Los acusados de comprar un bebé defienden que fue un pacto altruista

“Un acuerdo altruista que ha permitido a un homosexual tener su propio hijo”, esa es la explicación que aporta la pareja almeriense acusada de comprar un bebé a una madre de Villamartín (Cádiz), tras una gestación subrogada. O, al menos, así lo asegura vía comunicado el abogado Carlos Aránguez Sánchez, letrado de uno de los miembros de la pareja homosexual de Vícar, Juan José G.

Precisamente para este miércoles está previsto que Juan José declare mediante videoconferencia desde Almería ante el titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Arcos de la Frontera, que se está encargando del caso. Igualmente, el juez ha solicitado una prueba de paternidad al almeriense para dilucidar si es él realmente el padre del bebé que, supuestamente, la madre entregó a la pareja a cambio de 10.000 euros.

Tanto Juan José G. como su pareja, Luis W. y la progenitora de la niña, Sonia C., están en libertad con cargos, acusados de un presunto delito contra las relaciones familiares y de alteración de la paternidad mediante compensación económica. Como consecuencia de ello, el juez ha retirado la patria potestad a la madre y el bebé se encuentra ya con una familia de acogida.

Ante el gran revuelo mediático despertado, Aránguez, un abogado de Granada que se ha hecho cargo de la defensa de Juan José y Luis, ha lanzado esta mañana un comunicado titulado ‘¿Por qué no puede un homosexual ser padre?’. En su nota, tras previa consulta “al padre de la niña”, aclara que “Juan José, quien deseaba ser padre, mantuvo una relación afectiva con Sonia, a quien propuso tener un hijo mediante inseminación artificial”.

Por ello, el letrado asegura que su representado “no pagó ninguna cantidad para comprar a su propia hija”. Aránguez justifica el abono de 10.000 euros a la madre a “los gastos de la clínica de inseminación (en la que se sometió al tratamiento hasta en dos ocasiones), así como otras pequeñas partidas para ropa y ajuar del bebé, ropa prenatal para Sonia, y atención médica privada”.

La menor “jamás estuvo desamparada”

El abogado también ha desmentido la información aportada por la Guardia Civil, encargada de la denominada Operación Princesita, en la que se aseguraba que la madre renunció a registrar a la pequeña como su hija. “En absoluto se ha alterado la filiación de la recién nacida: se promovió su inscripción en el Registro Civil, constando en todo momento como madre Sonia y como padre Juan José”, relata el letrado sobre un proceso que los acusados defienden que iban a realizar un segundo encuentro en Almería, después de que la pareja se desplazase hasta Villamartín para llevarse a la niña. De hecho, en el comunicado aseguran que “la menor jamás estuvo desamparada. Siempre estuvo debidamente cuidada y era especialmente querida”.

Por todo ello, el abogado defensor asegura que en “el caso que nos ocupa no hay ni una compra de niños, ni tan siquiera una maternidad subrogada en sentido estricto porque no se altera la filiación de los progenitores en el Registro Civil”. Incluso Aránguez entra en el debate de la ilegalidad de la práctica en España al asegurar: “Por gestación subrogada se entiende la situación en la que una mujer queda embarazada con la intención de ceder al niño al nacer. La maternidad subrogada está expresamente permitida y regulada en múltiples países, incluso de la Unión Europea, en los que se permite una paternidad legal distinta de la maternidad biológica”.

El abogado descarta así la tesis de la compra de la menor. Defiende que el caso es, en realidad, “un acuerdo altruista que ha permitido a un homosexual tener su propio hijo, pero sin que la madre haya renunciado en ningún momento a su condición de progenitora”. No opina lo mismo la Guardia Civil de Cádiz que este miércoles ha reconocido a EL PAÍS que existen pruebas suficientes que demuestran que la pareja almeriense pagó por la menor y que ambas partes crearon una coartada que coincide en los términos que ahora defiende el abogado de la pareja.

“España no salvaguarda el derecho de adopción”

Aunque dicen comprender las motivaciones de la pareja de Almería, desde la asociación No sin Nuestros Hijos aclaran que “no se trata de un caso de gestación subrogada ya que implica que se produzca en un entorno de seguridad jurídica”. Así lo reconoce el portavoz de la entidad, Óscar Torrico, que asegura que en situaciones de gestación subrogada es necesario también que el embrión que se insemina en la madre proceda de una donante. Esa circunstancia no se ha producido en la Operación Princesita, ya que la madre y uno de los miembros de la pareja homosexual fingieron ser pareja en la clínica a la que acudieron para la inseminación.

Torrico explica que, en estos momentos, la gestación subrogada “no está prohibida en España, ya que no está regulada”. Eso hace que quien quiera realizarla en este país encuentre trabas legales derivadas que le pueden llevar a cometer delitos asociados, como el pago a cambio de la gestación de un bebé, algo que sí está prohibido. Ante esta indefinición, el portavoz de la entidad cree que “no es la primera vez” que ocurre un caso como el bebé de Villamartín. “Estoy seguro de que no es el primer caso similar que ocurre. Se llega a estas circunstancias porque España no está salvaguardando el derecho de adopción”, reconoce Torrico. Tanto es así que denuncia que las adopciones en nuestro país “han caído en un 90%, por lo que no queda más salida que salir del país para optar por una gestación subrogada legal”. De hecho, tanto Torrico como su pareja han tenido que recurrir a un vientre de alquiler en Estados Unidos para ser padres.

¿Qué es y cómo se trata la escoliosis?

Una escoliosis es una deformidad de la columna vertebral (y por tanto, del tronco) que se produce en los tres planos del espacio (a lo alto, a lo ancho y a lo largo). La más común, llamada escoliosis idiopática, no tiene causa conocida y aparece al inicio de la adolescencia. En función de los grados de desviación y de la torsión vertebral, se trata de una forma u otra. Pero no todas las curvas son escoliosis. Determinadas actividades diarias de nuestros hijos pueden generar una desviación más leve, la actitud escoliótica. En este artículo explicaremos cómo distinguir ambas y qué hacer cuando aparecen.

La actitud escoliótica: ojo a las posturas

Los sanitarios llamamos actitud escoliótica a una desviación de la columna en el plano frontal, es decir, una curva igual que la escoliosis, pero sin el componente rotacional y que, por tanto, se corrige con tan solo una serie de cambios a nivel postural y, además, no empeora ni se cronifica, aunque si se mantiene a lo largo del tiempo puede provocar alguna lesión por sobreuso o de tipo postural.

En estos casos, lo mejor es valorar el entorno y los hábitos diarios. Debemos tener en cuenta todas las actividades que se realizan durante el día que sean asimétricas como, por ejemplo: ¿carga tu hijo o hija la mochila solo en un hombro (y siempre en el mismo)? Por cierto, nada de carritos que se quedan pequeños por lo que el niño tiene que ir ladeado, y mejor #sinmochilas. ¿Ve la tele siempre desde el mismo sillón girando el tronco y la cabeza hacia el mismo lado? ¿Estudia cada día con un brazo apoyado sobre la mesa y el tronco orientado hacia el lado contrario? ¿Practica algún deporte asimétrico (tenis o pádel por ejemplo)?

Una vez valorado el entorno y los hábitos, sería necesario cambiar aquellos comportamientos que sean potencialmente agravantes de esa actitud escoliótica. El fisioterapeuta es el profesional encargado de valorar todos los aspectos relacionados con la ergonomía. Puedes pedir su opinión si tienes dudas.

La escoliosis idiopática: ¿tendrá que llevar siempre corsé?

