‘Pulpitos solidarios’ para que los bebés prematuros mejoren

Todo empezó con el padre de una niña prematura, nacida por cesárea de emergencia, que en las Navidades de 2012 escribió un correo electrónico a Josefine Hagen Solgaard, bloguera y tejedora de Dinamarca: “Las enfermeras nos han dicho que le convendría un pulpo de croché como peluche, porque ella todavía cree que está en el vientre de su madre y los tentáculos del pulpo le recordarían al cordón umbilical. Mi pregunta es si podría comprar sus pulpitos de croché en alguna parte o si sabe dónde comprar algo parecido”.

A Josefine le faltó tiempo para coger sus agujas y algodón en hilo para tejer este pulpito terapéutico y enviarlo desinteresadamente al hospital. Fue el primero de otros168 pulpitos que llegaron al área de Neonatología. Así surgió The Danish Octo Project, un movimiento solidario de tejedoras que abastece a 17 hospitales de Dinamarca y Groenlandia desde 2013 ─-con más de 22000 pulpitos entregados desde entonces─ y que se está extendiendo a otros países y hospitales de todo el mundo.

Desde el mes pasado, la iniciativa del croché solidario también ha llegado a las manos y agujas anónimas en España, que se coordina a través de grupos de Facebook, como el Proyecto Abraza Tu Pulpo (que ya ha entregado 20 pulpitos al servicio de neonatos del Hospital Universitario Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, Madrid) o los Pulpitos Solidarios de Marcos, que inició la madre de un pequeño prematuro en el Hospital de Salamanca.

Objetivo: 29.000 pulpitos

La asociación Pulpitos Solidarios (Octopus for a preemie) intenta coordinar a tejedoras de todas las comunidades, siguiendo las estrictas pautas y el asesoramiento de los pioneros daneses. Una iniciativa que puso en marcha Lorena Crespo, con ayuda de su pareja, a tan solo cinco días de ser padres. “Empezamos en febrero a ver las noticias de los pulpitos de Dinamarca en redes sociales y ahí comentamos que sería bonito hacer algo similar en España, pero nadie daba el paso para coordinar todo. Así que lo dimos nosotros, a cinco días de salir de cuentas… Coordinar todo esto con un bebé recién nacido ha sido de locos. Estaba en la sala de dilatación y atendiendo llamadas de otras mujeres con dudas relativas a los pulpitos, al hilo o las medidas. Pero merecía la pena el esfuerzo porque los enfermeros nos dicen que tocar estos tentáculos tranquiliza a los prematuros, mejora su respiración y su tasa de oxígeno en sangre, e incluso evitan que se quiten los cables”, explica con una sonrisa.

Según la Sociedad Española de Neonatología (SENeo), en España nacen 29.000 prematuros anualmente, que significa en 75% de los ingresos hospitalarios en neonatos. Los destinatarios de estos peluches son prematuros por debajo de las 32 semanas o de un kilo y medio de peso, porque en ellos se ha comprobado el beneficio de esta terapia. Así que, aunque no sean necesarios los 29.000 pulpitos por cada prematuro, porque también habrá nacimientos de más de 32 semanas, el colectivo de tejedoras hace un llamamiento a todo el que tenga tiempo y conocimientos para elaborar estos peluches. Incluso, para quienes no saben, se están abriendo talleres gratuitos que enseñan a tejer octópodos.

“La ventaja principal que presentan estos pulpitos, aparte del movimiento solidario que da visibilidad a los prematuros, es que permite la interacción de los bebés con las patitas en forma de espiral, enredan los dedos, lo sujetan… de esta forma se van estimulando como harían con el cordón umbilical. El hecho de que estén esterilizados y no tengan olor sintético también es muy beneficioso. La técnica de cuidados NIDCAP en prematuros tiende a eso, a humanizar las áreas neonatales, con entornos más amigables que respeten las necesidades del prematuro, con las menores manipulaciones posibles y crear un ambiente silencioso, con poca luz, lo más parecido posible al útero materno. En ese sentido, las patitas en espiral de los pulpos nos ayudan mucho más a crear ese entorno amigable para el bebé”, afirma Miquel Ramón, doctor de Neonatología del Hospital Universitario Dexeus de Barcelona, que recibió este pasado martes su primera entrega de peluches de ganchillo.

