Cómo hablar con naturalidad a un niño de la muerte y de la enfermedad

Hay temas en la vida de los que nos cuesta hablar con los demás y aún más con los pequeños. La salud y la enfermedad son uno de ellos, incluso tendemos a pensar que si no los expresamos desaparecerán o no existirán más. Por desgracia no funciona así, es mejor afrontar la situación y hablarlo abiertamente sin miedo. Y con los niños y niñas una muy buena forma de introducir este tema es a través de los cuentos. Aquí os recetamos una serie de títulos para que os los guardéis en el botiquín de casa.

No me da miedo… el médico · Céline Lamour-Crochet · Patrick Morize · Editorial Larousse (A partir de dos años)

Cómo hablar con naturalidad a un niño de la muerte y de la enfermedad

¿A qué niño o niña no le da miedo ir al médico? Y más cuando es la primera vez, que ante lo desconocido desproporcionan el cómo será, y dan rienda suelta a la imaginación. En estos casos lo mejor que podemos hacer para desdramatizar la situación es explicarla a través de un libro con personajes con los que verse identificado. Dino es un pequeño cocodrilo que una mañana se levanta cansado y algo resfriado. Su mamá preocupada llama inmediatamente al médico. Para el protagonista esta será su primera visita al médico por eso le vienen un montón de preguntas: ¿Cómo será?, ¿Qué le hará?, ¿Le dolerá? Se angustia tanto que incluso se esconde debajo de la cama. Pero la experiencia siempre es muy diferente de cómo nos lo hemos imaginado o nos lo han contado. Ilustraciones planas llenas de expresividad y colores vivos. Un formato pequeño de tapas duras y papel grueso perfecto para los primeros lectores. Este libro forma parte de una colección pensada para ayudar a los más pequeños de casa a superar sus temores como la oscuridad, una tormenta, los monstruos o la visita al médico.

Felipe tiene gripe · Gracia Iglesias · Sara Sánchez · Miau – Ediciones Jaguar (A partir de tres años)

Un libro perfecto para hablar de una de las enfermedades más comunes. Cuando llegan los meses de invierno llega la temida gripe, ese virus que ataca a todos por igual pero en especial a niños y ancianos. Es raro que las narices de los más pequeños no se llenen de mocos en esta época del año. El pequeño elefante Felipe ha pillado la gripe por eso estornuda sin parar haciendo temblar todo a su alrededor. Su abuela Josefina intenta convencerle que tome la medicina, pero a Felipe no le agrada. En cambio, hace caso a otros animales que le dan sus remedios caseros y algo locos como el pingüino Celestino que le dice que se meta en el congelador en bañador o el Jabalí Timoteo que le invita a darse un chapuzón en el barro. ¡Pobre Felipe! Cada vez que sigue estos consejos se pone peor y sus estornudos van aumentando de intensidad. Finalmente, el pequeño elefante hará caso a su abuela, se tomará la medicina que recetó el médico y en seguida estará mejor y podrá volver a jugar. Un divertido cuento escrito en rima con ilustraciones llenas de color y humor.

Para nada sucias · Wanja Olten · Manuela Olten · Takatuka (A partir de cuatro años)

Cómo hablar con naturalidad a un niño de la muerte y de la enfermedad

¿Por qué los niños y niñas tienen que lavarse siempre las manos? Los padres podemos llegar a ser muy pesados con este tema, es nuestra frase preferida antes, durante y después de todo: de comer, de hacer pipí, de jugar, de dormir… Es como si sus pequeñas manitas estuvieran siempre sucias , pero en realidad, ¿cuándo lo están? Esta es la pregunta que se hace la protagonista de esta historia, una niña muy curiosa que no entiende por qué su madre le manda lavarse las manos cada dos por tres diciéndole “porque están sucias”. Ella discrepa de su madre muy razonadamente, cuando acaricia a un animalito o cuando juega con el agua del arroyo no están para nada sucias. Entonces viene cuando los adultos nos ponemos serios y nos justificamos con frases de mayores que los niños traducen con el código de su imaginación. Como cuando la madre de la historia advierte a su hija sobre la cantidad de bacterias que se pasean por sus manos. Un divertido álbum ilustrado que nos ayudará explicar a los peques de una forma muy visual la necesidad de lavarse las manos pero también nos hará reflexionar sobre lo exagerados que llegamos a ser los padres a veces.

