Hallan numerosos restos de bebés en una fosa de un convento en Irlanda

Los investigadores –que se han declarado “conmocionados” por el hallazgo- encontraron una estructura subterránea compuesta por 20 cámaras. En al menos 17 de ellas han hallado “cantidades significativas de restos humanos”. El examen de los restos ha revelado que estos corresponden desde a fetos de 35 semanas hasta a niños de tres años de edad, fallecidos en el periodo en que las monjas llevaban el centro.

El establecimiento era uno entre más de una docena, repartidos por todo el país y gestionados por la Iglesia católica, en los que se recluía a huérfanos y a madres solteras. Estas suponían una mácula para la reputación de Irlanda como una devota nación católica y un problema para algunos padres poderosos con aventuras extramaritales. En los centros, separaban a las madres de sus pequeños, que eran criados por las monjas dentro de las mismas premisas, a la espera de que pudieran ser adoptados. El Gobierno calcula que unas 35.000 madres solteras pasaron por alguno de los centros de acogida gestionados por órdenes de religiosas católicas desde la creación del Estado irlandés en 1922 hasta los años sesenta.

En los años 30, 40 y 50 del siglo pasado, la mortalidad de los hijos nacidos fuera del matrimonio llegaba a ser cinco veces mayor que la de los niños de padres casados, según datos oficiales. El hallazgo confirma las sospechas de que los niños fallecidos en el centro eran enterrados en fosas comunes sin marcar. El arzobispo de Dublín dijo en 2014 que “si algo pasó en Tuam, probablemente habrá sucedido también en otros hogares de acogida de madres y niños del país”.

La historiadora local Catherine Corless fue quien llamó la atención sobre el caso de Tuam, con un estudio que descubrió certificados de defunción de casi 800 niños pero registros de enterramiento de solo dos. La investigación de Corless apuntaba a que, como parece indicar el hallazgo anunciado hoy, los restos yacían en el espacio que ocupaba un tanque séptico del edificio.

Los datos que ilustran el impacto de la muerte de Pablo Ráez en las donaciones de médula

Pablo Raéz falleció el sábado 25 de febrero por una recaída de la leucemia que padecía. El joven atleta de 20 años se planteó un reto en sus últimos meses de vida: conseguir aumentar drásticamente las donaciones de médula ósea. A través de redes sociales movió el #retounmillón y trató de concienciar, con su historia personal, sobre cómo un gesto tan sencillo como una extracción de sangre puede salvar vidas. Lo consiguió y los datos lo reflejan. “Todas las comunidades autónomas coinciden en señalar que el fallecimiento de Pablo Ráez ha tenido un fuerte impacto en el interés de los Ciudadanos por la donación de médula”, informa una portavoz de la Organización Nacional de Transplantes (ONT) a EL PAÍS.

Las llamadas a ese organismo, que junto con la Fundación Josep Carreras contra la Leucemia gestiona el registro de donantes de médula ósea, se han multiplicado por tres estos días. Comunidades autónomas como Andalucía y Extremadura advierten de que habrá que esperar unos días para ver el impacto real, cuando las peticiones de información se materialicen en solicitudes formales de donaciones. 

El joven marbellí compartía el día a día de su enfermedad en Facebook e Instagram, siempre con una sonrisa. “La muerte no es triste, lo que es triste es que la gente no sepa vivir”, solía decir. A su funeral, celebrado el pasado 26 de febrero, acudieron cientos vecinos y autoridades, que arroparon a sus amigos y familiares. La noticia sobre su fallecimiento fue el último empujón que necesitaban muchos para ir a hacerse donantes, un proceso muy sencillo, similar a hacerse un análisis de sangre. Estas son algunas cifras que lo reflejan, recabadas por la ONT a petición de este diario:

- Comunidad Valenciana. En los tres días posteriores al fallecimiento se ha registrado una media de 70 donantes diarios, frente a los 8/9 diarios que se venían registrando hasta ese momento. Esto es ocho veces más de lo habitual.

- Galicia. Durante la última semana se han registrado 82 donantes nuevos. De ellos, 73 durante el fin de semana, cuando falleció Ráez.

- Aragón. Se han triplicado las donaciones, con 16 frente a la media de 4/5 donantes semanales que venían registrándose. Paralelamente, 60 personas han solicitado información sobre la donación de médula.

- Euskadi. Desde el lunes han atendido a 316 solicitantes de información y han citado a 225 personas para hacerse donantes. Como referencia, durante todo el mes de enero citaron a 97, menos de la mitad.