Otros ocho hospitales españoles ya se han puesto en contacto con la asociación de Pulpitos Solidarios y están a la espera de que aumente la producción de peluches, que sigue siendo altruista. “Se trata de un movimiento solidario: no tendría ningún sentido cobrar por estos pulpos para los prematuros. De un ovillo de hilo de un euro y medio podemos tejer dos pulpitos. Se han visto casos de picaresca que pretenden venderlos a más de 20 euros, pero queremos remarcar que esto no se debería vender porque es una iniciativa solidaria”, explica Crespo.

Estefanía Villegas es otra voluntaria del movimiento tejedor, que trabaja en el Hospital de Torrelodones de Madrid. Además de sus conocimientos de croché también aporta su tiempo para testar tipos de algodón y asesorar al resto de voluntarias sobre qué hilos son desaconsejables o cuáles resisten mejor las pruebas. “Todos los pulpos deben ser exactamente iguales en cuanto a los materiales y las medidas, para cumplir con la normativa europea. Por ejemplo, el pulpo tiene que ser tejido con un tipo de algodón premium, que no destiña ni se deshilache, y no puede tener piezas que se desprendan como botones. La cabeza debe medir de seis a nueve centímetros, los tentáculos no deben de medir más de 22 centímetros y el relleno debe de ser fibra hipoalergénica que soporte lavados a 60 grados”, describe.

Los cefalópodos de ganchillo de todo el país son centralizados y enviados a Lorena Crespo, que los mide, comprueba que no lleven botones ni se salga el relleno, los lava a altísima temperatura y los envía empaquetados con una tarjeta reconfortante que explica el proyecto a los padres de los bebés. “Estamos creando una red de negocios solidarios que recogen los pulpitos y cuando tienen muchos nos los envían, para evitar los gastos de envío a quienes los han tejido”, explica Crespo. “Los hemos centralizado en mi casa para cumplir las normas de calidad y asegurarnos de enviar solo los peluches válidos a los hospitales. Y si algún pulpo no cumple algún requisito, no cae en saco roto. Los enviamos a las áreas de Oncología Infantil, que aunque no se beneficien del aspecto terapéutico de los tentáculos, siempre les puede alegrar el día encontrarse un peluche que alguien ha tejido con su mejor intención”.

“Ah, ¿pero hay más de un tipo de pelvis?”

Bueno, imagino que esta no es la típica pregunta para romper el hielo que te pueden hacer en el ascensor o en la barra de un bar, pero si estás embarazada o quieres ser madre en un futuro, es una cuestión que hay que tener en cuenta y que es muy probable que ya te hayan planteado los especialistas que te tratan.

Cuando hablo de este tema con mis pacientes por primera vez y les explico los tipos de pelvis que existen me miran como que fuera un bicho raro: “Ah, ¿pero hay más de una clase de pelvis?”. Algunas, las más avanzadas, llegan a la consulta después de haberse sumergido durante horas en las profundidades de webs sobre anatomía y vienen creyendo que tienen una clase de pelvis y después, para su decepción, es otra. El diagnóstico de pelvis lo debe de realizar un profesional.

La pelvis es una parte muy importante de nuestra anatomía durante el embarazo porque es ahí donde se sitúa el canal del parto o excavación pélvica que es un túnel óseo curvado y orientado de forma oblicua, que va a conformar el espacio por el cual el bebé deberá ir girando y rotando durante el parto, hasta salir al exterior, atravesando los 3 estrechos de la pelvis: superior, medio e inferior.

“¿Los estrechos de la pelvis?” Vaya… otra vez puedo sentir esa mirada de “bicho raro”.

Los estrechos son tres barreras o estrechamientos óseos dentro de la excavación pélvica que el bebé deberá atravesar hasta salir al exterior, constituyendo las zonas clave para el paso del feto.

El bebé va atravesando estrechos al más puro estilo “Tú sí que vales”: “¡Eh, bebé, que pasas a la siguiente fase!”.

Durante las clases de preparación al parto, las madres toman conciencia de su pelvis y aprenden qué pueden hacer para mejorar este canal de parto, sin olvidar la importancia de un pujo eficaz para que todo salga bien.

La clase de estrechos que tenga una mujer, dependerán a su vez, del tipo de pelvis que posea.

Existen 4 tipos de pelvis: ginecoide, antropoide, androide y platipeloide.

“Ah, ¿pero hay más de un tipo de pelvis?”