Yo te curaré, dijo el pequeño oso · Janosch · Loqueleo- Grupo Santillana (A partir de cuatro años)

Cómo hablar con naturalidad a un niño de la muerte y de la enfermedad

Un clásico entre los clásicos. Después de 30 ediciones este maravilloso cuento de Janosch está bien lejos de quedarse caduco. También juega mucho a su favor el característico trazo con el que siempre dibuja a sus adorables personajes. Una preciosa historia que nos habla de la amistad, la compañía y el necesario soporte y mimo de los demás cuando uno está enfermo o no se encuentra bien. Es el caso del pequeño tigre que sale del bosque cojeando. Su amigo, el pequeño oso, lo asiste enseguida y al constatar que al lesionado le duele todo decide llevárselo a su casa para curarlo. El pequeño oso le venderá todo el cuerpo, menos la cabeza por si necesita toser, también le preparará su mejor receta de sopa, lo acostará en el sofá de terciopelo con almohadones blandos y lo tapará con una mantita. Incluso le traerá visitas para que se preocupen por él y le mimen también. El pequeño tigre no termina de mejorar por eso entre todos deciden llevarle al hospital de animales. Allí ingresará durante unos días, le cuidarán un poquito más. Pronto se pondrá bueno sobre todo gracias a la compañía incondicional de su mejor amigo, el pequeño oso.

La cicatriz · Ilan Brenman · Ionit Zilberman · Algar Editorial (A partir de cuatro años)

En los años de infancia es inevitable caerse y hacerse daño. Los niños y niñas tropiezan y sea caen del columpio, de la bici, jugando a futbol y otras mil maneras de ir a parar por los suelos. Todos tenemos en nuestra memoria aquella vez que nos pelamos las rodillas, nos abrimos la frente, o nos rompimos un brazo. En este cuento aparece la pequeña Silvia que se ha caído de la cama y se ha hecho una herida abierta en la barbilla. Sus padres la consuelan y entonces ven necesario llevarla al médico para que la cosan. La pequeña está asustada y preocupada, ¿ha perdido un trozo de barbilla? ¿le dolerá?, ¿le quedará una señal? y ¿se volverá fea para siempre? Muchas dudas que poco a poco con el avance de la narración se irán aclarando. Con esta vivencia la protagonista conocerá las cicatrices que han dejado marca a su mamá, a su papá e incluso al doctor que la atenderá. Cada uno de ellos le contará con cierta nostalgia el recuerdo de cómo se la hizo. Heridas que les causaron dolor y lágrimas pero que con el tiempo se vuelven marcas de recuerdos de nuestras vidas. Así cada vez que las vemos echamos la vista atrás con una sonrisa. Con ilustraciones muy gráficas y cómicas que nos ayudarán a contar mejor esta bonita historia.

Las aventuras del cáncer · Vanessa Nueda · Alba Barceló · Tramuntana (A partir de cuatro años)

El cáncer se está convirtiendo en algo demasiado común en nuestro alrededor, es sin duda el mal de nuestro siglo que ataca sin piedad a pequeños y mayores. El cáncer de mama es uno de los más frecuentes pero también de los más superables. Este libro nos cuenta una historia real basada en la propia autora que con 35 años y mamá de dos peques de 4 años le diagnosticaron cáncer de mama. Tal y como relata ella, el amor por sus hijos le hizo sacar fuerzas de donde creía que ya no había. Pero el cáncer nos asusta y provoca muchos cambios en una casa, como: las rutinas, los estados de ánimo, cambios físicos, etc. Y ¿cómo se pasa con dos niños tan pequeños? Lo que está claro es que no se puede ni se debe esconder, así que con mucha valentía la protagonista escogió transformar esta cruda realidad en una aventura. Una cariñosa narración acompañada con dulces ilustraciones de las diferentes etapas de la enfermedad, convirtiendo lo más duro en algo soportable enfocado desde el optimismo y también algo de humor. La mejor fórmula para hablar del cáncer con nuestros hijos.