- Castilla-La Mancha. Se han registrado más de 400 solicitudes de información.

- Castilla y León. Se han colapsado los teléfonos de información, igual que en Castilla-La Mancha. Han llamadado para solicitar más detalles cerca de 800 interesados, frente a los 40 donantes de médula de media que se suelen formalizar a la semana.

- Madrid. Han recibido en los tres días siguientes al fallecimiento de Ráez más de 1.000 solicitudes de información.

- En 2016 el número de donantes en todo el país aumentó en un 36%. 74.176 personas se hicieron donantes durante 2016 y el registro pasó de tener 207.572 inscritos a 281.748. En algunas comunidades como Andalucía, de donde era Ráez, aumentaron en un 80% y en su provincia, Málaga, se dispararon en un 1.400% en los últimos meses del año. En Madrid “el aumento registrado en 2016 se produjo fundamentalmente a partir de septiembre, coincidiendo con la difusión de mensajes de Pablo Ráez”, según un comunicado en el que la Comunidad de Madrid le agradece su campaña y da el pésame a su familia

Los datos que ilustran el impacto de la muerte de Pablo Ráez en las donaciones de médula
EL PAÍS

La portavoz de la ONT afirma que el organismo realiza campañas para aumentar el registro de donantes, pero reconoce que las publicaciones virales de Ráez y la cobertura que su historia ha tenido en los medios “ha contribuido a incrementar la conciencia y la necesidad de donar”.

Cuando el joven comenzó su reto ya tenía casi 225.000 seguidores en Facebook y más de 330.000 en instagram. Ahora ambos perfiles tienen 100.000 más, como recogió Verne. Sus publicaciones se compartían cientos de veces. En esta, del 4 de diciembre de 2016, invitaba a buscar en Google cómo hacerse donante. En la web de la ONT tienen un listado con los lugares a donde llamar o acudir en cada territorio y explican todo lo que hay que saber sobre un proceso que salva vidas.

Seguramente cualquiera piense que llevar 24 dias en una habitación aislado sin poder salir puede pensar que es una putada, que desespere y un largo etc… Pero cuando te das cuenta que puedes pasar esos días bien,con el menor dolor posible o muy mal, es cuando valoras que aunque tienes que estar muchos días si estas bien, es un regalo de ma vida. Esto es aplicable a cualquier ámbito de la vida. Podéis pensar que vuestra vida es una mierda y es verdad que hay casos y casos , pero que siempre podría ser peor y creáis o no eso hace mas fuerte y hace valorar lo que tenemos. Es esencial valorar lo que tenemos ya que el ser humano tiende a valorar las cosas cuando las pierde. Puedo estar pensando dia tras dia que no voy a salir de esta pero todos esos dias que pierdo pensando eso no estoy disfrutando que estoy vivo y esfo es aplicable a la vida cotidiana. Repito que la muerte forma parte de la vida y lo que hay que hacer no es tenerle miedo ya que llegará, lo que hay que disfrutar dia tras dia como si fuera el ultimo ya que realmente no sabemos si será el último. Aprovechando que es navidad y tanta gente dona comida, por lo fácil que es, tanta gente que se vuelve tan solidario, tanta gente que vive la navidad con tanto amor y felicidad decirle que ese amor, esa felicidad , esa paz la traslademos a todo el año, ya que la navidad solo es una fecha mas. Seamos solidarios todo el año, demos ejemplo de vida. No os preguntáis que es lo que uno mismo puede hacer por el mundo? Para empezar cambiar uno mismo y a continuación tienes muchas posibilidades de aportar a la sociedad algo bueno de ti, en este caso te animo a donar medula, ya que es ultra sencillo hacerse donante. Rellenas un formulario, te extraen sangre y ven si estas apto para donar. Si tienes la suerte de ser compatible con alguien te llaman y de una manera completamente indolora te extraen medula, con aguja, no con bisturí . Es fácil, buscadlo en google. Gracias por todo lo que hacéis, sigamos así y lleguemos al #retounmillon . Estoy débil, pero solo físicamente. Mi mente y espíritu está mas fuerte que nunca. Sigamos luchando en nuestra vida y por supuesto #siemprefuerte. #fuerzaraez

Una publicación compartida de Pablo Ráez. (@srraez) el 4 de Dic de 2016 a la(s) 1:37 PST

El tabaquismo, principal adicción de los jóvenes españoles

El 33% de las chicas y el 29% de los chicos de entre 14 y 18 años son fumadores. Una cifra que coloca a España al frente de la Unión Europa, siendo el país en el que los jóvenes comienzan antes con este mal hábito, esta es una de las principales conclusiones que se recogen del V Curso Internacional de la Sociedad Española de Medicina de la Adolescencia (SEMA) en el que participan unos 200 pediatras y que se celebra estos días en el Hospital de La Paz de Madrid.