FUENTE imagen: www.anatomiaui1.wordpress.com

La pelvis ginecoide, es la pelvis ideal, los estrechos son amplios y este hecho beneficiará por tanto la salida del bebé. Se presenta en 45 a 50% de las mujeres y se caracteriza porque es muy redondeada.

La pelvis androide es de las más frecuentes que permiten el parto por vía vaginal y se presenta en 25% de las pacientes.

La pelvis antropoide se ve en un 10% de las pacientes. Su característica es que es ovalada con lo cual su diámetro es más estrecho y por lo tanto dificulta el paso del bebé.

Finalmente, la pelvis platipeloide es la menos frecuente. Es contraria a la pelvis androide y antropoide. Su diámetro antero posterior está muy reducido, con lo cual no facilita el parto vaginal.

Sea como sea tu pelvis, no te preocupes antes de tiempo: la pelvis se mueve, no es estática y podemos hacerla flexible a base de entrenamientos.

Es igual que cuando queremos atravesar una puerta pequeña y nos agachamos para entrar; pues el bebé va a hacer igual: va a pasar tengamos una u otra pelvis y por lo tanto hay que saber cómo ayudarle.

En los próximos posts compartiré ejercicios sobre cómo ejercitarla para estar preparada en el momento del parto.

Antes de terminar me gustaría hablarte de los planos de Hodge, porque si estás esperando un bebé es muy probable que esta expresión técnica haya surgido en tus conversaciones y te haya dejado hecha un lío.

Los planos de Hodge son referencias obstétricas que nos permite situar la presentación del bebé durante el parto. En total son cuatro planos numerados de arriba abajo, siendo el primer plano el más alto y el cuarto, el inferior. El bebé va pasando de uno a otro en el momento de parto y la posición vertical y el balanceo pélvico ayuda al descenso pélvico del bebé.

Conocer los planos y los estrechos de la pelvis te ayudará cuando llegue el momento de dar a luz ya que serás capaz de realizar movimientos que permitan que tu bebé avance por el canal de parto de manera natural y con menos complicaciones.

El futuro de las niñas ya llegó

Tiene cuatro años, todavía es una niña. Sus ojos destellan entusiasmo y curiosidad, su rostro se ilumina con la posibilidad de aprender y explorar el mundo, está ávida de absorber palabras, experiencias y emociones nuevas de aquellos que la rodean. Ella podrá convertirse un día en una líder visionaria, una científica innovadora, una artista genial, una madre amorosa o cualquier otro rol necesario para impulsar una sociedad prospera y dinámica.

Imaginen que logra desarrollar su potencial: recibe los cuidados, amor, educación y protección en los entornos donde está creciendo, se la valora y da las mismas oportunidades de aprendizaje que a su hermano. Los maestros la incentivan a participar en clase, en su casa su padre trata con cariño y respeto a su madre y la disciplina se enseña con limites consistentes y sin violencia, recibe la información y servicios que necesita para tomar decisiones informadas y oportunas sobre su sexualidad y reproducción.

Sin embargo, sabemos que en muchos países las niñas enfrentan un sinfín de restricciones y riesgos debido a su género, entre los cuales se cuenta la violencia, la manifestación más extrema de la desigualdad de género que continua inexcusablemente a limitar el potencial y afectar a millones de niñas y mujeres en nuestra región. Uno de cada cuatro niños y niñas en América Latina y el Caribe región sufre castigos físicos, mientras que otros estimados sugieren que una de cada cinco niñas sufre abuso sexual y una de cada cuatro niñas fue testigo de la violencia que sufrió su madre en manos de su padre.

El uso de formas violentas de disciplina contra los niños suele coexistir en hogares donde la mujer sufre violencia por parte de su pareja, lo que en América Latina y el Caribe afecta a una de cada tres mujeres. La exposición de los niños a la violencia, tiene efectos profundos y duraderos que pueden afectar la arquitectura cerebral, generar problemas psicológicos y comportamientos de riesgo que comprometen su desarrollo físico, socio-emocional y cognitivo, y por ende socavan las inversiones realizadas en educación, salud y bienestar infantil. Esta también afecta sus posibilidades de establecer relaciones no violentas con sus parejas e hijos en la vida adulta.

Es por esto por lo que la prevención de la violencia durante la infancia es una de las estrategias más prometedoras para detener la transmisión intergeneracional de la violencia contra la mujer. Hasta la amenaza de la violencia determina las elecciones y acciones de las niñas restringiendo su potencial y condicionándolas a evitar las oportunidades para manejar los riesgos que enfrentan. A medida que las niñas internalizan su responsabilidad de manejar estos riesgos, comienzan a precensurar su potencial.