La abuela durmiente · Roberto Parmeggiani · João Vaz de Carvalho · Editorial Kalandraka (A partir de cuatro años)

Los abuelos y las abuelas son una figura familiar muy especial en la infancia de todo niño y niña. Pase lo que pase siempre están cerca de sus nietos para mimarles y para traspasarles todo su conocimiento y experiencia. Momentos compartidos que quedan en el recuerdo más tierno cuando la enfermedad y la muerte asaltan a los mayores, pero su legado permanecerá a través de sus nietos. Así lo narra el niño protagonista de esta hermosa historia. El retrato de la cercana relación que mantiene con su abuela en el que se nos muestra el tiempo, las lecturas y el afecto que viven juntos. Pero un día, aparecen los primeros síntomas de la enfermedad en la anciana que desembocan en un letargo sueño irreversible. El nieto triste y confundido con el estado de su abuela la acompañará velando su sueño hasta sus últimos días con un final de cuento. Un tema delicado tratado con gran sensibilidad a través de un texto muy poético y unas sencillas ilustraciones en tonos suaves hechas con lápiz, acuarela y pastel.

Inés Azul · Pablo Albo · Pablo Auladell · Thule Ediciones (A partir de seis años)

Cómo hablar con naturalidad a un niño de la muerte y de la enfermedad

Este es uno de esos libros que están llenos de sentimiento tanto en el texto como en las ilustraciones. Una preciosa poesía sobre la tristeza que aflora con la pérdida de un ser querido. Y es que no hay nada más complicado que contarle a un niño la muerte de un familiar, sobre todo cuando ocurre de forma inesperada. De la mano de Inés, una dulce niña vestida toda ella de color azul, percibiremos el vacío que queda cuando alguien cercano nos deja. La protagonista nos narra su estrecha relación con su compañero Miguel. Su día a día juntos transcurre mientras van diciendo a cada uno lo que tiene que hacer: ¡Hormigas, a andar en fila india! ¡Caracol, despacio, no corras! ¡Piedra, ahí quieta! Pero parece ser que Miguel está enfermo y se ausenta de sus encuentros con Inés. Hasta que llega el día en que su amigo ya no está. Es entonces cuando parece que el universo se detiene , pero en realidad todo sigue su curso. Desde la inocencia más infantil, la niña espera volver a ver a Miguel porque no entiende por qué no va a regresar con la cantidad de cosas que aún les quedan por hacer.

Datos que sirven para curar

Paulina recorre diariamente Belice para entrevistarse con los responsables de los equipos de salud. Recopila y analiza cientos de datos dispersos en distintas fuentes y formatos. ¿Cuánto tiempo tarda en atenderse a una mujer embarazada que llega por una urgencia?; ¿cuántos niños de una región tienen anemia?; ¿cuántas complicaciones se producen tras el parto en un hospital determinado?; ¿cuántas mujeres siguen dando a luz en sus casas en una aldea?

Encontrar respuestas a estas preguntas ayuda a encontrar los puntos débiles del sistema y a buscar soluciones. Los números y las cifras reflejan si las madres y los bebés beliceños reciben un buen servicio sanitario y hospitalario. En Belice, por ejemplo, en el año 2013, se detectó que sólo el 2,6% de las complicaciones obstétricas se trataban de acuerdo a las normas de calidad. En el año 2016 esta cifra es del 75%. El análisis de los datos que hace Paulina ha logrado salvar la vida de decenas de menores, que han visto cómo ha aumentado la calidad del servicio.

Sin embargo, el trabajo de esta enfermera beliceña es costoso. La información se recopila en papel y está almacenada en diferentes bases de datos. El procesamiento de los datos es manual. Paulina dedicaba gran parte de su jornada laboral a administrar y gestionar cifras, en lugar de dedicar ese tiempo a dialogar con los equipos de salud, o a buscar y proponer soluciones y planes de mejora de la calidad.

A comienzos de 2017 la implementación de un tablero digital de control, accesible mediante un dispositivo móvil, permite a esta enfermera recopilar los datos de manera directa en un sistema informático único que facilita calcular, compartir y visualizar los resultados en tiempo real. Paulina ahora ya puede dedicar el tiempo necesario a atender los equipos y proponer soluciones de mejora de la calidad de los servicios de salud en Belice.