Frente a la actitud escoliótica, la escoliosis supone una desviación de la columna en los tres planos. La más habitual, la idiopática, se da durante la adolescencia y con mayor incidencia, en una proporción de 2-1, entre las chicas. Hasta ahora, sabemos que existe una importante carga genética relacionada con la escoliosis, aunque aún no hemos logrado identificar el o los genes que hacen que se produzca la deformidad.

Esta es la escoliosis con la que debemos mantenernos alerta, pues la evolución natural de la enfermedad tiende al empeoramiento y se produce en cortos periodos de tiempo, justo en los picos de crecimiento, de ahí que generalmente se descubra durante la adolescencia. Así que lo más sensato, cuando veamos que nuestro hijo o hija tiene un hombro más alto que otro, o la cintura del pantalón comienza a quedar torcida, será acudir al pediatra para su valoración. Con una simple exploración física podremos descartar el proceso.

¿Y cómo se trata? A veces, con pocos grados de desviación y una avanzada edad ósea, es solo cuestión de colocar un alza en el zapato. En otras ocasiones será necesario usar un corsé de termoplástico a medida para ejercer presión en ciertos puntos y corregir la deformidad. Por tanto, no todas las escoliosis se tratan con corsé. Pero cuando se necesita, hay que ser muy riguroso con su uso. Lo explico con un ejemplo más conocido, los antibióticos.

Un corsé, como un antibiótico es un PRODUCTO SANITARIO que sirve para realizar un TRATAMIENTO PERSONALIZADO y que es prescrito por un ESPECIALISTA en la materia, justo igual que un medicamento.

¿Solo eso? ¡Qué va! Además, los corsés, como los antibióticos han de usarse según haya prescrito el especialista (con una horrible caligrafía, ya sabemos que eso es imprescindible para aprobar Medicina) y sería algo así: X gramos de antibiótico llamado Y, cada Z horas, en ayunas o haciendo el pino, justo tal y como nos haya dicho el médico, que para eso es quien está diseñando el plan de tratamiento… ¿Adivináis lo siguiente? Pues sí, ¡justo igual que un corsé! Lo prescribe el especialista y lo hace de forma que queda claro que hay que usar el corsé llamado W, durante Z horas al día, complementado o no con algún otro tratamiento.

La cuestión es que al igual que con el antibiótico, si no se realiza el tratamiento tal y como indica el especialista, existen muchas posibilidades de que fracasemos en nuestro intento porque las escoliosis no generan resistencias, de eso podéis estar seguros, pero las columnas que han sido “enderezadas” con un corsé no se van a mantener así si no usamos el corsé las horas que deberíamos, durante todo el tiempo que deberíamos y de la forma en la que nos han dicho que debemos hacerlo. No podemos terminar el tratamiento antes de tiempo, justo igual que pasa con los antibióticos.

Por todo esto, y por algunas cosas más (no quiero enrollarme), si eres un paciente, ánimo, sabemos que cuesta acostumbrarse. Pero de verdad que es posible hacer una vida normal llevando corsé. Si eres madre o padre de un paciente debes tener siempre presente que el corsé es la solución y no el problema. No se lo pongas más difícil a tu hija o hijo, anímale a cumplir los objetivos y felicítalo siempre que tengas la oportunidad.

Y por último, huye de los sanitarios que te inviten a no usar el corsé tal y como te ha recomendado el médico, y huye más rápido de los que directamente te recomiendan no usarlo.

*Ana León es fisioterapeuta y ortoprotesista de Mamicenter.

“La solución al zika pasa por eliminar al mosquito”

El Hospital Municipal Pedro I es un conjunto de edificios espaciosos, más oscuro y caluroso de lo que se puede esperar de un centro sanitario, pero lo suficientemente céntrico y bien dotado para la sanidad pública brasileña. En uno de sus ambulatorios, la doctora Adriana Melo y su equipo han creado una pequeña trinchera para hacer frente al virus del zika, y sobre todo para plantear respuestas y alternativas a las cientos de madres, bebés y mujeres embarazadas que están compartiendo su vida con los efectos del virus en esta región.

Melo, doctora en medicina fetal, pasaba consulta en su clínica privada en el municipio de Campina Grande, una de las mayores ciudades del estado nordestino de Paraíba. Fue su trabajo como investigadora el que hizo que a finales de 2015 descubriese la relación entre la picadura del mosquito Aedes aegypti en mujeres gestantes y los casos de microcefalia en bebés. A raíz de ello optó por enfocar su carrera a la atención y la investigación de es de manera casi total, con una dedicación que le lleva la mayor parte del tiempo.

Ahora coordina un equipo formado por fisioterapeutas, psicólogas y médicos de diferentes especialidades que intentan ofrecer apoyo y alternativas a las madres de bebés afectados por microcefalia y otras enfermedades similares como el virus chikungunya, que puede provocar encefalitis en los bebés). Desde el primer caso diagnosticado de zika el 17 de noviembre del pasado año, han atendido a más de 800 mujeres con diferentes síntomas. “A este ambulatorio acude gente a diario que realiza cientos de kilómetros para poder recibir atención, y el perfil mayoritario son personas con escasos recursos”, confirma. La realidad, prosigue Adriana, es que este centro es el único de referencia para estos casos en todo el nordeste. “En estos momentos estamos atendiendo a 116 niños de entre un mes y dos años, y tenemos confirmados 77 casos de la epidemia. De todos los pacientes, sólo 15 son de Campina Grande, los demás vienen de otras ciudades”.

Desde que nacen, los bebés reciben una o dos veces por semana sesiones de fisioterapia, de estimulación precoz, etc… que hacen que vayan evolucionando y respondiendo a los estímulos, pero tienen que ser constantes y realizados por profesionales, y muchas veces las madres no pueden cubrir todas esas necesidades, tanto por falta de tiempo o preparación como de recursos.

La ayuda que reciben estas familias por parte gubernamental es bastante escasa, sobre todo teniendo en cuenta que estos bebés necesitan una dedicación casi exclusiva. Existe la llamada bolsa família, que proporciona un subsidio básico a las familias que cumplen unos requisitos mínimos, pero la queja principal es que una ayuda muy limitada, un parche que a duras penas cubre las necesidades existentes.

“Hay resonancias donde se han visto pequeñas mejoras en el cerebro de bebés con microcefalia”

En todo Brasil, los Estados con más casos de bebés con microcefalia fueron Paraíba, Pernambuco y Rio Grande Do Norte los tres en el nordeste que tienen como centro médico de referencia el que gestiona la doctora Melo y su equipo. Esta realidad se agrava con la desigualdad acuciante que hay en esa región, principalmente agrícola y ganadera. A ello hay que añadirle que es una zona de sequía endémica, más pobre y menos desarrollada que el sur del país, y donde es necesario almacenar agua corriente para poder abastecerse. Teniendo en cuenta que un bote de repelente para mosquitos puede costar entre 30 o 40 reales (unos 10 €) o una lata de leche preparada especial para estos bebés 150 reales (unos 43 €), la mayoría de los pacientes son familias con escasos recursos que no pueden permitirse productos de prevención o tratamiento frente al virus.

“No es una dolencia de la clase media-alta aquí en Paraíba, pero en Recife capital del vecino Estado de Pernambuco se están dando casos de encefalitis en otros segmentos de la población”, confirma la doctora, y añade preocupada: “sorprendentemente, y a pesar de las condiciones climáticas y sociales de Río de Janeiro, no ha habido un aumento de casos a raíz de los Juegos Olímpicos. La epidemia se registra en los Estados más pobres del nordeste, y eso es lo que estamos investigando”.