“Son cifras muy preocupantes”, comenta el doctor Félix Notario, miembro de la Sociedad Española de Medicina del Adolescente, en un comunicado. “La adolescencia”, continúa, “es una etapa crucial de la vida, expuesta a grandes riesgos debido a la adopción de técnicas y conductas que pueden extenderse a la edad adulta. Es necesario desarrollar habilidades pediátricas específicas a la hora de abordar las consultas médicas en esta etapa”.

En España, el 12,5% de los jóvenes de entre 14 y 18 años fuma a diario, según las últimas cifras del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, de 2013, solo un 0,02% menos que en 2011 —los informes son bienales—, pese a las persistentes campañas de prevención en torno a los peligros que implica la nicotina.

Los expertos también han tratado durante el evento temas perjudiciales y de gran relevancia en la juventud, como son el consumo de alcohol, el sedentarismo y el acoso escolar.

El consumo de alcohol

“De los 20.000 menores que sufren una intoxicación etílica cada año en España, 5.000 son atendidos por los servicios de urgencias”, ha explicado el experto. “La permisividad de España con el alcohol es total. El 78% de los menores manifiesta que resulta fácil obtenerlo, por lo que debemos hacer algo urgentemente entre todos: familiares, autoridades y profesionales de la salud” añade el doctor.

La última Encuesta sobre Uso de Drogas en Estudiantes de Enseñanzas Secundarias publicada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad en 2016 concluyó que, “aunque la prevalencia del consumo de alcohol sigue siendo muy elevada entre los jóvenes de 14 a 18 años, los datos revelan un considerable descenso de su consumo”. Esta reducción es más acusada en el caso de los consumos intensivos (frecuencia de borracheras en los últimos 30 días y consumo en forma de atracón), “lo que demuestra que el trabajo realizado en materia de prevención ha empezado a ofrecer resultados”, aseguran desde el Ministerio.

La encuesta incluyó una muestra de 37.486 estudiantes de entre 14 a 18 años, de 941 centros educativos públicos y privados y 1.858 aulas. Se hace desde 1994.

Además, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera al alcohol como una de las drogas potencialmente más peligrosas para la salud física, psíquica y social de las personas: “Y en especial cuando se trata de personas menores y jóvenes que están adoptando sus hábitos de salud, más aún, como ocurre en nuestro entorno, cuando existe un nivel alto de tolerancia social”.

El sedentarismo en la adolescencia

Los más de 200 pediatras asistentes también han manifestado su preocupación en torno a temas como el sedentarismo o la mala nutrición. “No resulta conveniente que los adolescentes pasen más de cuatro horas frente a las pantallas. Este tipo de conductas pueden llegar a afectar a sus habilidades sociales y contribuyen al sedentarismo, y como consecuencia un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad en esta etapa”, asegura el doctor Notario.

Si la obesidad infantil parece reducirse con respecto a años anteriores, la cifra entre los adolescentes de nuestro país ronda ya el 20%. Los menores de edad españoles, sobre todo los adolescentes, y las chicas en general, incumplen de largo las recomendaciones de actividad física establecidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), según un informe elaborado por expertos de seis universidades españolas y dos centros de investigación, y publicado en 2016. En la adolescencia, solo el 14% de las chicas alcanza los niveles mínimos solicitados por la OMS para los jóvenes mayores de 5 años: una hora diaria de actividades de intensidad moderada a vigorosa. En adolescentes varones, de 13 a 17 años, el porcentaje llega al 50%.

Los profesionales reclaman mejoras en el nivel socioeducativo. “Habría que incluir la nutrición como parte de las asignaturas, fomentando comedores saludables”, indica Notario.

Aumento de denuncias de profesores por acoso

Asociación Española de Pediatras

Según los pediatras, “más de 2.000 profesores denunciaron amenazas, conductas agresivas y faltas de respeto por parte de sus alumnos a lo largo del pasado curso escolar. “Aunque pueda parecer sorprendente, este tipo de comportamientos son cada vez más frecuentes entre los adolescentes y conviene detectarlos cuanto antes”, ha añadido Félix Notario.