Desde el año 2012, la Iniciativa Salud Mesoamérica trabaja con los Gobiernos de Belice, Chiapas, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, y Panamá para crear sistemas de información capaces de recoger, estructurar y presentar de manera útil y comprensible este torrente diario de datos. Los datos, bien organizados, ayudan a tomar buenas decisiones de gestión y de políticas de salud, así como a tener respuesta a los retos sanitarios diarios que se plantean. Este componente se está realizando con el apoyo de la fundación coreana Korean Knowledge Partnership and Fund for Technology and Innovation.

La visualización de los datos de manera fácil e intuitiva es la fase más sencilla de este proceso. El trabajo más arduo empieza identificando cuáles son las preguntas estratégicas a las que debe de dar respuesta el servicio de salud de un país. Una vez definido qué se quiere conocer, el siguiente paso es encontrar dónde se encuentra esta información. Y después comienza el trabajo de identificación y validación de diversas fuentes, libros de registro anotados a mano en la unidad de partos de un hospital, anotaciones manuscritas de un promotor sobre los hábitos y necesidades de salud de una comunidad; estadísticas oficiales del ministerio de un país; o mediciones externas realizadas por organismos independientes, entre otros. Luego se digitaliza la información para que las fuentes y los datos puedan interconectarse y procesarse. La última fase de este proceso consiste en definir qué actores están autorizados para utilizar estos datos y con qué fines.

Esta herramienta permite a toda la cadena de personal de un sistema de salud compartir y analizar en tiempo real la calidad de los procesos, monitorear la evolución del servicio y aportar soluciones a los retos que se plantean.

La herramienta se conecta a las fuentes de datos existentes en el sistema de información de salud de cada país, y permite a los usuarios definir “salas situacionales” donde pueden elegir los indicadores que están interesados en analizar y profundizar hasta el nivel más bajo disponible. Los usuarios pueden crear planes de acción y compartir sus salas con supervisores u otros colegas para obtener retroalimentación. El sistema permite a los equipos analizar fácilmente sus datos, lo que les permite tomar decisiones basadas en la evidencia.

Paulina, al igual que otras enfermeras, voluntarios, doctores y profesionales de la salud de los países de Mesoamérica, seguirán recopilando miles de datos al año. Sin embargo, ya no se preocuparán más de ordenar, catalogar y almacenar la información. La unificación de la información en tableros digitales únicos permitirá que estos profesionales dediquen su tiempo y sus recursos a lo que verdaderamente ayuda a salvar vidas: interpretar las cifras para mejorar el servicio y la calidad que ofrecen a sus pacientes.

Javier Lesaca es consultor de comunicaciones de la Iniciativa Salud Mesoamérica, en la que participa el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)

2017: atender lo urgente sin olvidar lo importante

A pesar de la que está cayendo, hay mucha gente en todo el mundo empeñada en afrontar los grandes retos que nuestro planeta tiene por delante. Y también dispuesta a hacer todo lo posible para que se cumplan los objetivos que la comunidad internacional se ha fijado como meta para el año 2030.

2017 es un año importante que, sin embargo, no hemos empezado con buen pie. El pasado lunes, tres agencias de Naciones Unidas declaraban formalmente la hambruna en varias zonas de Sudán del Sur y advertían que cerca de cinco millones de personas necesitan con urgencia ayuda alimentaria, agrícola y nutricional. Días antes, una evaluación conjunta de la FAO, el Programa Mundial de Alimentos y Unicef alertaba del rápido deterioro de la crisis alimentaria en Yemen y pedía ayuda urgente para evitar otra catástrofe.

Teniendo en cuenta que este año debemos seguir avanzando en igualdad, desarrollo sostenible y reducción de la pobreza, no es un buen augurio vernos obligados ya a hacer frente a emergencias humanitarias tan acuciantes. Se trata de un año relevante porque se empezará a medir y podremos comprobar con hechos —ya no solo con palabras— el grado de voluntad política y compromiso respecto a los acuerdos —incluido el de cambio climático de París— alcanzados en los últimos años.

No ayuda el incierto contexto internacional y la amenaza creciente del retorno al unilateralismo, pero hay varias citas globales de enorme importancia en el marco de la denominada Agenda 2030.