Aparte de la atención a pacientes, la otra gran parcela de su trabajo es la investigación científica, coordinada desde del Instituto de investigación Professor Joaquim Amorim Neto, dentro del mismo Hospital. En los últimos meses, el trabajo de Adriana Melo ha sido reconocido con diferentes premios y reconocimientos a nivel internacional, pero todos de carácter privado. “Cambiaría todos esos premios por financiación pública”, afirma tajante la doctora. “Cada vez que recibo un premio tengo que ir allí, dar entrevistas….y yo trabajo por objetivos, así que cada vez que me ausento, dejo de atender a pacientes”. La realidad es que el proyecto no cuenta con ayuda pública, sólo con aportaciones privadas. Estas van desde el dinero de estos premios, a aportaciones materiales que hacen algunas empresas. Ahora están estableciendo contacto con algunas multinacionales para que les ayuden en la financiación y así poder continuar con la investigación.

Al hablar de la posibilidad de desarrollar una vacuna contra el virus, Melo se muestra tajante. No es partidaria de una vacuna, porque cree que la solución pasa por evitar el origen del problema. “Hay una cola de diez virus de la misma familia del chikungunya, dengue y zika esperando para entrar en Brasil, la vacuna no es la solución. La solución pasa por medidas efectivas para eliminar el transmisor, el mosquito”.

La doctora Adriana Melo (derecha), junto con Jeime Leal, una fisioterapeuta, en el Ambulatorio.
La doctora Adriana Melo (derecha), junto con Jeime Leal, una fisioterapeuta, en el Ambulatorio. Rocío Periago

Se tiende a culpabilizar a la población por las enfermedades transmitidas por el mosquito, pero la realidad es que llevan años sin hacerse inversiones en mejorar el abastecimiento de agua y las condiciones sanitarias en muchas de las ciudades del nordeste brasileño. Probablemente, reflexiona, con el tiempo se consiga la inmunidad del virus zika, pasarán cuatro o cinco años hasta que la gente esté inmunizada, pero siempre va a haber un caso o dos…siempre va a existir. Con el dengue pasó algo parecido, al principio era sólo un tipo y ahora ya hay cuatro. Probablemente con el zika ya haya dos, porque el brote africano es diferente del asiático. A partir de noviembre se va a dar un nuevo ciclo de nacimientos con microcefalia, de los bebés de mujeres que se quedaron embarazadas en los meses de febrero y marzo de este año, así que veremos a ver”.

La médico habla de manera pausada pero firme. Insiste en destacar el valor del trabajo que se hace de apoyo a las familias, sobre todo las que se contagiaron por desconocimiento. Destaca la importante labor que hicieron las familias de los primeros bebés que murieron por el virus zika. Gracias a las madres que aceptaron someterse a diferentes análisis, que donaron muestras de sangre y tejidos de sus hijos fallecidos se pudo establecer la relación y disponer medidas preventivas, y está muy orgullosa de ese logro.

Aún no se sabe cómo será la evolución de los bebés con este trastorno, pero Melo se muestra esperanzada por los progresos positivos. Aunque no se atreve a hacer una valoración a largo plazo, muestra orgullosa fotos y videos de los niños y niñas que están atendiendo, contando los pequeños logros y avances de cada uno de ellos como si fueran sus propios hijos. “Estamos investigando para que estos niños puedan recuperar algunas funciones. Hay resonancias donde se han visto pequeñas mejoras en el cerebro de algunos bebés con microcefalia”.

Misión: agua para todos

Bombas indias, irrigación, sondeos, perforaciones manuales, técnicas ancestrales, últimas tecnologías, innovación, sostenibilidad, implementaciones, agenda global, derechos humanos, objetivos de desarrollo sostenible… y agua, o la falta de ella. Para un profano, los tecnicismos marean, pero es música para los oídos de los más de 500 expertos reunidos esta semana en el hotel Radisson Blue de Abiyán, capital de Costa de Marfil. Llevan entre manos un asunto nada baladí: cómo lograr que quienes aún carecen de acceso a agua decente (es decir: potable, limpia y cercana al domicilio) empiecen a tenerla. Alrededor de 663 millones de personas carecen de este recurso o lo tienen pero de manera inadecuada, pese a que es un derecho humano. En el entorno rural se encuentra un 80% de ellas: 500 millones para los que un acto tan simple como abrir un grifo es, generalmente, algo con lo que solo se sueña.

Por ellos y para ellos se debate en Abiyan en un encuentro muy exclusivo entre el 29 de noviembre y el 2 de diciembre: la séptima edición del Foro de la Red de suministro de agua rural (Rural Water Supply Network – RWSN), el más importante del mundo, aseguran sus organizadores. Se celebra cada cinco años y reúne a científicos, investigadores, donantes, instituciones públicas y privadas, ONG y toda organización o particular que pueda pagar los 700 dólares que cuesta la asistencia. El preciado boleto es un acceso directo para exponer sus proyectos y escuchar los de otros colegas, la mayoría en diferentes fases de desarrollo. Éxitos compartidos, retos que aún deben ser abordados, fracasos estudiados para ser mejorados… En Abiyán se están removiendo sinergias con un lema común: agua para todos.

“Les diré por qué este encuentro es importante: para discutir maneras prácticas sobre cómo lograr el ODS 6 [acceso universal a agua], para obtener materiales y publicaciones nuevas de los asistentes y desarrollar nuevas, y para conocer a personas que en el futuro podrían colaborar con nosotros”, anima Sean Furey, especialista de la consultora suiza Skat, organizadora del evento, durante la presentación del mismo. “Aprovechen cada pausa para café y hablen con sus colegas”, insiste. En esta misma ceremonia inaugural, a primera hora del martes, se pronuncia Daniel Kabian Duncan, el primer ministro de Costa de Marfil, con una advertencia: “El agua es la fuente de vida pero también es fuente de muerte cuando no es potable y no es buena”. Se refiere a las causadas por enfermedades de transmisión hídrica: las diarreicas son la tercera causa de mortalidad entre menores de cinco años: más de 340.000 pierden la vida al año, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Que en el año 2030 toda la población mundial tenga acceso a este preciado y escaso elemento es una de las metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) firmados en las Naciones Unidas en septiembre de 2015. En concreto, y como bien decía Furey, el número seis. Se han hecho grandes avances en los últimos 15 años, gracias a la puesta en marcha de los Objetivos de Desarrollo del Milenio que marcaron la agenda global de desarrollo entre 1990 y 2015: en ese periodo, el acceso a agua en el medio rural aumentó del 62% al 84%, es decir, la mejora afectó a más de 500 millones de usuarios. El reto, ahora, es hacer lo mismo pero en la mitad de tiempo. “Creemos que es posible llegar a todos en todas partes, pero ningún individuo u organización puede hacerlo solo”, indica Furey. “¿Cómo se abastece de agua a las áreas aisladas y difíciles de alcanzar? ¿Cómo se puede garantizar que los más vulnerables tengan acceso a servicios óptimos en sus comunidades? ¿Cómo se protegen los recursos de aguas subterráneas para que nos beneficie a nosotros y a las generaciones futuras?. Estas son algunas de las preguntas aún sin respuesta que plantea el encuentro.

El 80% de la población mundial que no tiene agua pertenece al ámbito rural

Muchos granos de arena que quieren formar un desierto. Y así, ya de buena mañana, la sesión bautizada Modelos económicos sostenibles para llevar agua al entorno rural, patrocinada por Unicef y la Universidad de Oxford, aporta ejemplos satisfactorios: Hamaath Dione explica cómo Manobi, compañía senegalesa especializada en sistemas de información geográfica y tecnologías para teléfonos móvil, pone en contacto a gobiernos, ONG y empresas de telecomunicaciones con pequeños actores (hogares, particulares, agricultores, pescadores, cooperativas, asociaciones, comerciantes). Sus servicios: gestión participativa de las infraestructuras de acceso al agua, mantenimiento del acceso rural a las redes de agua o inventario e inspección de las redes de agua asignadas.