Además, el porcentaje de denuncias por ciberacoso reportadas por los profesionales de la educación ante el Defensor del Profesor de ANPE supuso 19% de las quejas totales presentadas el pasado curso, “un 10% más que en el periodo anterior” añade. “A pesar de que los móviles están prohibidos, los menores los llevan a clase, graban a sus profesores, modifican su aspecto y publican el montaje en Twitter o Instagram donde sus compañeros lo comentan” aclara el doctor. A la luz de estos acontecimientos el Defensor del Profesor y el sindicato independiente ANPE han propuesto un Plan Estratégico de Mejora de la Convivencia Escolar que favorezca la detección precoz y la erradicación del acoso escolar.

Las listas de espera crecen en más de 4.000 pacientes en un año

Las listas de espera en la sanidad catalana siguen al alza. El sistema sanitario cerró el 2016 con 4.024 pacientes más que en 2015 aguardando para someterse a una intervención quirúrgica. En total, a diciembre de 2016, 164.828 personas estaban a la cola para entrar a un quirófano. Aunque, eso sí, los tiempos de espera han mejorado. El director de Servicio Catalán de la Salud (CatSalut), David Elvira, ha justificado que el incremento del número de pacientes se limita a operaciones con tiempo de espera de referencia (las demoras en intervenciones con riesgo vital o con tiempo máximo garantizado han bajado) y, en cualquier caso, el aumento de pacientes en espera está vinculado a la reducción de enfermos pendientes de una prueba diagnóstica o una visita al especialista.

En términos globales, la lista de espera quirúrgica con 164.828 personas se ha incrementado un 2,5% durante el primer año del consejero de Salud, Toni Comín, al mando del Departamento. En concreto, el alza se produce especialmente en la bolsa que engloba un centenar de intervenciones con un tiempo máximo de espera de referencia de un año. En total, 132.621 personas aguardan una intervención de este tipo, 6.247 pacientes más que el año pasado. El 10% de ellos superan los 365 días máximos de espera estipulados por el Departamento.

En el apartado que Salud ha mejorado sus cifras es en el grupo de 27 intervenciones con tiempo máximo de espera garantizado por ley. Se trata de la cirugía cardíaca, los procesos oncológicos y las operaciones de cataratas, prótesis de rodilla y de cadera. Aunque han crecido los pacientes en espera para cirugía cardíaca (de 330 a 361), todos se operan dentro de los tres meses de espera máxima que marca la ley. En las operaciones oncológicas, los pacientes en espera han pasado de 1761 a 1756 y también todos se intervienen dentro del tiempo estipulado. En cataratas, prótesis de cadera y rodilla, los enfermos que aguardaban se han reducido un 7%, pasando de 32.339 a 30.075. Con todo, 2.699 personas todavía superan los seis meses de espera máxima que dicta la ley.

Salud ha centralizado esfuerzos en reducir las colas de las listas de espera, especialmente las que suponen la puerta de entrada al quirófano: consultas externas y pruebas diagnósticas, pasos previos necesarios para que los especialistas incorporen a un paciente en la lista de espera quirúrgica. Así, en pruebas médicas, los pacientes en espera suman 135.808, un 6,7% menos. La mayor parte de esta rebaja se ha producido en los pacientes que llevaban más de tres meses esperando: este grupo disminuyó un 22%, de 51.945 pacientes a 40.385. La medida de adelgazar la cola de las listas ha generado, no obstante, un ligero incremento en el tiempo medio de espera global, de 71 a 85 días.

En consultas externas sucede más de lo mismo. Salud bajó un 19% los pacientes que aguardaban una visita al especialista (124.695 pacientes menos). La reducción más grande se produjo también en la bolsa de personas que llevaban más de 90 días aguardando: se redujo en 49.700 personas.

Fe de errores

En una versión anterior, el título de la noticia recogía que las listas de espera habían aumentado en más de 8.000 pacientes. En realidad, el incremento es de más de 4.000 pacientes. El motivo del equívoco se debe a un error en los datos oficiales facilitados por el Departamento de Salud que, por segunda vez consecutiva, actualizaron la lista de espera global de diciembre de 2015 e hicieron aflorar 4.000 pacientes que no habían computado previamente.