La revisión de los ODS en Nueva York

Este año podremos comprobar con hechos —ya no solo con palabras— el grado de voluntad política y compromiso respecto a los acuerdos para 2030

Bajo el lema Erradicar la pobreza y promover la prosperidad en un mundo cambiante, el foro político de alto nivel sobre desarrollo sostenible que se celebra en julio en Nueva York será la primera oportunidad para que los países den seguimiento y evalúen los avances e indicadores en algunas de las metas globales que la comunidad internacional se marcó para 2030.

Entre otros, se revisarán los dos primeros Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), que están en la base de la supervivencia de la humanidad: Poner fin a la pobreza en todas sus formas en todo el mundo y acabar con el hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible. Es una oportunidad de oro para determinar qué hemos conseguido hasta el momento, dónde podemos mejorar, qué financiación nos hará falta y qué podemos hacer para desatascar el progreso allí donde estamos más rezagados.

La FAO estará presente con un mensaje claro: avanzar en materias como la seguridad alimentaria, la nutrición y la agricultura sostenible es fundamental para lograr el conjunto de los objetivos. La erradicación del hambre, junto a la eliminación de la pobreza, es y debe ser la piedra angular de la agenda global de desarrollo si realmente queremos que nadie se quede atrás.

Semanas después, en septiembre, justo antes de la reunión anual de la Asamblea General de Naciones Unidas en Nueva York, la FAO dará a conocer los datos sobre el hambre en el mundo utilizando, además, un nuevo indicador que mejorará nuestra metodología de medición. Y, la verdad, los datos provisionales que manejamos sobre el progreso en la lucha contra el hambre no son para lanzar las campanas al vuelo.

Cambio Climático en Bonn

En todo un gesto simbólico, la próxima Conferencia de Cambio Climático (COP23) que se celebrará en noviembre en Bonn (Alemania), estará presidida por la isla de Fiyi. Se trata de una forma de mostrar la amenaza particular que el cambio climático representa para los pequeños estados insulares de todo el mundo que, a su vez, son los que menos contribuyen al mismo. En esta cita, la comunidad internacional tendrá la oportunidad de debatir sobre estrategias de adaptación no solo como una prioridad sino, directamente, como una cuestión de supervivencia para estas “islas mínimas”.

Oceános en Nueva York y Malta

Precisamente fruto de un intenso esfuerzo diplomático de los pequeños estados insulares (SIDS, por sus siglas en inglés), en junio se celebra de modo excepcional en Nueva York la única conferencia de alto nivel sobre un objetivo de desarrollo sostenible concreto, el número 14. Esto es, conservar y utilizar en forma sostenible los océanos, los mares y los recursos marinos.

Los SIDS, países —islas o archipiélagos— que sufren de forma directa graves problemas desde una situación de gran vulnerabilidad, son los más convencidos de que luchar contra problemas como la contaminación marina, la acidificación de los mares, la pesca ilegal y otros temas que afectan la salud de los océanos es clave para salvaguardar nuestro planeta y la vida de las personas que lo habitan. Para reiterar que no podemos seguir utilizando los recursos acuáticos como si fueran infinitos, a esta conferencia de la ONU seguirá el encuentro internacional de alto nivel Nuestro Océano, en Malta.

Migración en el G7 en Italia, la primera gran cita de Trump

En los últimos años los movimientos transfronterizos a gran escala han provocado tensiones en numerosos países, situando la migración en un lugar destacado de la agenda diplomática. La cuestión migratoria será el tema estrella en la primera de las grandes cumbres a la que asistirá el nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Italia, país al que corresponde la presidencia rotatoria del G-7 y anfitrión de la cita, ha hecho de este asunto una de las banderas desu mandato.

En FAO pensamos que invertir en agricultura sostenible y desarrollo rural es una parte integral de la solución a estos movimientos, también en zonas afectadas por el conflicto o por crisis prolongadas. Por eso hemos elegido la migración como tema central para el próximo Día Mundial de la Alimentación que celebramos en octubre, en el que está prevista la participación —entre otros— de los ministros del G-7. Las migraciones y sus implicaciones en la agricultura y la alimentación serán también el tema central del informe anual El estado de la inseguridad alimentaria en el mundo, con el que daremos a conocer los grandes retos en el ámbito del hambre y la malnutrición.