La evidencia sobre los factores de riesgo compartidos por la violencia contra la mujer y contra los niños, así como de las consecuencias comunes y acumulativas de ambos tipos de violencia sugiere que consolidar los esfuerzos para abordar los factores de riesgo comunes puede prevenirlas también.

La violencia contra los niños puede evitarse a través de estrategias probadas o prometedoras. Entre estas quiero destacar en este mes que se celebra el Día de la Mujer, las que son particularmente relevantes para el ámbito de intervención del desarrollo infantil, la salud y la protección social. La efectividad de estas estrategias depende del grado en que los múltiples sectores involucrados colaboren y articulen su accionar:

  •  Apoyar a madres, padres y cuidadores a desarrollar competencias y habilidades que favorezcan el desarrollo de relaciones cercanas y positivas con sus hijos, a través del refuerzo de conductas deseables en los niños, la disciplina positiva y la responsabilidad compartida entre varones y mujeres por el cuidado y las tareas domésticas. Los programas de crianza pueden implementarse en sesiones grupales y visitas domiciliarias.
  •  Educar para la igualdad creando entornos educativos que sustenten las mismas oportunidades de aprendizaje para niños y niñas, eviten la reproducción de estereotipos de género y modelen relaciones equitativas. Esto requiere formar a los educadores en el desarrollo de programas pedagógicos, el uso de materiales e interacciones que promuevan la igualdad en el aula y con las familias.
  •  Apoyar la aplicación y vigilancia de las leyes por las autoridades competentes, que penalizan los castigos violentos a los niños, el abuso sexual y la violencia contra la mujer identificando, refiriendo y acompañando a las víctimas de violencia desde las diferentes instancias de interacción con las familias.
  •  Transformar la adhesión a normas de género restrictivas y nocivas que normalizan el uso de la violencia para disciplinar a las mujeres y a los niños y promover normas y prácticas que favorezcan relaciones respetuosas y equitativas entre adultos, entre niños y niñas y entre adultos y niños.
  •  Fortalecer los servicios de detección, respuesta y apoyo a víctimas de la violencia. Esto requiere apoyar la coordinación entre los programas que brindan servicios a las mujeres que sufren violencia de pareja y aquellos que se focalizan en el desarrollo infantil, para que los primeros puedan brindar apoyo y protección a los niños de las víctimas y para que las intervenciones que promueven el desarrollo infantil puedan brindar una respuesta adecuada a las madres de los niños que sufren maltrato.

Deseo que todas las niñas puedan completar una educación de calidad que les enseñe a pensar críticamente sobre el mundo que las rodea y a expresar sus opiniones. Que su primera relación sexual sea consensuada y segura y que si deciden casarse y tener hijos al terminar sus estudios, lo hagan cuando y con quien elijan, que vivan libres de violencia. Deseo que las niñas sepan que valen lo mismo que sus congéneres varones y que no tengan que demostrarlo, que sepan que su mamá tiene los mismos derechos que su papá, que aspiren a ser lo que sueñen ser, tengan la audacia de perseguir sus sueños y no tengan que sortear obstáculos absurdos y ofensivos por el hecho de ser mujer. Quisiera que cada una de ellas esté convencida de que es valiosa y capaz, y que se merece todas las oportunidades de este mundo.

Clara Alemann, ella es especialista en el diseño y gestión de programas de desarrollo social con una perspectiva de género en la División de Protección Social y Salud del Banco Interamericano de Desarrollo.

La dificultad de dar a luz en Afganistán

Afganistán es uno de los países donde resulta más peligroso dar a luz. Se estima que en el país se producen 396 muertes maternas por cada 100.000 nacimientos. En Australia, por ejemplo, fallecen en el parto 6 madres de cada 100.000. ¿Por qué ocurre esto?

Durante mi visita al terreno en el hospital de materno de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Jost, al sudeste del país, conocí a muchas mujeres que arrojan algo de luz sobre las complejas respuestas a esta pregunta.

Allí, dos de cada tres partos se producen en el hogar, sin ninguna matrona cualificada. En Jost veíamos con frecuencia a mujeres que habían intentado tener el bebé en casa y solo después acudían al hospital por alguna complicación, como una hemorragia posparto. Recuerdo a una mujer que había dado a luz en casa y luego comenzó a sangrar mucho. Como era de noche no podía viajar con seguridad al hospital y cuando llegó a la mañana siguiente estaba moribunda, no respondía y presentaba un pulso muy débil. Pese a recibir atención médica inmediata, falleció.