Una niña milagro en el paraíso Agok

Hay muy pocas cosas que puedan sorprender a un cirujano general. Y eso que, en el terreno, como cirujano, puedes ver de todo. Normalmente, tienes que realizar los procedimientos quirúrgicos generales habituales, que consisten en cirugías intestinales y sus distintas variaciones. También tienes que tratar casos ortopédicos así como urgencias obstétricas. Estas últimas eran las menos familiares para mí. Como cirujanos generales, ya no recibimos mucha formación en obstetricia y ginecología.

Realicé mi primera cesárea en el terreno, en Agok, durante mi primera misión con Médicos sin Fronteras. Lo llaman el paraíso de Agok. Y en muchos sentidos lo es.

Me uní a un cirujano experimentado en el terreno que amablemente me enseñó el A, B, C de este tipo de intervenciones. Las cesáreas no son tan complicadas si todo sale como está planeado. Pero como todo médico sabe, las cosas no siempre salen como se conciben.

Madre e hija se encuentran bien un mes después.
Madre e hija se encuentran bien un mes después. Gabrielle Powers (MSF)

Se trataba de una señora de 32 años que llegó al hospital de Agok quejándose de un dolor abdominal. Estaba embarazada y estimamos que estaba en la última fase de gestación. La mujer venía de una aldea a pocas horas de distancia y no había visto a un médico durante todo el embarazo; no había tenido seguimiento prenatal, lo cual no resulta raro en estas latitudes, especialmente si, aparentemente, no hay ninguna complicación.

Durante el embarazo, la mujer no presentó grandes problemas, aunque previamente había sufrido un aborto involuntario. Ahora estaba preocupada por el dolor. Y no tenía buen aspecto. Estaba tendida sobre la parte derecha de su abdomen y bajo sus costillas parecía sobresalir un bulto duro. Sin embargo, los latidos del feto parecían fuertes: una buena señal. La ecografía mostraba que esta masa era la cabeza del feto. El bebé estaba en posición transversal, lo que significa que estaba de costado, echado sobre el abdomen de la mujer.

La mujer, dolorida y con malestar general, tenía que dar a luz lo antes posible y, debido a la posición del feto, tenía que ser por cesárea

Por lo general, un bebé no puede nacer de lado. Tiene que nacer con la cabeza o los pies primero, es una cuestión de simple física.

La mujer, dolorida y con malestar general, tenía que dar a luz lo antes posible y, debido a la posición del feto, tenía que ser por cesárea. Empezamos, como es usual, con una incisión transversal bajo el abdomen. Para nuestra sorpresa, cuando vimos el útero, nos pareció que tenía un tamaño normal, el tamaño de un útero sin embarazo. “Esto no tiene ningún sentido”, pensé.

Antes de empezar podía sentir al bebé a través del abdomen. Sobre el útero se encontraba esta masa que no conseguí reconocer a primera vista. Dada la situación, decidimos extender nuestra incisión original hacia arriba: ahora en forma de T. Traté de localizar el extremo superior de esta masa para encontrar lo que creí que debía ser la vesícula. De repente, esta me golpeó y lloró. Se trataba de un embarazo abdominal.

Huelga decir que ni yo, ni mi compañero más experimentado, habíamos visto uno antes. El feto se había desarrollado completamente fuera de la matriz. Había leído acerca del tema. En los libros el tema aparecía sin fotografía alguna y solía estar ilustrado con un dibujo explicativo.

Para poner las cosas en perspectiva, un embarazo fuera del útero, o embarazo ectópico, representa el uno o 2% de todos los embarazos. La mayoría de las veces, se desarrolla en una de las trompas de Falopio. Y solo el 1% de los embarazos ectópicos se desarrollan en la cavidad abdominal. E, incluso, una menor proporción llega a completar el embarazo. Estábamos ante un caso excepcional.

Shadi Abdelrahman.
Shadi Abdelrahman. Alec Von Bargen

Cuando esta situación es descubierta prematuramente durante el embarazo, normalmente, este se interrumpe porque conlleva un riesgo altísimo para la madre y un índice alto de malformaciones fetales. En nuestro caso, en un hospital de campaña en esta parte del mundo, no había ninguna posibilidad de que esta circunstancia se detectase antes.

La vesícula que lloraba era la cabeza del bebé. La masa por encima del útero era la placenta. Conseguimos sacar al bebé y eliminamos con sumo cuidado la mayor parte de la placenta posible sin causar sangrado.