En la sala contigua, Patrick Alubbe de WaterCredit, describe  este sistema de crédito, promovido por la organización Water.org, que permite a las instituciones financieras ofrecer préstamos a sus clientes para productos y servicios relacionados con el agua y el saneamiento. Durante un período de cinco años entre octubre de 2010 y septiembre de 2015, el programa dio como resultado un mejor acceso al agua y al saneamiento para más de 385.000 beneficiarios en Kenia y Uganda.

Hay también mucho tiempo para hablar de las personas más vulnerables, de las acciones a pie de calle y de las poblaciones aisladas. De hecho, una sesión se titula Las personas marginadas. Comienza con el ejemplo de tantas comunidades indígenas en América Latina que están aisladas como los wayúu de la Guajira colombiana, una etnia en la que el 80% no tiene acceso a agua. Miguel Vargas y Lilian Peña, del Banco Mundial, insisten en la necesidad de derribar mitos antes de trabajar con ellos. Mitos como que es difícil tratar con ellos, como que no están interesados en usar saneamiento o en pagar por el agua o como que cualquier tecnología es contraria a su cosmovisión. “Solo hacen falta tres cosas: respeto, reconocimiento de su territorio  y sostenibilidad”, asegura Peña. Dar importancia a sus valores y cultura, a sus preferencias a la hora de tomar decisiones e incluirlos en los proyectos, son otras de las claves.

Nigussie Mihretu, de Helvetia Swiss Intercooperation, saca a los asistentes de La Guajira y los lleva hasta Etiopía para explicar cómo han fortalecido las capacidades de las comunidades apostando por formar a parejas a través de Airwash, un proyecto que aúna la formación en buenas prácticas de higiene con la sensibilización en igualdad de género. En Etiopía, donde la cobertura de agua en el ámbito rural es del 49%, la sociedad es muy patriarcal y restringe la participación de la mujer, que a su vez es el motor de la familia. En un contexto de violencia doméstica, de multitud de enfermedades de transmisión hídrica y de una falta absoluta de información en el colectivo de las casadas, se decidió dar formación por parejas y hacer debates mensuales, incluyendo visitas de dichos matrimonios a pueblos donde existía más igualdad para demostrar los resultados positivos. “Como resultado, aumentamos el entendimiento entre hombres y mujeres, estas fueron sensibilizadas en la importancia de la higiene para evitar enfermedades y ayudamos a los hombres a ser capaces de debatir con ellas sobre la división por razón de genero” , relata Mihretu.

Hay cabida para lo nuevo, pero también para lo viejo. Por eso el consultor independiente Kashyapa A.S. Yapa recomienda en su ponencia mirar hacia el pasado, hacia las técnicas ancestrales de Perú y de los incas, que consiguieron regar su árido territorio llevando canales de irrigación 80 kilómetros desierto a través. Algunas de las que presenta durante su intervención siguen vivas o se están retomando después de haber sido olvidadas y abandonadas por largo tiempo.

Sensibilizar para prevenir es otra de las posibles llaves del éxito para lograr el ODS 6, pues de nada sirve invertir recursos en lograr más agua si no se cuida la que ya se tiene. Así lo pensaron en Water Aid India, donde a pesar de que ya el 92% de la población tiene acceso a agua, los desafíos son grandes: 160 millones de personas carecen de ella y 700 practican la defecación al aire libre.

Para alertar a la población sobre un tema que de primeras no genera demasiada atención, se recurrió a una original idea: Bollywood, la industria del cine del país, la segunda en importancia en todo el mundo tras Hollywood. Rodaron una película llamada Kaun Kitney Paani Mein, lanzada en agosto de 2015 y que narra los problemas de una aldea ficticia por la escasez de este recurso. Consiguieron a la estrella cinematográfica Kunal Kapoor como protagonista y también que asistieran al estreno 400 personas, entre ellas el primer ministro Arvind Kejriwal. “La campaña se pensó para impactar en redes sociales y el toque Bollywood hizo que la gente interactuara mas en Twitter, que fuese mas fácil enganchar a los usuarios”, sostiene Ankita Bhalla.

Las cifras demuestran el éxito: 367.701 cuentas de Twitter alcanzadas, 6.457.763 reacciones y 116 cuentas que publicaron tuits nuevos sobre ella. Un ejemplo de éxito que hoy sus creadores lucen con orgullo en Abiyan, con esperanza de que sirva de ejemplo a otras personas, en otros lugares.

Haciendo realidad los derechos

La ONU reconoció por primera vez el acceso al agua y al saneamiento como derecho humano en 2010 pero poner algo en el papel no se traduce automáticamente en acciones. A menudo los burócratas no saben acerca de los derechos humanos, ni sobre sus roles y responsabilidades para ayudar a hacerlos realidad. Por eso, WaterAid y WASH United, unidos por End Water Poverty, el Instituto para el Futuro Sostenible de la Universidad de Tecnología de Sydney, UNICEF y la Red Rural de Abastecimiento de Agua han lanzado una guía orientativa con la esperanza de capacitar a quienes trabajan sobre el terreno.

El proyecto se llama Making Rights Real (haciendo realidad los derechos), y consta de tres documentos breves con consejos sobre cómo priorizar e implementar los derechos humanos para acceder al agua y al saneamiento. El anuncio se ha realizado durante el séptimo foro de la Red de Suministro de Agua Rural (RWSN) que se celebra esta semana en Abiyán, Costa de Marfil.

La guía esboza en términos sencillos lo que los países miembros de la ONU han comprometido en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, e identifica a los funcionarios del Gobierno local como los actores más importantes para que esto suceda. Así, se han identificado cuatro categorías de funcionarios:

  • Superhéroes, que ya están liderando el cambio.
  • Aspirantes a héroes, que están ansiosos por el cambio pero no se sienten capacitados para hacer que suceda.
  • Rezagados, que no sienten que es su responsabilidad.
  • Objetores, que no apoyan el cambio.

Los documentos describen cómo se deben prestar los servicios: que lleguen a todos, incluidos los más pobres y marginados, que se consulte a los ciudadanos sobre lo que necesitan y desean, que los planes y proyectos se comuniquen en los idiomas locales y por los medios de comunicación… También que los servicios de saneamiento sean monitoreados para identificar problemas que deben ser tratados rápidamente, y qué presupuesto es necesario para el mantenimiento, reparaciones y mejoras para asegurar que los servicios continúen funcionando.

¿Qué es peor, comer por estrés o por placer?

“Estoy tan estresado que no paro de comer”. Probablemente ha dicho o escuchado una sentencia similar en algún momento. Tanto la sabiduría popular como parte de la literatura científica han vinculado recurrentemente las siuaciones de especial nerviosismo a un mayor apetito, e incluso al riesgo de enfermedades como la obesidad y la diabetes. Pero sentimos tirar por tierra la excusa: un reciente estudio publicado en Biological Psychology desmiente la relación entre el estrés y los atracones

“Para empezar, hemos diferenciado hambre por necesidadhambre por placer”, explica la responsable del estudio, Julia Reichenberger, de la Universidad de Salzburgo (Suiza). El primer concepto definiría la “ingesta de alimento homeostáticamente”, es decir, la alarma con la que nuestro cuerpo nos avisa de que necesita alimentos; el segundo se refiere al hambre “impulsado por hedonismo, por el sabor de la comida”. Cuando los participantes “estaban más estresados, disminuía su hambre por placer, mientras que la misma situación no influía en el hambre por necesidad”, asegura.

