EpiPen, la inyección que se convierte en símbolo de los abusos de farmacéuticas

La farmacéutica Mylan vende en Estados Unidos el producto perfecto. Se llama EpiPen. Los padres de niños alérgicos lo tienen siempre a mano para casos de emergencia. Los restaurantes también guardan este autoinyector de epinefrina en sus botiquines para responder a crisis severas de clientes. Además, caduca al año, por lo que hay que renovarlo periódicamente. Cuesta muy poco producirlo y los rivales no fueron capaces de replicar su tecnología. Este cóctel le permite a la empresa amasar una fortuna e imponer el precio que quiera. Y así, EpiPen ejemplifica también los problemas que arrastra el sistema sanitario de Estados Unidos.

El tratamiento en choques anafilácticos acaba de colocarse en el centro de un torbellino político en Estados Unidos tras disparar los precios más de un 400% en los últimos cinco años. La Casa Blanca acusa a la compañía que dirige Heather Bresch de poner sus intereses por delante de la salud de los más vulnerables. “Las farmacéuticas que se presentan como salvadoras de vidas con sus medicamentos dañan su reputación siendo egoístas”, lamentó el portavoz del presidente Barack Obama.

La candidata demócrata a las presidenciales, Hillary Clinton, también aprovechó el caso para poner el EpiPen como ejemplo de los excesos de las grandes corporaciones. “Es un escándalo”, valoró, “este alza de precios no se justifica”. Varios miembros del Congreso de EE UU, en paralelo, exigen a la compañía que desclasifique el coste real de la producción y comercialización del fármaco. “Esto es avaricia con esteroides”, denuncia el independiente Ron Paul.

El EpiPen genera ventas anuales por valor de 2.000 millones de dólares, de los que unos 1.000 millones se los queda Mylan. Es de lejos su tratamiento estrella, al generarle la mitad del beneficio operativo. La farmacéutica se hizo con el EpiPen hace menos de una década, cuando adquirió el negocio de genéricos de Merck por 6.700 millones. Entonces generaba solo 200 millones en ventas, una cantidad modesta cuando se compara con los 24.000 millones que tenía Merk de cifra de negocio en 2007.

Heather Bresch, hija del senador Joe Manchin, vio rápido el filón y ejerció una intensa campaña en el Congreso de EE UU para que se adoptara una legislación que llevara el EpiPen a los colegios y otros lugares públicos. También consiguió que la agencia del medicamento cambiara las guías para las recetas, lo que de golpe disparó las ventas mientras desarrollaba una astuta campaña publicitaria.

Eso hizo que el EpiPen se considerara tan indispensable como un desfibrilador. Se calcula que en EE UU hay 43 millones de personas a riesgo de sufrir alergias severas. Pero los rivales de Mylan están teniendo gran dificultad para ofrecer una alternativa. Sanofi tuvo que retirar el mercado el Auvi-Q hace un año por problemas con las dosis mientras la agencia del medicamento rechazó el genérico rival de Teva y de Adamis. En Europa, sin embargo, sí hay dos alternativas.

600 dólares por dos dosis

El mercado se encarga de hacer el resto en una situación clara de monopolio. El precio de referencia del EpiPen ronda los 360 dólares (320 euros) para dos inyectores. De ahí escala hasta los 600 dólares (540 euros) en el mostrador de la farmacia cuando se paga sin seguro, por los intermediarios por los que pasa hasta llegar al comercio. Al no existir rivales, no hay opción de negociar precios en un sistema dominado por la opacidad.

La compañía Express Scripts, una de las grandes intermediarias en el negocio farmacéutico, admite que hay un problema. Pero también señala que Mylan se está aprovechando de su posición monopolista. “Incluso si quisiéramos bajar el precio, no podríamos hacerlo, porque no tenemos otra alternativa que comprar este producto”, señalan, “ellos ponen las condiciones”. Ellos se llevan un 5% del precio final de venta.

Heather Bresch trató de evitar el temporal garantizando públicamente que el precio “no será un obstáculo” para las personas que lo necesiten. Primero, activó un programa para reducir el coste con cupones de descuento del 30%. Días después anunció la venta de una versión genérica a mitad de precio al tiempo que defendió que el alto precio del EpiPen se justifica porque la compañía dedicó cientos de millones de dólares a la mejora del producto.

Un problema del sistema

El asunto, en cualquier caso, es mucho más complejo. Bresch llegó a comparar la situación del sector de la salud con la que llevó a la implosión de la burbuja hipotecaria. El consumidor en EE UU, básicamente, está pagando dos veces por los medicamentos. El sistema, de hecho, incentiva el alza de precios y eso provoca a su vez que se eleve las primas de los seguros en una espiral que se alimenta.

“El sistema no funciona”, advirtió la ejecutiva en plena revuelta, emplazando al próximo presidente y al Congreso a encontrar una solución, “porque la situación no es sostenible”. Por eso espera que el escándalo del EpiPen sea “un punto de inflexión”. Las acciones de Mylan, que estableció su sede fiscal en Holanda tras la comprar la división de genéricos de Abbot Labs, cayeron más de un 10%.

Los analistas califican de “extraordinaria” la decisión de poner en el mercado una alternativa genérica como respuesta a la crisis. Señalan, además, que parte del problema es que los competidores no pueden entrar rápido en el mercado porque el proceso de autorización de los medicamentos genéricos lleva años completarse. Eso contribuye a preservar a Mylan como compañía dominante, con lo que puede ejercer un monopolio efectivo mientras no tenga rival.