Potenciar las oportunidades que permitan a la población rural de los países en desarrollo permanecer en sus lugares de origen es un componente clave de cualquier plan para afrontar las crisis migratorias. Es la única solución.

Avanzamos, por tanto, en un 2017 cargado de importantes citas internacionales que tendrán mucho que decir en medio de la incertidumbre que oscurece el camino hacia las metas de 2030.

Enrique Yeves es escritor y periodista. Actualmente es director de Comunicación de la FAO.

“¡Eso sí que es tener huevos!”

Desde los primeros años de Daniela, tuve la certeza de que era alguien muy especial, pero la ignorancia me hizo pensar que tenía un niño homosexual, no viendo más allá. Algo a lo que no dimos mayor importancia y en casa siempre respetamos sus gustos y preferencias en lo relacionado con juguetes, actividades, etc. Era una personita tímida y reservada, pero feliz. Fue a los 12 años cuando Daniela comenzó a mostrarse más aislada, bajar en los estudios y mostrar signos de que algo no iba bien. Y no fue hasta los 14, cuando me contó que siempre se había sentido una niña… La abracé y aseguré que mi único deseo era que fuera feliz y siempre estaría a su lado.

El dicho de “La Naturaleza es sabia” es totalmente cierto, son nuestros ojos los que no saben ver toda la diversidad que nos ofrece……y mi familia abrió ojos, corazón y mente. Fueron momentos de dudas, miedos, emociones…. una montaña rusa. Buscamos información y contactamos con la asociación de familias de menores transexuales Chrysallis, donde encontramos toda la comprensión, cariño, apoyo y asesoramiento necesarios para iniciar el tránsito de Daniela.

En estos últimos días, las familias de menores transexuales estamos recibiendo un enorme apoyo, desde medios de comunicación, partidos políticos, dirigentes y del resto de la sociedad. Un apoyo acontecido después de que la plataforma Hazte Oír pusiera en circulación por Madrid un autobús con el mensaje “los niños tienen pene, las niñas tienen vulva. Que no te engañen. Si naces hombre, eres hombre. Si eres mujer, seguirás siéndolo”. El bus, provocó también la indignación de muchos ciudadanos. Esta comprensión es algo que agradecemos enormemente, nos da visibilidad y muestra que nuestros hijos existen.

Tengo que decir, personalmente, que desde el entorno familiar y de amistad se nos mostró un inmenso amor y respeto desde el comienzo, algo que por otra parte, esperaba sin dudarlo. El entorno escolar, que es algo que nos preocupa mucho a madres y padres, no pudo ser mejor. Daniela contó con el apoyo y complicidad del centro, del profesorado y, lo fundamental, de sus compañeros y amigos. Fue emocionante ver como Daniela, junto al orientador del centro y su tutora comunicaron a sus compañeros su situación y que iba a iniciar su tránsito. Todos la aplaudieron, la abrazaron y alabaron su valentía. Un compañero incluso hizo el comentario: “¡Eso sí que es tener huevos!”. Fue muy emotivo, lloró todo el mundo.

Otro de los momentos inolvidables y especiales vividos con Daniela en su evolución fue nuestro primer día de compras. No había visto a mi hija tan feliz como en aquel probador, mirándose con la ropa que la gustaba y con la que realmente se sentía ella. Fue algo mágico, su cara, su expresión, su mirada, sus poses… Me emocionará siempre recordarlo. En cuanto a las trabas, la verdad es que han sido en su mayoría burocráticas, tema de documentos y demás. Hemos tenido mucha suerte.

Algo que tengo claro, y que me gustaría que el mundo entendiese, es que mi hija es una mujer, y como al resto de mujeres, no le falta ni le sobra nada. No obstante, siempre contará con mi apoyo y ayuda, si ejerciendo su derecho decide querer someterse a cualquier tratamiento o intervención, como tenemos cualquier persona gracias a los avances de la medicina nos ofrece.