El bebé, una niña, estaba llorando, lo que siempre es grato de escuchar. Su madre también parecía encontrarse bien. Había gastado una vida. En cualquier momento del embarazo, las cosas podrían haber salido mal. Pero llegó hasta el final y estuvimos allí para presenciarlo. Se trata de un caso insólito para cualquier ginecólogo, por no hablar para un cirujano general. Y en este caso tuvo un final feliz.

El bebé estaba llorando, lo que siempre es grato de escuchar. Su madre también parecía encontrarse bien. Había gastado una vida

Durante las dos semanas siguientes, tuvimos que estar muy pendientes de ambos. La madre seguía en riesgo de sangrado o de contraer una infección que podría poner en peligro su vida. Dado que estábamos en un hospital de campaña, no contábamos con las mismas herramientas y equipos para monitorizar a un paciente en riesgo que en un centro convencional. Dependíamos, como en otros casos, de nuestro sentido clínico. Esperábamos que todo fuera bien. Y así fue.

La madre se recuperó de la operación y la pequeña también parecía evolucionar bien. En un par de semanas, ambas estaban preparadas para volver a casa. Planificamos las visitas de seguimiento y, en la primera, un mes después, ambos estaban sanos y felices.

Hay cosas que solo se viven una vez en la vida, y esta es una de ellas. Podría haber sido una historia extraordinaria incluso con un final distinto. Pero un final feliz es mucho mejor.

Sanitarios cubanos esclavizados

Se dice de ellos que cumplen misión cuando prestan servicio en aquellos países que han establecido acuerdos con el régimen cubano. Misión, un término que supone celo al propagar una fe y supone tejemanejes diplomáticos. Y, en efecto, hay mucho de catequización y diplomacia en las labores del personal médico cubano en misión, que no solo vela por los pacientes, sino que muchas veces intenta influir, de acuerdo con los intereses de La Habana, en pacientes que son también votantes.

De ese modo ceba el castrismo la fama que ha cimentado su buena prensa por todo el mundo (ah, la sanidad de la Revolución, la educación de la Revolución…), sin dejar de entrometerse en los asuntos internos de otros países. Y es que la salud pública puede ser la continuación de la guerrilla por otros medios.

No es casual que cuando doctores y técnicos abandonan la misión y buscan refugio allí donde no existan acuerdos con el régimen sean tildados oficialmente de desertores. Huyen de sus labores de peones políticos, de la restricción de movimientos y contactos padecida, de la vigilancia sobre ellos a toda hora. Huyen de ser soldados, así que desertan.

Cumplen misión en regiones a las cuales sus homólogos locales se niegan a ir. Lo hacen por sueldos que, según otros médicos, no pagan el sacrificio. Es ahí donde entra en juego el supuesto altruismo castrista, donde la Organización Mundial de la Salud (OMS) canta las alabanzas de ese régimen. Allá van médicos y técnicos cubanos a suplir a los egoístas médicos y técnicos locales, allá van a hacer por los pobres de la tierra…

Antes, con el fin de empujarlos hasta aquellos rincones, habrán estado sometidos a un tratamiento de empobrecimiento. Sus sueldos en Cuba resultarán insuficientes para llevar una vida digna. Les faltará un televisor o un auto, una casa, vacaciones. Comerán mal, no alcanzarán a brindarle ciertos gustos elementales a sus hijos. Todo ello garantizará que acaben enrolados en una misión, con tal de resolver sus cuestiones pendientes. Si las autoridades entienden las misiones sanitarias como un sucedáneo de las guerrillas, para cualquier médico cubano son un sucedáneo de la emigración y del exilio.

La salud pública puede ser la continuación de la guerrilla del régimen castrista por otros medios

Cuando Barack Obama, en sus últimos días en la Casa Blanca, anuló el programa de refugio para personal sanitario cubano que existía desde 2006, adujo razones humanitarias: no deseaba poner en riesgo la atención médica en Cuba, no quería robarle doctores a los pacientes de la isla. Magníficos propósitos que en la práctica solo contribuirán a optimizar la trata de personal sanitario implementada por los Castro.

Trata: se hace imprescindible hablar de neoesclavismo cuando el personal en misión recibe únicamente un 10%-30% de lo que Gobiernos e instituciones internacionales pagan por su trabajo. Trata, puesto que el resto del dinero termina en manos de unas autoridades que no rinden cuenta de su utilización. Trata: un sistema que retribuye al mínimo con el fin de mantener al trabajador en un círculo vicioso que asegure su disponibilidad. Un sistema forjado con mañas de proxenetas.