Ya hay una conciencia y muchas afganas prefieren acudir a un centro sanitario para el parto, pero llegar puede resultarles muy difícil. A menudo tienen que recorrer largas distancias, y los desplazamientos por carretera pueden ser muy peligrosos. Poco antes de mi llegada hubo un caso en el que una mujer fue alcanzada por una bomba en el camino de regreso a casa después de dar a luz. Ella y el bebé fallecieron.

En muchas zonas del paísa asiático apenas existe atención médica preventiva o prenatal, por lo que las embarazadas y sus cuidadores no siempre se dan cuenta de las señales de peligro durante la gestación y no saben cuándo deben buscar ayuda. Además, no suelen ser las que toman las que toman las decisiones. Así que incluso si piensan que necesitan atención médica, al final suelen ser el marido y su suegra quienes deciden. En muchos casos, las mujeres se ven obligadas a esperar a que un hombre las acompañe al hospital y dé su consentimiento a cualquier intervención quirúrgica o método de planificación familiar.

En obstetricia, tenemos un mantra para repasar los factores de riesgo de muerte materna: “demasiado joven, demasiado mayor, demasiados partos, demasiado seguidos”. Todos estos factores son aplicables a Afganistán.

Una médico de MSF (izquierda) habla con una mujer y su madre en un hospital maternal en Jost (Afganistán).
Una médico de MSF (izquierda) habla con una mujer y su madre en un hospital maternal en Jost (Afganistán). Najiba Noori MSF

Las mujeres afganas tienden a casarse y tener hijos jóvenes, y como se espera que conciban una gran cantidad de niños, a menudo siguen teniendo descendencia hasta pasados los 40 años. Las complicaciones suelen presentarse en los dos extremos del espectro de edad, por lo que nuestras instalaciones atienden a una gran cantidad de primerizas y a otras tantas madres mayores, que van a tener a su noveno o décimo hijo.

Además, las mujeres no suelen tener capacidad para espaciar los nacimientos. Carecen de acceso a planificación familiar, y no controlan de las decisiones en torno a su fertilidad. Los embarazos demasiado seguidos son peligrosos para la madre y el bebé, porque el cuerpo de la mujer podría no haber tenido tiempo para recuperarse y reponer los nutrientes que se pierden durante el embarazo, como por ejemplo el hierro, el calcio y el folato.

En lugares como Jost, donde existe una gran necesidad de estos servicios de maternidad, centros como el de MSF son muy respetados por la calidad de su atención. Nuestra presencia está cambiando actitudes en torno al lugar donde las mujeres dan a luz y la importancia de disponer de una matrona cualificada.

Durante mi estancia llevamos a cabo una jirga una reunión con líderes de la comunidad donde discutimos la idea de que para ser un hombre honorable es importante que lleven a su esposa al hospital para garantizar que tiene un parto seguro. Nos centramos en el cuidado de las mujeres con partos complicados, que requieren atención de alto nivel. En 2016 reforzamos nuestras actividades de formación para mejorar el reconocimiento de las complicaciones en toda la comunidad, incluyendo la difusión de mensajes de radio. También hemos trabajado con las clínicas privadas para asegurar que las mujeres con complicaciones se deriven a nuestro hospital.

En todos nuestros proyectos hacemos hincapié en la formación de personal médico y matronas locales

En todos nuestros proyectos hacemos hincapié en la enseñanza y formación de personal médico y matronas locales, porque el personal internacional va y viene, y son ellos quienes se quedan sobre el terreno. La falta de formación de las mujeres afganas implicaba una escasez de personal médico y obstetra femenino que pudiera cuidar de las parturientas, pese a que culturalmente muchas familias solo aceptan atención de una mujer. También se trabaja en ello.

La enorme cantidad de bebés que MSF atiende en sus cuatro servicios de maternidad en todo Afganistán nos permite generar un gran impacto. En 2016, nuestros equipos en Afganistán atendieron el parto de más de 66.000 bebés, más de 180 al día. En Jost, aproximadamente uno de cada tres bebés nacidos en la provincia fue atendido en nuestro hospital de maternidad.