Los investigadores controlaron, durante 10 días, las respuestas de 59 voluntarios divididos en tres grupos: los que tradicionalmente controlaban su dieta, los que comían dejándose llevar por el olor o la apariencia de un plato y los llamados “comedores emocionales”, que elegían alimentos en respuesta a sus emociones positivas o negativas. “Enviamos cuestionarios cortos al móvil cinco veces al día preguntando por su alimentación, su estado emocional y su nivel de estrés”, explica Reichenberger.

‘Atracones’ de felicidad

No solo el estrés no es el causante del impulso de comer sino que, según los científicos suizos, la relación entre esta emoción y la comida es inversamente proporcional. Para Rosa Redolat, catedrática de Psicobiología de la Universidad de Valencia y miembro del grupo de investigación Estrés y salud: Vulnerabilidad y resistencia, que las situaciones de nerviosismo generen una menor sensación de hambre por necesidad podrá servir “para diseñar futuros estudios de intervención basados en regulación de emociones o afrontamiento del estrés”. La experta alaba además la metodología de este estudio: “La mayoría están hechos en laboratorio, con lo cual se sesgan mucho los resultados, y este no”, señala.

Además, curiosamente, el trabajo concluye que la mayor disposición a comer por hedonismo se propiciaba precisamente por lo contrario: las emociones positivas. “Confirma la teoría del happy eating (comer feliz) que apuntan algunas investigaciones previas”, explica la experta. Aunque, como los autores, cree que aún queda camino por recorrer en este campo: “Son necesarios más estudios para evaluar mejor esta relación. Estudiando, por ejemplo, la diferencia entre semana y fines de semana o con cuestionarios más específicos. Además de tener en cuenta factores sociales que afectan a cada persona individualmente”, sentencia.

Si no comemos más, ¿comemos peor?

Sin embargo, que no se nos despierte el apetito con los momentos de alteración quizá no signifique la ruptura definitiva de la relación entre el estrés y la obesidad: son muchas las investigaciones, como esta de la Escuela de Medicina de Harvard (EE UU), que aseguran que las preferencias alimenticias se modifican en situaciones estresantes: “Numerosos estudios muestran que el estrés físico o emocional aumenta la ingesta de alimentos altos en azúcar, grasas o ambos. Estas sustancias parecen generar un efecto de recompensa que inhibe en el cerebro estos procesos y las emociones que se relacionan con ellos”, cuentan los investigadores.

Aunque también este nexo se pone en entredicho: un estudio del Intituto de Tecnología de los Alimentos (EE UU) argumenta que la culpa de que asaltemos la nevera en momentos de estrés es de nuestros hábitos y no de la ansiedad. En su trabajo, realizado con estudiantes universitarios, se dieron cuenta de que los exámenes no cambiaban las inclinaciones de los participantes: elegían el mismo snack, se sintieran estresados o no. “Los hábitos no cambian en situaciones de alta presión. Las personas actúan dependiendo de estos hábitos, sean o no saludables”, aseguran los autores.

La epidemia del siglo XXI

Según la Sociedad Española para el Estudio de la Ansiedad y el Estrés (SEAS), el estrés es “un proceso interactivo en el cual están en juego las demandas de la situación y los recursos del individuo para afrontarla. Cuanto mayores sean estas demandas y menores sean los recursos del individuo, la sobrecarga será mayor”. La OMS lo considera una “epidemia global”, no en vano, afecta al 59% de los españoles, según el INE. Sus consecuencias son diversas: alteraciones respiratorias, digestivas o cardiovasculares, cambios de humor, impotencia o dolor muscular. Puede que no le haga perder el control delante de una bandeja de dulces, pero en cualquier caso, no es un buen compañero.

Las ‘apps’ que pueden salvarte de un paro cardíaco





  • Las apps para prestar ayuda a alguien que sufre un paro cardiaco fuera de un domicilio o de un hospital aumentan la supervivencia porque permiten que personas cercanas al lugar y formadas en técnicas de reanimación acudan al rescate antes de que lleguen los servicios de urgencia. Los ciudadanos se descargan la aplicación y su situación aparece geolocalizada, como se ve en este mapa de la plataforma estadounidense PulsePoint

    Las apps para prestar ayuda a alguien que sufre un paro cardiaco fuera de un domicilio o de un hospital aumentan la supervivencia porque permiten que personas cercanas al lugar y formadas en técnicas de reanimación acudan al rescate antes de que lleguen los servicios de urgencia. Los ciudadanos se descargan la aplicación y su situación aparece geolocalizada, como se ve en este mapa de la plataforma estadounidense PulsePoint Pulsepoint


  • En caso de ser alertados de una persona que sufre un posible paro cardiaco, los servicios de emergencia mandan una notificación al teléfono móvil de los usuarios que están cerca (en un radio de 400 metros en el caso de la aplicación estadounidense PulsePoint). Ellos ven donde está el enfermo (señalado con un corazón grande) y en qué posición se encuentran los desfibriladores automáticos (marcados en amarillo).

    En caso de ser alertados de una persona que sufre un posible paro cardiaco, los servicios de emergencia mandan una notificación al teléfono móvil de los usuarios que están cerca (en un radio de 400 metros en el caso de la aplicación estadounidense PulsePoint). Ellos ven donde está el enfermo (señalado con un corazón grande) y en qué posición se encuentran los desfibriladores automáticos (marcados en amarillo).


  • Los ciudadanos también pueden descargarse otra 'app' (como la estadounidense PulsePoint AED) para localizar y fotografiar los desfibriladores automáticos que se encuentran en su vecindario. Los datos son comprobados después y usados por los servicios de emergencias para dirigir a las personas que acuden en auxilio en caso de un paro cardiaco.

    Los ciudadanos también pueden descargarse otra ‘app’ (como la estadounidense PulsePoint AED) para localizar y fotografiar los desfibriladores automáticos que se encuentran en su vecindario. Los datos son comprobados después y usados por los servicios de emergencias para dirigir a las personas que acuden en auxilio en caso de un paro cardiaco. Pulsepoint


  • En el caso de que una persona sufra un paro cardiaco en la calle o en una dependencia pública en una distancia de hasta 400 metros, al usuario de la 'app' le salta una notificación en su teléfono (en este caso un iPhone) enviada por los servicios de emergencia en las 2.000 localidades de Estados Unidos y Canadá donde funciona PulsePoint. Hasta el momento 900.000 ciudadanos formados en resucitación cardiopulmonar se han bajado la aplicación

    En el caso de que una persona sufra un paro cardiaco en la calle o en una dependencia pública en una distancia de hasta 400 metros, al usuario de la ‘app’ le salta una notificación en su teléfono (en este caso un iPhone) enviada por los servicios de emergencia en las 2.000 localidades de Estados Unidos y Canadá donde funciona PulsePoint. Hasta el momento 900.000 ciudadanos formados en resucitación cardiopulmonar se han bajado la aplicación PulsePoint


  • La situación de la alerta médica se puede visualizar en un mapa, que indica también la posición del desfibrilador más cercamo.

    La situación de la alerta médica se puede visualizar en un mapa, que indica también la posición del desfibrilador más cercamo. PulsePoint


  • La app muestra en un mapa la situación de la emergencia médica, la hora en la que ha sido lanzada la alerta y la posición de los potenciales rescatadores. Este pantallazo muestra como se ve en un teléfono con sistema Android.

    La app muestra en un mapa la situación de la emergencia médica, la hora en la que ha sido lanzada la alerta y la posición de los potenciales rescatadores. Este pantallazo muestra como se ve en un teléfono con sistema Android. PulsePoint


  • La app ofrece al ciudadano dispuesto a ayudar un listado de los avisos de emergencia de su localidad, sean estos accidentes de tráfico, incendios u otras contingencias, su localización y las horas en las que han sido emitidos.