Los Castro se muestran en esto semejantes a otra dinastía caribeña, la de los Duvalier, que alquilaba macheteros haitianos arrebatándoles buena parte de lo que República Dominicana pagaba por cada uno de ellos. En ventaja sobre los Duvalier, sus homólogos cubanos logran esclavizar doctores y técnicos con el beneplácito de la OMS y de tantos agradecidos presidentes latinoamericanos que no quieren oír detalles acerca de la explotación de médicos. El castrismo avergonzará a cualquier Gobierno que ponga en peligro su mercancía humana, acusándolo de robo de cerebros.

Se habla ahora de 1.200 exintegrantes de misiones médicas cubanas que, sin estar aún en tierras estadounidenses, pudieron acogerse a refugio antes de la medida de Obama. Se habla de otros miles que huyeron pero no contarán con una oportunidad así. Se habla de peticiones al presidente Donald Trump para que revise esa política migratoria.

El régimen cubano avisó que este año será duro para la economía nacional, así que aumentará la explotación de uno de sus mayores rubros, el alquiler de personal sanitario. Será difícil que disminuya el número de pacientes cubanos por doctor. Será poco probable que dejen de faltar, como ahora faltan, especialistas en los hospitales de Cuba. El cierre del programa estadounidense de refugio no va a ayudar a la población en la isla y no hará nada tampoco por la liberación de unos médicos y técnicos esclavizados.

 Antonio José Ponte es escritor y vicedirector de Diario de Cuba (diariodecuba.com).

 

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

El mapa de la muerte digna en España

La Asamblea de Madrid ha aprobado este jueves su ley de muerte digna. Es la novena comunidad autónoma con una legislación que recoge los derechos del paciente en el último tramo de su vida. La pionera fue Andalucía, en 2010, impulsada por el caso de Inmaculada Echevarría, una granadina que se pasó su vida en cama y en 2007 consiguió que la desconectaran de un ventilador mecánico al que estuvo enganchada sus últimos nueve años. Ninguna de las leyes contempla, sin embargo, la eutanasia o el suicidio asistido. Luis Montes, presidente de la Asociación Derecho a Morir Dignamente, reivindica “una ley de muerte voluntaria que liberalice todo el periodo de la muerte”.

La legislación nacional tiene dos vertientes con respecto al “proceso de morir”, como lo llama el doctor Montes. Por un lado está el Código Penal, que tipifica como delito tanto la eutanasia como el suicidio asistido. Por otro, está la ley de la autonomía del paciente, de 2002, en el que se reconoce al enfermo derechos como negarse a recibir un tratamiento.

Las leyes autonómicas “particularizan esos derechos dentro de sus competencias y de acuerdo con el ordenamiento jurídico”. No pueden por lo tanto contemplar que un paciente muera cuando así lo decida. Lo que sí han hecho algunos gobiernos autonómicos como Cataluña, País Vasco, Navarra, Asturias o Extremadura, es pedir al Parlamento que reconozca el derecho a decidir sobre la eutanasia.

Las normas de estas nueve comunidades -que según explica Montes a EL PAÍS, no se diferencian entre sí “ni un ápice”-, recogen la obligación del personal sanitario de informar correctamente al paciente sobre sus opciones y también sobre alternativas a los tratamientos prescritos. Al enfermo le reconoce el derecho a dejar un testamento vital en el que decida dónde quiere morir, si en el hospital o en su domicilio, quién quiere que le acompañe en esos últimos momentos y, si ocurre en el hospital, que se respete su intimidad en una habitación privada. También le garantiza el acceso a cuidados paliativos.

Las comunidades autónomas que no tienen ley de muerte digna sí cuentan con el derecho a esos testamentos vitales, que son en realidad, según Montes, el último derecho de la ley de autonomía del paciente. En esos escritos, una persona competente -con todas sus facultades mentales- puede por ejemplo dar permiso o no para recibir tratamiento cuando ya no sea competente y dejar ese deseo registrado.

En la práctica, ¿se diferencian tanto los derechos del paciente en torno a la muerte entre las comunidades con ley de muerte digna y sin ella? “¿Ha oído alguna vez de alguien que vaya a morir desde Badajoz a Córdoba?”, responde el presidente de la Asociación Muerte Digna. La respuesta es “no”, y él añade que “estas leyes no han mejorado la calidad de la muerte”. “Solo una ley de muerte voluntaria lo conseguirá”, dice este médico, que señala que solo la propuesta que hizo Unidos Podemos ante el Congreso en enero pasado y que pide su despenalización, nos acercaría a países como Bélgica o Países Bajos. “Las de PSOE y Ciudadanos no hablan de disponibilidad de la eutanasia”, aclara.