Recuerdo a una mujer que asistimos, de unos 40 años, que iba a tener a su décimo hijo y presentaba placenta previa, una complicación en la que la placenta bloquea el cuello uterino. Es un tipo de paciente bastante habitual. Acudió al hospital y fue sometida a una cesárea que no solo salvó su vida y la de su bebé, sino que, obivamente, también redundó en beneficio del resto de sus hijos. Sin su madre tienen menos posibilidades de salir adelante, y es poco probable que reciban educación . Y una cesárea es una intervención a la que habría resultado muy difícil acceder si no hubiera presencia especializada sobre el terreno.

Claire Fotteringham es asesora médica de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Ginecología y Obstetricia.

¿No soporta el picante? Usted tiene un don

A las personas extremadamente sensibles a la comida picante, la ciencia los llama supergustadores. Si se reconoce en ellos, y por el nombre se imagina convirtiéndose en el mejor crítico gastronómico del planeta, reclamado por los grandes chefs como asesor para configurar sus menús, no será por este regalo… “Estos supergustadores son extremadamente sensibles a lo amargo por lo que tienden a comer menos verdura, y tienen más receptores del dolor asociados al sabor, por lo que el picante les hace sufrir más”, explica Guy Crosby en un artículo de la Escuela de Salud Pública de Harvard (EE UU).

La gracia está en que estos privilegiados, sobre todo las mujeres, “además tienen una menor preferencia por los alimentos dulces o altos en grasas, un índice de masa corporal más bajo y mejor perfil cardiovascular. No les suele gustar el alcohol y son menos propensos a fumar”.

¿Cómo saber si es uno? Tan sencillo como mirar su lengua. Los supergustadores tienen más papilas gustativas visibles para el sabor amargo.

Lo que sentimos al comer se forma por la unión de lo que paladeamos y olemos, concluye el estudio Neurogastronomy-How the brain creates flavor and why it matters, de la Universidad de Columbia (EE UU). Especialmente al masticar. Es lo que se llama olfato retronasal y es responsable de entre el 80 y el 85% del sabor de la comida, lo que, según Crosby, explicaría por qué no saboreamos nada cuando estamos resfriados. Nuestro exquisito sentido del olfato, capaz de reconocer 10.000 aromas, evolucionó hasta adquirir tan magnífica capacidad para ayudar a localizar la comida a distancia y evitar meter en la boca aquella que pudiera hacernos algún mal. Algunos de los compuestos que podemos detectar en concentración de una parte por trillón o incluso menos (algo así como si captara un segundo en 32.000 años) son el pimiento verde, moho, avena tostada y un compuesto sulfúrico que se produce al cocer marisco.

Si es de los que aprecian de verdad los sabores, en el número de marzo de BUENAVIDA encontrará la mayor cata realizada hasta la fecha de hamburguesas para llevar (puede que le sorprenda descubrir cuál es la mejor del país) y un viaje al apasionante mundo de las denominaciones de origen vinícolas menos conocidas, entre otros muchos contenidos de bienestar, salud, psicología, belleza y medio ambiente.

Puede adquirir la revista en papel gratis con EL PAÍS el sábado 11 de marzo, por 2 euros el resto del mes o descargarse nuestra aplicación gratuita.

España entrega a Colombia al ‘médico’ de las FARC acusado de forzar abortos

España ha entregado este jueves a Colombia a Héctor Albeidis Arboleda Buitrago, de 41 años, alias el Enfermero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), detenido en Madrid en 2015. Conocido también como el médico, está acusado de haber practicado abortos forzados y en condiciones infrahumanas a guerrilleras “como medio para no perderlas como instrumento de guerra” entre los años 1998 y 2003. Otra de las acusaciones que pesan sobre Arboleda es haber dejado morir a al menos tres recién nacidos, hijos de combatientes indígenas, a las que se castigaba con trabajos forzados por haberse quedado embarazadas.

El Gobierno de España acordó conceder la extradición a finales de enero, respondiendo a la solicitud de Colombia presentada en marzo de 2015. La Fiscalía colombiana confirmó la noche del jueves que el Enfermero de las FARC ya estaba en Bogotá y que había sido sometido a un examen médico antes de ser ingresado en una prisión del país. Arboleda será juzgado por la sección especializada en Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario por los delitos de aborto sin consentimiento, tortura y acceso carnal violento. El organismo judicial desarrolla una investigación por los actos cometidos en los departamentos de Antioquia, Risaralda, Caldas y Chocó a cientos de integrantes de las FARC, del ELN, además de otros grupos al margen de la ley.