    La app ofrece al ciudadano dispuesto a ayudar un listado de los avisos de emergencia de su localidad, sean estos accidentes de tráfico, incendios u otras contingencias, su localización y las horas en las que han sido emitidos. PulsePoint


  • Todas las incidencias se muestran además de en modo lista, en un mapa con la información más útil.

    Todas las incidencias se muestran además de en modo lista, en un mapa con la información más útil. PulsePoint


  • Con su app hermana, PulsePoint AED, los ciudadanos pueden localizar los desfibriladores automáticos (AED) que se vayan encontrando. El sistema los geolocaliza y el usuario tiene la posibilidad de fotografiarlos.

    Con su app hermana, PulsePoint AED, los ciudadanos pueden localizar los desfibriladores automáticos (AED) que se vayan encontrando. El sistema los geolocaliza y el usuario tiene la posibilidad de fotografiarlos.


  • El usuario de la app puede editar la información de la que disponen los servicios de emergencia sobre el desfibrilador. Luego estos datos son verificados.

    El usuario de la app puede editar la información de la que disponen los servicios de emergencia sobre el desfibrilador. Luego estos datos son verificados. PulsePoint


  • La aplicación sueca SMS Lifesaver funciona en Estocolmo. Está desarrollada en colaboración con el Instituto Karolinska y forma parte de un proyecto de investigación que busca incrementar la supervivencia de quienes sufren una parada cardiaca. Nació como un servicio de mensajes de texto hace cinco años.

    La aplicación sueca SMS Lifesaver funciona en Estocolmo. Está desarrollada en colaboración con el Instituto Karolinska y forma parte de un proyecto de investigación que busca incrementar la supervivencia de quienes sufren una parada cardiaca. Nació como un servicio de mensajes de texto hace cinco años. SMS Lifesaver


  • El sistema de aviso es similar al de la aplicación estadounidense. El usuario de la app (se la han descargado 25.000 personas) recibe una notificación desde los servicios de emergencia. La persona puede marcar el botón verde para anunciar que acudirá o rechazar la petición de auxilio.

    El sistema de aviso es similar al de la aplicación estadounidense. El usuario de la app (se la han descargado 25.000 personas) recibe una notificación desde los servicios de emergencia. La persona puede marcar el botón verde para anunciar que acudirá o rechazar la petición de auxilio. SMS Lifesaver


  • La app contiene un sistema para ayudar a la persona que auxilia en la parada indicándole el ritmo de compresión torácica para el masaje cardiaco, instrucciones para practicar la resucitación, y las preguntas frecuentes.

    La app contiene un sistema para ayudar a la persona que auxilia en la parada indicándole el ritmo de compresión torácica para el masaje cardiaco, instrucciones para practicar la resucitación, y las preguntas frecuentes. SMS Lifesaver


  • En los mapas, los ciudadanos pueden ver el número de desfibriladores en cada área. Hay que hacer zoom para precisar la localización de los aparatos.

    En los mapas, los ciudadanos pueden ver el número de desfibriladores en cada área. Hay que hacer zoom para precisar la localización de los aparatos. SMS Lifesaver


  • La aplicación sueca tiene diferentes opciones de visualización para localizar los desfibriladores.

    La aplicación sueca tiene diferentes opciones de visualización para localizar los desfibriladores. SMS Lifesaver


  • La app ofrece información detallada de los desfibriladores automáticos disponibles en la via pública. La mayoría de los paros cardiacos se producen con fibrilación ventricular, una arritmia gravísima que impide que el corazón pueda bombear sangre. Estos aparatos son capaces de revertir esta situación.

    La app ofrece información detallada de los desfibriladores automáticos disponibles en la via pública. La mayoría de los paros cardiacos se producen con fibrilación ventricular, una arritmia gravísima que impide que el corazón pueda bombear sangre. Estos aparatos son capaces de revertir esta situación. SMS Lifesaver


  • Cuando un aviso de los servicios de emergencia está activo, la app indica la localización propia, la del desfibrilador más cercano en el camino al lugar de la incidencia y la ruta a seguir.

    Cuando un aviso de los servicios de emergencia está activo, la app indica la localización propia, la del desfibrilador más cercano en el camino al lugar de la incidencia y la ruta a seguir. SMS Lifesaver


  • El sistema tiee la opción de ampliar la información con las direcciones exactas y la distancia desde el punto donde se encuentra el móvil que ha recibido el aviso. El objetivo es que la persona que acude a ayudar al paciente en parada cardiaca no esté a más de cinco minutos.

    El sistema tiee la opción de ampliar la información con las direcciones exactas y la distancia desde el punto donde se encuentra el móvil que ha recibido el aviso. El objetivo es que la persona que acude a ayudar al paciente en parada cardiaca no esté a más de cinco minutos. SMS Lifesaver

Ir a noticia

No es lo mismo que se te pare el corazón en Estocolmo que en Madrid

No es lo mismo que se te pare el corazón en Estocolmo que en Madrid

“Una médica de urgencias recibió el aviso. Estaba cerca jugando con sus hijos, los dejó y se plantó allí en dos minutos”, relata ahora Kory. Mientras, una feligresa había iniciado ya el masaje cardiaco y el boca a boca. “La doctora siguió con la resucitación manual, sin éxito. Llegó antes que los bomberos, que me dieron cuatro descargas con desfibrilador para intentar que mi corazón volviese a latir”, prosigue Kory.

En la última intentona un pequeño latido les devolvió la esperanza. “Recuperé la consciencia en la camilla, cuando estábamos entrando en el hospital. Siento que fue un auténtico milagro regresar a la vida sin complicaciones ni daños. Me he recuperado totalmente y estoy feliz de estar vivo. Tuvieron que darse muchas cosas para que yo sobreviviera a una crisis así, de esas que te cambian la vida. PulsePoint allanó el camino y fue básico para mi recuperación. No estaría vivo ahora”. Kory, un hombre muy religioso, firma sus mensajes de correo electrónico con la palabra “Milagro”. Asegura que la médica le dijo que había estado prácticamente muerto durante 18 minutos.

La historia de Kory es a la vez frecuente y excepcional. Es común porque ocurre una vez cada 20 minutos en España, es decir, 25.000 veces al año, según datos oficiales. La parada cardiaca fuera del hospital afecta a 326.000 estadounidenses al año, de acuerdo con las últimas estadísticas de la American Heart Association. Este gravísimo suceso se engloba dentro de las enfermedades cardiovasculares, las mayores asesinas del mundo, responsables de tres de cada 10 muertes.

El caso del californiano es también inusual. Que se te pare el corazón y tengas más posibilidades de sobrevivir depende, dentro de un entorno de un país desarrollado, de donde vivas. Tendrías más opciones para contarlo en Santa Clara, donde se desplomó Kory, que en Madrid. O en Estocolmo antes que en Barcelona. Son lugares donde funciona una app de este tipo. Kory recibió ayuda casi desde el primer momento y, encima, de una médica especializada en urgencias que estaba muy cerca.

“Siento que fue un auténtico milagro regresar a la vida sin complicaciones ni daños. Me he recuperado totalmente y estoy feliz de estar vivo

Kory, 53 años, superviviente

El auxilio precoz es crucial. “Por cada minuto que alguien pasa en parada cardiaca, la posibilidad de supervivencia disminuye un 10%”, advierte Santiago Doménech, responsable de Resucitación Cardio Pulmonar (RCP) de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes). “y a los 10 minutos esa posibilidad es prácticamente inexistente”.

Es milagro, tal y como lo ha vivido Tory, no habría sido posible sin la tecnología digital… y una buena idea. La que tuvo Richard Price, el jefe de bomberos de San Ramón Valley, en California.

