se indaga en el origen del azúcar que se consume en España, tanto libre como intrínseco. Con una muestra de 2.009 personas de entre 9 y 75 años, y con datos recopilados a lo largo de 2013, la investigación concluye que el consumo medio de azúcar total entre los españoles es de 71,5 gramos al día (el 17% de la ingesta calórica), de 38,3 gramos (9,6%) de azúcar intrínseco y 28,8 gramos por jornada de azúcar libre (el 7,3% de la ingesta calórica). Recordemos que el azúcar intrínseco es el de los alimentos que lo contienen de manera natural, como frutas, verduras y leche (si no hay un añadido extra), y para cuyo consumo la OMS no establece recomendaciones de ingesta, por no haber evidencia científica de que sean malos para la salud.

Vientos peores soplan para los azúcares libres, que la OMS recomienda reducir por ser el factor principal del incremento de personas con obesidad y diabetes en el mundo. Son aquellos azúcares añadidos por los consumidores y fabricantes, a los que se suman tres alimentos que lo contienen de forma natural (miel, sirope, y zumo). La exhortación es la siguiente: deben representar menos del 10% de las calorías ingeridas o del 5% si queremos beneficios adicionales para la salud. Aunque a la luz de los resultados de la FEN parezca que la tasa de consumo de los españoles no es demasiado alta (7,3%), la cosa cobra otro cariz cuando se accede a la clasificación por edades, donde los niños y adolescentes son los mayores consumidores (en concreto, las jóvenes de entre 13 y 17 años: diariamente, toman el 10,8% de la energía de los azúcares libres). El consumo cercano al 5% de los mayores (entre 65 y 75 años) baja la media.

Estos son los diez alimentos de donde más azúcar añadido se consume en España, según ANIBES:

1. Refrescos azucarados (22,5% del azúcar libre diario total).

2. Azúcar de mesa (17,8%).

3. Pasteles (15,2%).

4. Chocolate (11,4%).

5. Yogur y leches fermentadas (6,44%).

6. Otros productos lácteos (5,99%).

7. Mermelada y similares (3,58%).

8. Zumos y néctares (2,91%).

9. Cereales del desayuno y barras de cereales (2,78%).

10. Otros dulces y golosinas (1,30%).