Arboleda Buitrago, que tiene nacionalidad colombiana y española, habría practicado los abortos, según los investigadores, a mujeres que supuestamente era víctimas de violaciones por parte de los miembros de la organización. A las guerrilleras se les obligaba a abortar hasta en el séptimo y octavo mes de embarazo bajo la amenaza de fusilamiento si se negaban, según el testimonio de al menos 19 víctimas.

Las testigos han declarado que las prácticas se hacían sin anestesia ni instrumental quirúrgico, y en condiciones de absoluta falta de higiene, lo que muchas veces ocasionaba infecciones a sus víctimas. Algunas de sus intervenciones se realizaron en camillas de palo cubiertas con hojas, o en cuartos de hotel sobre camillas improvisadas en las que amarraba a las mujeres con plásticos de llantas. Otras veces, aseguran las mujeres que le reconocieron en fotografías, hacía los abortos en cadena sobre hojas de helecho y hierba seca sin siquiera limpiar la sangre y retirar los restos de los fetos.

La mayor parte de estas intervenciones las llevaron a cabo entre los años 1998 y 2000 en los frentes 47 y 9 de las FARC. La guerrilla siempre ha negado estas prácticas, solo reconocen que durante los años de guerra se impuso una férrea planificación familiar porque consideraban incompatible la maternidad con la revolución. Tampoco aceptan como miembro de su organización a Arboleda.

La Audiencia Nacional confirmó en diciembre su entrega a Colombia porque “no cabe duda” de que forzó los nacimientos y se “desentendió″ de los bebés hasta “que dejaron de respirar”. Además, apuntó que con los abusos, causó “terribles padecimientos” físicos, psicológicos y morales a las víctimas.

braquiterapia para el cã¡ncer de mama





Vocento 15 años

ABC Salud


Salud
  • Compartir
  • Compartido veces


Video:
Cun
– 06/03/2017 a las 18:35h.
Guardado en:
Salud

  • Compartir
  • Compartido veces

‘);document.write(”);}



Urge regular la gestación subrogada

Es en este preciso momento cuando, parece ser, nuestros políticos han tomado la firme y necesaria decisión de afrontar el problema de regular la gestación subrogada. Desde un punto de vista jurídico y desde una perspectiva registral, no es una cuestión menor, ni muchísimo menos. He utilizado la expresión “necesario”. Es incuestionable que regular esta materia es ya imprescindible e ineludible. Como incuestionable resulta que cada año, en nuestro país, unos mil niños son gestados y nacen en el extranjero mediante esta práctica. Menores que tienen al menos uno de sus progenitores de nacionalidad española, y a los que, por encima de todo, hay que darles una plena protección jurídica. Porque, y es una evidencia, los niños están entre nosotros. Eso sí, en un auténtico limbo jurídico. Sin identidad, sin padres “oficiales” en España y sin ningún derecho como ciudadanos españoles. Viven en nuestra sociedad y, pese a que hay otros intereses con los que pueden colisionar, el interés del menor es primordial y prioritario. Los intereses concurrentes necesitados de protección jurídica son tres: el de los citados menores; el de las mujeres que se prestan a esta técnica de reproducción, renunciando a sus derechos como madres; y, por último, el de los denominados padres intencionales. Éstos son los que con la actual regulación jurídica sufren una auténtica tortura y calvario judicial para proteger a sus hijos. De ahí que pocos aspectos hay tan sensibles desde el punto de vista de la seguridad jurídica como el que analizamos.

Es esta una materia que se presta a utilizar eufemismos. Cierto. Pero los juristas nos debemos preocupar por la certeza y claridad de las palabras. Un lenguaje oscuro es un lenguaje corrupto, sin duda, y la Justicia, como decía el exministro Caamaño, se hace respetar mejor cuando se comprende. En la regulación de la gestación subrogada nos encontramos con unas dificultades de orden no solo jurídico y registral, sino además éticas, sociales e incluso médicas, que impiden no solo que haya debate, sino, lo que es peor, que sea sosegado. El reto jurídico al que nos enfrentamos es considerable y al legislador le exigimos un punto de arrojo y valentía porque, en caso contrario, el problema perdurará. Quiero recordar cómo en 1987 el legislador español reguló la adopción y, en el año 2007, ante el incremento de niños adoptados por ciudadanos españoles en el extranjero, se reguló la adopción internacional. Esta normativa y esta materia deben ser nuestro referente. Debemos reconocer que el legislador estuvo a la altura.