Por ello, ya que contamos con este respeto y apoyo de tanta gente, nos gustaría que se diera un paso más y que todas estas muestras se convirtieran en una Ley Estatal. Una legislación que defienda los derechos de las personas transexuales a todos los niveles y que no dependamos de la arbitrariedad de un juez, de pertenecer a una Comunidad Autónoma, de la implicación y empatía de funcionarios o de los médicos para conseguir un documento con el verdadero nombre sentido, para tener acceso a tratamientos. En definitiva, para dejar de ser considerados ciudadanos de segunda y gozar de los derechos y deberes como cualquier otro ciudadano.

Evo Morales viaja a La Habana para tratarse un problema de garganta

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha viajado este miércoles a Cuba para someterse a exámenes médicos por un dolor en la garganta que persiste desde hace semanas, según ha informado el ministro de Presidencia, René Martínez. La decisión ha sido tomada con urgencia, porque Morales, de 57 años, “está prácticamente afónico”. Las pruebas que le harán durarán unos días, según este alto funcionario. 

“Por recomendación y prescripción medica, nuestro presidente se someterá a una evaluación médica rutinaria en la república hermana de Cuba”, ha declarado Martínez. La afección de garganta “se ha complicado”, por lo que en la reunión del Consejo de Ministros de esta mañana se ha decidido que viaje a La Habana. Martínez pidió “comprensión por esta razón de emergencia de salud” a quienes tenían previstas reuniones con Morales o que preveían su participación en diversos eventos.

Desde hace varios días, el problema de garganta se percibía cuando el presidente Morales hacía discursos o en las declaraciones que hizo a los medios. Esto no le impidió, hasta ahora, asistir a diversas celebraciones del Carnaval y cumplir con su agenda de actividades.

El presidente de Bolivia había anunciado en diciembre su polémica candidatura a la reelección para un cuarto mandato. De acuerdo con la Constitución boliviana, Morales debió haber abandonado el poder en 2014, algo que logró eludir a través de una interpretación de la cláusula de prohibición de la reelección por parte del Tribunal Constitucional, el cual decidió no contar el primer periodo del presidente, por la razón de que este antecedió a la nueva Constitución.

El ministro no precisó cuánto tiempo estará fuera Morales, pero dijo que en el plazo de dos días habrá nueva información sobre su estado y expresó su deseo de que el mandatario pueda cumplir la agenda de eventos internacionales que tiene prevista para los próximos días. 

La Asamblea aprueba hoy la ley para la muerte digna

El camino iniciado el pasado mes de julio por la propuesta del PSOE para conseguir sacar adelante una ley por una muerte digna en la Comunidad de Madrid toca a su fin. En estos meses, los grupos parlamentarios (PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos) han conseguido elaborar un documento que satisface a todos y que se aprobará de forma definitiva hoy. Una vez publicada en el Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid entrará en vigor y en la segunda fase, la más complicada, que implica su puesta en marcha.

 La norma trata de garantizar un marco legal tanto al paciente que desee recibir cuidados paliativos como a los médicos que los traten. Todo ello en un entorno de “respeto a la libertad” que incluye el rechazo de los tratamientos, sedación paliativa y medida de soporte vital. Esta circunstancia, indica el texto, no puede repercutir en la atención sanitaria general que esté recibiendo el paciente, que siempre deberá ser informado sobre el proceso. De esta forma, podrá dar su consentimiento de forma libre, voluntaria y consciente y en el pleno uso de sus facultades.

Los cuidados paliativos son interdisciplinares (incluyen al paciente, a las familias y a su entorno) y comprenden las acciones dirigidas a las personas que no responden a un tratamiento curativo. Es primordial en esos casos, el control del dolor y de otros síntomas, con el objetivo de “preservar la mejor calidad de vida posible hasta el final”.

José Manuel Freire, diputado socialista y portavoz de Sanidad, explica que la ley implica que “todos los ciudadanos van a tener derecho a recibir estos cuidados”. “De acuerdo con los datos, en 2014 ese tipo de atención solo llegaba al 20% de las personas que lo necesitaban”, añade.

Cuidados paliativos

La ley incluye el derecho a formular instrucciones previas en el ámbito sanitario para el caso de que llegue el momento de recibir cuidados paliativos y la persona afectada no lo pueda expresar por el estado en el que se encuentre. Esta posibilidad ya existía, pero solo se podía llevar a cabo en una oficina situada en la calle de Sagasta; ahora, la Consejería de Sanidad establecerá nuevos puntos donde hacerlo. Y toda esa documentación deberá aparecer en el historial clínico, de tal forma que sea accesible al personal sanitario.