Fotorrelato: como funcionan las ‘apps’ que pueden salvarte la vida


No es lo mismo que se te pare el corazón en Estocolmo que en Madrid

Te mostramos con imágenes como funcionan las aplicaciones móviles que cambian la asistencia a una persona que ha sufrido una parada cardiaca. Pincha en la foto o sigue este enlace.

Hace siete años, Price estaba sentado en un deli con unos colegas a la hora de comer. Oyó un sonido familiar, el de la sirena del cuerpo de bomberos y vio detenerse uno de los coches rojos en el edificio de al lado. Como era el jefe, no recibió la alerta. Alguien había sufrido una parada cardiaca a escasos metros de él. “El hombre murió”, relata Shannon Smith, portavoz de la Fundación PulsePoint, una entidad sin ánimo de lucro que impulsa la app, “y Price, que tenía un desfibrilador en el coche, decidió que eso nunca debería volver a pasar”. Se puso en contacto con una facultad de informática en Kentucky para desarrollar la tecnología que hiciese posible poner en contacto al paciente con las personas capacitadas para realizar maniobras de resucitación y geolocalizar además los desfibriladores automáticos. El resultado es la aplicación PulsePoint, que se lanzó en 2011 y que ya está disponible en 2.000 ciudades de Estados Unidos y Canadá; en 28 estados y 900.000 teléfonos móviles.

 “Por cada minuto que alguien pasa en parada cardiaca, la posibilidad de supervivencia disminuye un 10%

PulsePoint funciona integrada en los servicios de emergencia, que en Estados Unidos se alertan marcando el 911. Cuando se sospecha que alguien ha sufrido una parada cardiaca en la vía pública (la app no funciona en los domicilios, pese a que el 70% de estos episodios ocurre dentro de casa) se llama al número de emergencias. “De forma simultánea envían el aviso a la ambulancia y a los usuarios de la app que están a un cuarto de milla del paciente”, explica Smith, “la alerta le llega a dos o tres personas. En su pantalla también ven donde están los desfibriladores automáticos (AED, en sus siglas en inglés)”. ¿Qué ocurre si no se puede acudir en auxilio? “La persona puede indicar por medio de la aplicación que no está disponible y el sistema sigue en marcha. No hay implicaciones legales”, responde.

La digitalización también ha servido para emplear el crowdsourcing para un indudable bien social: la plataforma tiene una segunda app, PulsePoint AED, en la que los usuarios pueden fotografiar, localizar e informar del estado de los desfibriladores existentes en edificios y lugares públicos. La información luego es verificada y utilizada para que los rescatadores los recojan en su camino al lugar donde está el paciente.

“Una iniciativa así es importante, interesante, esencial y muy valiosa”, saluda el especialista en Urgencias Doménech, de la Semes. El médico cuenta que en ocho de cada 10 paradas cardiacas está presente un infarto de miocardio y en un 85%, la fibrilación ventricular, es decir, un tipo de arritmia gravísima que impide que los ventrículos, la parte más musculada del corazón lance el chorro de sangre hacia todo el cuerpo, de manera que pueda oxigenar hasta el último rincón de los tejidos. “La única forma de sacar al paciente de la fibrilación ventricular es con desfibriladores”, advierte. Por eso, cree que es fundamental que haya una buena red de aparatos automáticos presentes en espacios públicos. “España está a la cola de los países europeos en este tipo de equipación”, se queja, “además no puede utilizarlo cualquiera, cuando el riesgo de usarlo es cero y no tiene ninguna posibilidad de hacer daño. Encima, existen 16 legislaciones diferentes, cada una en una comunidad autónoma”. Domenech añade que la supervivencia tras una parada cardiaca depende de la dolencia que la haya provocado, pero reanimar a esa persona con el corazón detenido es “darle la oportunidad de que llegue vivo al hospital y si es posible, que se pueda incorporar a su cotidianeidad”.

En España asegura, hay una iniciativa similar a la estadounidense en el Pais Vasco. Se trata de una app lanzada en agosto por Osakideza, el servicio vasco de salud. Se llama PCEH y aporta la geolocalización de desfibriladores, formación en RCP, y guías de asistencia y diagnóstico del paro cardiaco. Pero no alerta a los posibles rescatadores que se encuentren próximos.

Dentro de Europa, la iniciativa más parecida a la estadounidense se puede encontrar por ejemplo en Estocolmo. Allí funciona SMS Lifesaver, que es la secuela de un proyecto de investigación que hace cinco años enroló a voluntarios para enviarles mensajes de texto (SMS) cuando había una parada cardiaca cercana.

Esta semana lanzan la versión 4.0 de la app. “Ya se la han bajado 25.000 personas en Estocolmo y tenemos planes para lanzarla en Gotemburgo, el resto de Suecia y Dinamarca”, precisa Morten Seliussen, vicepresidente de Tecnología e Innovación de UMS, la compañía que desarrolla la app. “Nuestro objetivo es conseguir mandar a personas y desfibriladores al lugar donde está el afectado en parade cardiaca en cinco minutos, lo que incrementa la probabilidad de supervivencia al 70% si se usa el desfibrilador. Ahora solamente el 12% de los que sufren una parada cardiaca en la calle sobrevive, porque una ambulancia tarda en llegar una media de 15 minutos. La app forma parte de una investigación en el área liderada por el Instituto Karolinska”.

Los ciudadanos, como en la aplicación estadounidense, tienen la posibilidad de rechazar el aviso y encuentran información detallada geolocalizada en un mapa de la situación de los 40,000 desfibriladores automáticos que hay en Suecia. La app también tiene un recordatorio del mecanismo de resucitación e incluso una opción para marcarle el ritmo para efectuar la compresión sobre el pecho del paciente. ¿Y el coste de instalar este sistema en el seno de los servicios de emergencia? “Entre 100.000 y 200.000 euros”, responde Seliussen. Suena a muy poco.

Salud reduce la partida para listas de espera en 51 millones

La partida para reducir las listas de espera en la sanidad catalana ha sido una de las peor paradas en los presupuestos de 2017. Según el plan de choque pactado entre Junts Pel Sí y la CUP, el Departamento de Salud dispondría de 96 millones de euros para rebajar las dilatadas listas de espera que acumula Cataluña tras los recortes de la anterior legislatura. Sin embargo, los presupuestos de 2017 recogen que la partida base destinada a reducir estas demoras será de 35 millones.

Salud salió ayer al paso para corregir a Economía y cifrar en 45 millones el montante fijo para rebajar los tiempos de espera. Con todo, aunque el plan de choque ha quedado desdibujado, el Departamento insistió en que mantiene el objetivo pactado con la CUP de reducir un 50% el tiempo medio de espera para pruebas diagnósticas y primera visita al especialista y rebajar un 10% la lista de espera quirúrgica.

De hecho, fuentes de Salud justificaron que la cifra de 96 millones que recoge el plan de choque pactado con la CUP, que negoció el propio consejero del ramo, Toni Comín, fue “una primera estimación” y que ahora “están afinando más” los recursos necesarios. Estas fuentes aseguraron que, si se precisa ampliar la partida para cumplir el objetivo pactado, el Departamento “pondrá más dinero mediante la desviación presupuestaria”. Esto supone que para cumplir sus objetivos, si es necesario, Salud está dispuesta a cubrir el gasto extraordinario con cargo al déficit.

127 millones para farmacia

Por otra parte, Salud aumentará en 127,7 millones más la partida destinada a cubrir el aumento de recetas y nuevos medicamentos. Según fuentes del Departamento, el plan es !acercarse cada vez más al gasto esperado para que no haya desviación” en este apartado. Salud incluye en este montante la previsión de asumir más recetas para tratamientos del dolor y antidiabéticos orales. 