Si acaso hay alguna diferencia, añade, es que las normas como la que estrena Madrid ofrece más garantías en cuanto a los cuidados paliativos, tanto para los pacientes como para el personal sanitario que los suministra. A partir de hoy ya no podrían producirse casos como el juicio que sufrió él mismo -archivado en 2007- por presuntas sedaciones indebidas a 15 pacientes en el Hospital de Leganés, donde era jefe de Urgencias.

Fe de errores

UE

Cincuenta proyectos para reducir el sufrimiento humano

Hace seis años, José Jesús Fernández empezó a estudiar la enfermedad de Huntington, una patología rara, hereditaria y neurodegenerativa, que se manifiesta a una edad media de 35 años y que es fatal tras 15 o 20 años de declive cognitivo. La investigación, que se desarrolla en el Centro Nacional de Biotecnología del CSIC, solo ha sido posible gracias a la subvención de la fundación estadounidense Cure Huntington. “No teníamos ninguna financiación”, cuenta Fernández. Ahora, él y su equipo tienen garantizados por lo menos tres años más de trabajo dedicado a esa pesquisa: el suyo es uno de los 50 proyectos seleccionados por la Fundación Ramón Areces para recibir ayudas a la investigación.

La Fundación ha celebrado este jueves la 18 edición de la entrega de ayudas, para las cuales se han presentado 600 propuestas de investigación. En total, 5,3 millones de euros han sido adjudicados a 274 investigadores españoles. “Tenemos un compromiso con la ciencia española, sobre todo con los estudios que buscan reducir el sufrimiento humano”, ha afirmado Federico Mayor Zaragoza, presidente del Consejo Científico de la Fundación, durante el acto en el que también ha estado presente Carmen Vela, secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación. 

La investigación de Fernández consiste precisamente en intentar mejorar la calidad de vida de los enfermos. Él y su equipo estudian la arquitectura subcelular —es decir, la morfología, la distribución e interacciones entre las células—, con máquinas de tomografía electrónica, para identificar y caracterizar las alteraciones provocadas por la enfermedad de Huntington. “Nuestro objetivo es identificar posibles dianas terapéuticas. Se trata de una enfermedad que no tiene cura y en la actualidad no existen tratamientos efectivos”, explica el científico.

Carmen Ayuso García, jefe del servicio de Genética del Hospital Jiménez Díaz, también ha sido financiada por la Fundación por un trabajo relacionado a las enfermedades raras —unas 7.000 patologías que afectan al 6% de la población—. El 80% de esas patologías tienen un origen genético y el estudio de Ayuso propone crear un sistema de análisis integrado para aumentar la tasa de diagnóstico de esas enfermedades a través de la técnica de secuenciación masiva del ADN, que permite analizar en un solo experimento una gran cantidad de genes (o incluso todos los genes) del paciente.

“El estudio plantea aplicar la Biología Computacional para desarrollar un sistema informático que permita mejorar el diagnóstico de enfermedades como las distrofias de retina, malformaciones oculares congénitas y cáncer hereditario”, cuenta la médico. 

Reciclar el CO2


El ingeniero químico Manuel Moliner.ampliar foto

El ingeniero químico Manuel Moliner. U.P.V.

Las patologías poco frecuentes han sido destinatarias de un tercio de las ayudas en esta edición, pero proyectos sobre cáncer, seguridad alimentaria, nuevos materiales y energía renovable también han sido reconocidos. Uno de ellos es el de Manuel Moliner Marín, ingeniero químico en la Universidad Politécnica de Valencia, que propone el reciclaje químico de dióxido de carbono (CO2) para obtener hidrocarburos sintéticos y otros productos que permitan reducir la dependencia de las fuentes no renovables. “El objetivo es transformar el CO2 en productos de interés, como el metanol, que puede ser fácilmente convertido en gasolina o determinados precursores de plásticos”, explica Moliner.

El investigador señala que el proyecto ayudaría a reducir la concentración de dióxido de carbono en la atmósfera—y mitigaría, por tanto, los problemas asociados con el calentamiento global—, además de abrir un camino alternativo a las fuentes fósiles para obtener otros productos de valor para la sociedad. “Queremos regular la huella medioambiental hacia un ciclo neutro de carbono”, sostiene.