Para Freire, uno de los puntos más valiosos de la norma es la voluntad que destila de que “no se quede en un texto que se publica, sino que cambie la forma como somos atendidos en los últimos momentos de nuestra muerte natural”. Para conseguirlo, hay que informar a los ciudadanos y formar a los profesionales desarrollando auténticos cuidados paliativos.

Con el fin de que la ley no se quede en papel mojado, la disposición adicional primera índica que, al año de su entrada en vigor, la consejería elaborará un informe. En él se incluirán los datos más significativos, el grado de satisfacción de los ciudadanos, la efectividad real de la protección de los derechos regulados y los aspectos de la misma que sean susceptibles de mejora.

 

Difícil de asumir

23.00 horas, qué dolor más fuerte. Así inicio mi desventura. Más tarde viene el infausto diagnóstico de un “aneurisma disecado de aorta” (para los profanos como yo, la rotura del vaso más importante del cuerpo). Horas más tarde, un cirujano me abre la puerta a la ilusión, se decide a operarme a pesar de lo complicado del proceso y de las escasas posibilidades de éxito. Me lleno de esperanza de vivir, de seguir disfrutando de esta vida; pero esa puerta se cierra de golpe, cuando la compañía privada a la que religiosamente llevo pagando toda una vida, decide negarse a asumir el coste de tal intervención. No estamos en EE UU, esto ocurre en España. Y así, con mi ilusión, también muere mi alma. Es difícil salvarme, pero es aún más difícil asumir estas cosas.— Óscar Baro Pato. Madrid.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Amebas

Imagina un robot de unas 20 micras (milésimas de milímetro), que es el tamaño de una célula humana típica, o de cualquier otra célula. Mejor aún, no te imagines uno de esos microrrobots, sino un ejército de millones de ellos, donde cada uno es capaz de percibir los estímulos externos y de responder a ellos, cambiando su forma y su configuración en consecuencia, tal vez asociándose con los robots de al lado para constituir una sociedad local de mayor eficacia contra una agresión externa. ¿Lo imaginas? Pues ya hemos construido una ameba, ese primo nuestro unicelular que estudiamos en el colegio junto al paramecio y otros. Y la ciencia robótica ya ha construido una.

El robot ameba es la estrella de marzo de Science Robotics, la última innovación editorial de la Asociación Americana para el Avance de la Ciencia (AAAS), editora de la revista Science y una de las instituciones científicas más influyentes del planeta. Cuando las grandes revistas científicas —las hacedoras de currículos en la sociedad del conocimiento— sacan una sucursal, o un spinoff, nos dan una pista relevante sobre el futuro. Science ya predijo hace unos años la importancia creciente de las revistas en abierto, la medicina traslacional (que canaliza la investigación básica hacia su aplicación clínica) y la inmunología contra el cáncer, al editar sus spinoffs sobre esas materias. Que ahora haya sacado Science Robotics revela por dónde van los tiros en nuestros tiempos convulsos. Tendemos a pensar en los robots como atracciones de feria japonesa, pero lo cierto es que hay un montón de ciencia básica y de matemática avanzada detrás de ellos.

El número de marzo de Science Robotics, que salió justo ayer, lleva también un ensayo, o revisión, sobre los nanorrobots y microrrobots (la diferencia es de tamaño) proyectados para inyectarse en un paciente y matar sus células cancerosas con precisión meticulosa, o reparar los daños de sus hepatocitos y sus neuronas. Y también otro sobre los robots humanoides que ayudan a las células madre a construir tejidos y órganos para futuros trasplantes. Así que ya lo sabes: por ahí va también el futuro.

Hay ramas de la robótica que parecen cada vez más asociadas a la biología. El robot ameba, por ejemplo, utiliza las propiedades asombrosas del ADN para responder con cambios de forma a los estímulos externos. El genetista Jonathan Hodgkin, un gran cerebro en la tradición de Cambridge, formuló hace años la segunda ley de Hodgkin: “La evolución siempre es más inteligente que Jonathan Hodgkin”.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.