La realidad social española en materia de Derecho de familia está en una constante evolución y cambio. Por eso es necesario adecuar la Ley 14/2006 a la nueva realidad social. Mientras nuestra legislación considere nulos los contratos de gestación por sustitución, ya sean éstos gratuitos u onerosos, poco, por no decir nada, podremos hacer. Estaremos inmersos en la inseguridad jurídica en la que se encuentran los menores en la actualidad. No nos permite avanzar. Es lo que justamente ha realizado el Derecho portugués en la Ley de 22 de agosto de 2016 cuando modifica la anterior Ley portuguesa de 26 de julio de 2006, de procreación médicamente asistida, que denegaba expresamente la gestación por sustitución. Hasta ese punto nuestros vecinos ya han resuelto el problema legal.

En 1987 se reguló la adopción y, en 2007, la adopción internacional. Ese debe ser nuestro referente

La regulación actual de la gestación subrogada en España está sometida a una contradicción legal entre la propia Ley 14/2006, por un lado, y la Instrucción del 5 de octubre de 2010 del Ministerio de Justicia, por otro. Es justo lo que acaecía con la problemática de la adopción internacional. Que las Circulares y Resoluciones del citado ministerio fueron los precedentes de la necesaria y exitosa Ley de Adopción Internacional de 2007. Y es lo que espero que ocurra ahora con la gestación subrogada. Que la mencionada Instrucción de 2010 sea el referente de la futura normativa legal. Pero, mientras tanto, lo que tenemos es el debate jurídico de si el contrato de gestación por sustitución autorizado por una autoridad extranjera es o no contrario al orden público internacional español, o si la consideración primordial del interés superior del menor como cláusula general permite o no al juez alcanzar cualquier resultado.

En la actualidad, como he señalado, los padres intencionales siguen con el “calvario judicial”, en la incertidumbre jurídica que la situación genera y seguirá generando en tanto no se dé respuesta a su solicitud de inscripción en el registro para los menores, intentando proteger y amparar a sus hijos dándoles una ciudadanía y una identidad. Porque son de carne y hueso. Están entre nosotros. Es necesario vacunarlos, escolarizarlos, se ponen enfermos…

Portugal ha resuelto ya el problema legal con una ley en 2016

La respuesta consiste en establecer un marco legal que garantice los derechos de todas las partes implicadas. Y esta nueva normativa, de entrada, debe suprimir la declaración de nulidad de los contratos de gestación subrogada. En este punto, espero, estamos todos de acuerdo. Ya no se vulnerará el orden público porque no habrá contrariedad con la normativa interna. La gestación subrogada no resultará incompatible con normas que regulan aspectos esenciales de las relaciones familiares.

Tampoco puede haber polémica en la exigencia de que en ningún caso se puede permitir que se dote de apariencia de legalidad supuestos de tráfico internacional de menores, como la exigencia de no vulnerarse el derecho del menor a conocer su origen biológico.

La polémica, sin duda, es con la madre gestante. Y este sí que es el punto que suscita la discusión y la división. Además, claro, de incidentalmente contrastar que no se ha producido la vulneración de los derechos de la madre gestante. Que su consentimiento se ha obtenido de forma libre y voluntaria, por escrito. Que es irrevocable salvo el derecho a la eventual interrupción del embarazo si concurren las circunstancias legalmente fijadas. Debidamente informada de las distintas implicaciones médicas y jurídicas, sociales y éticas.

Empero, la cuestión sustantiva es si el convenio gestacional debe ser oneroso o altruista. Podemos hablar del abono de los gastos de la asistencia sanitaria o el eufemismo de algún tipo de compensación económica por las “molestias” (días de baja, tratamiento, gastos…) Pero lo trascendente será determinar si la madre gestante obtiene o no un precio por ello. El modelo que nos proponen es el altruista similar al seguido en el Reino Unido, Canadá o Portugal. Pero, claro, este altruismo oculta una realidad. Muy cruda, eso sí. Y es que, si no hay compensación económica, muy pocas mujeres están dispuestas a gestar el niño de otro. Todo lo demás es cinismo e incoherencia.

Martín Corera Izu es letrado, profesor del Master de Abogacía de UPNA y especialista en Derecho Registral.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.