El Departamento también destinará 83 millones adicionales para la medicación hospitalaria de dispensación ambulatoria, un área donde se incluyen los controvertidos medicamentos contra la hepatitis C y otros fármacos oncológicos.

La gestación subrogada, un contrato nulo para España

La gestación subrogada no está permitida en España. La ley de Técnicas de Reproducción Humana Asistida contempla como nulo el contrato por el que una mujer renuncia a la filiación del bebé que ha gestado en favor de un contratante. Cuando una persona contrata una gestación subrogada en el extranjero, la principal dificultad es la inscripción del niño en el Registro Civil español.

El Supremo no la reconoce, pero desde 2010, el Ministerio de Justicia permite la inscripción si se aporta una resolución judicial que determine la filiación dictada en el país donde ha nacido el menor. Si el bebé ha nacido en un país que no emite estas resoluciones, el caso se complica. En el supuesto de que uno de los progenitores haya aportado sus óvulos o su esperma, puede reclamar que se reconozca su filiación con una prueba de ADN.

El primer caso de vientre de alquiler descubierto en el país ocurrió en Valencia, en 1994. Un matrimonio madrileño pagó a una joven embarazada para que les entregara el bebé después del parto. El equipo del Hospital la Fe de Valencia sospechó que la pareja, que ya superaba los 40 años, no parecía haber acabado de tener un bebé y la denunció.

18 años después, otro caso saltó a la luz: Juan Antonio González y Elsa Florentina Saint Girons pagaron 40.000 euros para tener una hija en la India y cuando la niña nació se quedaron atrapados en el país por no poder registrarla en la embajada española. Después de tres meses de trámites, el bebé pudo entrar en España con un pasaporte argentino, de donde Saint Girons es originaria.

También en 2012, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid obligó al Instituto Nacional de la Seguridad Social a pagar la baja de maternidad a un padre por vientre de alquiler. Antonio Vila-Coro y Juan F. Castillo tuvieron una hija por gestación subrogada en Estados Unidos.

Una madre española de gemelos nacidos en Los Ángeles, en 2009, logró en 2013 que el Registro Civil inscribiera a los menores como hijos suyos. Para ello tuvo que aportar la resolución de un juzgado de primera instancia homologando la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de California, que validaba la filiación.

Los asturianos Luis Delgado y José Antonio Fernández enfrentaron más dificultades para registrar a sus mellizos, que nacieron en México en enero de 2015. La Secretaría de Asuntos Exteriores en el Distrito Federal se negaba a conceder pasaportes a los niños y las autoridades españolas no se implicaron en el caso.

Dos parejas tuvieron mejor suerte a finales del año pasado. La justicia griega aprobó que recurrieran a la gestación subrogada en el país, que hasta entonces solo permitía el “vientre de alquiler” para griegos o ciudadanos comunitarios que residieran allí. Tras conocerse la sentencia, al menos una veintena de parejas españolas han solicitado el permiso para concertar una maternidad “por alquiler” en Grecia.

El último caso que se había conocido hasta este martes —cuando una pareja de hombres y una mujer han sido detenidos en Cádiz por la venta de un bebé— fue el del español Manuel Santos y el estadounidense Gordon Lake. El matrimonio se enfrentó a una batalla legal de 15 meses en Tailandia con la madre gestante de su hija Carmen. La mujer que había sido contratada para gestar la niña se negó a firmar los documentos para entregarla cuando esta nació. Un tribunal tailandés concedió el pasado abril la custodia de la niña a la pareja.

Tres detenidos en Cádiz y Almería por la venta de una recién nacida

Dijo a los Servicios Sociales de su pueblo que su bebé había nacido muerto. Sin embargo, la realidad destapada por la Guardia Civil era bien distinta. La hija de esta gaditana de Villamartín estaba viva y con una pareja de hombres en Almería, después de que la compraran por 10.000 euros. La madre y los dos hombres fueron detenidos, acusados de participar en un caso de vientre de alquiler y de un presunto delito contra las relaciones familiares. Los tres arrestados han quedado en libertad con cargos. Por su parte, la menor ha sido puesta bajo la protección de los Servicios Sociales de la Junta de Andalucía.

La madre se sometió a una inseminación artificial conyugal en una clínica de Málaga, según ha explicado la Guardia Civil en una nota de prensa. Una vez completada la gestación, cedió a su recién nacida a la pareja de Almería y recibió por la transacción 10.000 euros. Las pesquisas de la denominada Operación Princesita comenzaron cuando los agentes tuvieron sospechas de la versión dada por la madre tras el parto. Los Servicios Sociales del Ayuntamiento de Villamartín tenían constancia de que el bebé había nacido muerto y su madre había donado el cuerpo a la ciencia. Así se lo transmitió la madre en una visita que realizaron los trabajadores sociales a su domicilio.

Sin embargo, las indagaciones que realizó la Guardia Civil en el hospital en el que nació la pequeña demostraron que los hechos narrados por la madre no se correspondían con la realidad. Los informes médicos determinaron que la mujer había ingresado para alumbrar a una niña viva y en condiciones de salud normales. A los dos días, madre e hija fueron dadas de alta en buen estado. Sin embargo, la mujer no inscribió a la niña en el registro civil de la localidad.

Según relata la Guardia Civil, la pareja se desplazó desde la localidad almeriense donde residen para llevarse a la niña. En ese encuentro, acordaron que unos días después se verían en Almería con la madre para inscribir a la niña en el Registro Civil y firmar un documento notarial por el que la progenitora les cedía la tutela de la niña. Tras los pasos de la pequeña, con tan solo tres días, la Guardia Civil de Cádiz se desplazó hasta Almería para verificar mediante vigilancias que se encontraba en buen estado.

Hasta dos inseminaciones

Fue entonces cuando los agentes decidieron tomarles declaración a la madre y a la pareja. En los relatos, los agentes encontraron evidencias de que se había puesto de acuerdo. De hecho, sus versiones coincidían en datos claves como la manera de conocerse, el inicio de la relación o la negación de cualquier contraprestación económica por la cesión de la niña.

Pese a ello, ambas partes mostraban numerosas contradicciones. De hecho, los agentes averiguaron que la pareja almeriense habría contactado con varias jóvenes para proponerles que se sometieran a un tratamiento de inseminación artificial conyugal, para cederles el bebé tras el alumbramiento. De todas ellas, la joven de Villamartín accedió a inseminarse hasta en dos ocasiones hasta quedarse embarazada. Todo ello, pese “a la precariedad económica de la mujer, teniendo en cuenta el elevado coste de este tipo de tratamiento”. 

Ahora, los tres implicados en la venta de la niña están acusados de presuntos autores de un delito Contra las Relaciones Familiares, por Alteración de la Paternidad, Estado o Condición del Menor. Tras ser detenidos y puestos a disposición del Juzgado de Instrucción nº 3 de Arcos de la Frontera (Cádiz), los tres han quedado en libertad con cargos. Según han explicado fuentes judiciales, el magistrado ha decidido suspender la patria potestad de la madre sobre el bebé. Igualmente, ha solicitado una prueba de paternidad a uno de los hombres de la pareja almeriense. Está previsto que mañana el juez le tome también declaración por videoconferencia. 

La menor ha sido puesta bajo la protección de los Servicios Sociales de la Junta de Andalucía. “En coordinación con los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado y la autoridad judicial, la Junta activó el protocolo habitual para asumir la tutela de la bebé, que se encuentra con una familia en situación de acogimiento”, ha reconocido la propia Administración en declaraciones a Europa Press. La acogida es una medida transitoria habitual ante situaciones de desamparo ya que “cualquier cambio sobre las medidas de protección se adoptará en coordinación con el juzgado”.