Qué es el lupus, la enfermedad que padece Selena Gómez

La cantante y actriz estadounidense Selena Gómez se tomará un tiempo alejada de los focos, tras revelar en una entrevista con la revista People que el diagnóstico de lupus le ha causado “ansiedad, ataques de pánico y depresión”. Pero, ¿qué es el lupus, esa enfermedad autoinmune que el televisivo doctor House siempre baraja que pueden tener los pacientes con enfermedades difíciles de diagnosticar?

El nombre de lupus (lobo en latín) viene porque en alrededor del 65% de los pacientes esta enfermedad de origen desconocido se manifiesta con unas lesiones enrojecidas en las mejillas y en la nariz parecidas a la mordedura de un lobo. El lupus es una enfermedad crónica de predisposición genética, que evoluciona por brotes, y en la que un agente exterior desconocido, químico o biológico, produce una alteración inmunológica.

Es una enfermedad de muy difícil diagnóstico. Las enfermedades autoinmunes se parecen mucho entre sí, tienen características clínicas comunes, lo que puede hacer que se tarde hasta seis u ocho años en tener un diagnóstico, según explican los expertos en este tipo de dolencias.

Nueve pacientes de esta enfermedad de cada 10 son mujeres en edad fértil. Hasta hace tan solo unas décadas se les desaconsejaba el embarazo y, hoy, el 85% llega a término con éxito. El lupus eritematoso sistémico (LES) es el buque insignia de las enfermedades autoinmunes. Se puede manifestar en cualquier parte del cuerpo, piel, articulaciones, corazón, o cerebro. El cansancio, el desánimo y los dolores articulares son algunas de sus manifestaciones. La fundación americana de lupus citada por Reuters calcula que alrededor de un millón y medio de estadounidenses desde 2014 han sido diagnosticados de lupus.

Los síntomas más frecuentes del lupus son las manifestaciones en la piel y en las articulaciones, que pueden ir acompañados de fiebre de causa desconocida y cansancio, pero los que más preocupan a los médicos son los que dañan el sistema nervioso y el riñón. Los herpes y las aftas tienen un protagonismo importante en estos pacientes.

Aparte de la medicación, un enfermo de lupus tiene que llevar una dieta equilibrada, hacer ejercicio físico, eliminar los hábitos tóxicos como el alcohol y el tabaco, u otras drogas, y protegerse de los rayos ultravioleta del sol. “La protección solar es fundamental en todos los pacientes, tengan o no manifestaciones dermatológicas. Con ella, se previenen las lesiones cutáneas pero también la aparición de brotes en otras zonas, articulares (artritis), o serositis (inflamación de la serosa, o membrana que envuelve los órganos).

La peligrosa obsesión por los kilos de más

Vivimos en una sociedad en la que la imagen es algo fundamental o, por lo menos, muchos adolescentes lo creen. Rodeados de comida basura; de modelos a los que imitar o envidiar, y la preocupación excesiva por gustar a los demás pone en riesgo a muchos jóvenes, llevándolos muchas veces, a padecer obesidad o un trastorno alimenticio, como bulimia o anorexia. Los datos de obesidad en el mundo, declarada ya como epidemia por la Organización Mundial de la Salud (OMS), son patentes. Esta enfermedad se define como la acumulación anormal o excesiva de grasa que puede ser perjudicial para la salud. “En 2014, 41 millones de niños menores de cinco años tenían sobrepeso o eran obesos”, según explica el mismo organismo internacional.

La mayoría de los estudios han encontrado que los niños y adolescentes que son obesos, tienen más probabilidades de serlo de adultos. Esto provoca que tengan un mayor riesgo a sufrir problemas de salud como son las enfermedades coronarias; la diabetes tipo 2; la hipertensión; la apnea obstructiva del sueño; el asma o los problemas de huesos y articulaciones, entre otros. Además, también pueden aparecer problemas psicológicos asociados a la obesidad infantil, como son la depresión, la baja autoestima y la mala calidad de vida. Pero se puede prevenir.

El papel de los padres y pediatrias

“Los adolescentes cuyos padres se centran en comer sano y en la realización de ejercicio más que en el peso son menos propensos a padecer obesidad o algún trastorno alimenticio”, así lo sentencia, en su último informe, la Academia Americana de Pediatría. El estudio, denominado Preventing Obesity and Eating Disorders in Adolescents, va dirigido a expertos y a su relación con pacientes potenciales.

El pediatra suele ser el primer especialista que se da cuenta del problema y el que tiene la llave para guiar al adolescente. “La actuación en este momento es primordial para una resolución positiva de un posible problema alimenticio”, aseguran los expertos. Los especialistas estadounidenses han creado una guía para los pediatrias y así mejorar el pronóstico de los trastornos alimenticios. “Seis pasos para una calidad de vida mejor”, continúan. “A pesar de que somos conscientes de que el tiempo de los especialistas es reducido, aplicar estas recomendaciones puede ser un muy buen primer paso para educar a la familia y al adolescente en hábitos saludables”, concluyen. Y así evitar males mayores.

Guía

El especialista no debe recomendar una dieta restrictiva ni que el adolescente se salte comidas o fomentar el uso de medicamentos. Debe recomendar el seguimiento de una alimentación sana y ejercicio físico continuado, que se mantenga en el tiempo. La terapia debe estar centrada en hábitos sanos más que en focalizar la atención, exclusivamente, en el peso. “Si un niño está en tratamiento para adelgazar no es positivo que los padres o su doctor le llamen gordo o que se enfaden cuando no consigue el objetivo”, explica la doctora Cristina Mae Wood, del Centro de Psicología Área Humana. “La familia es fundamental para este tipo de problemas en los que el adolescente usa la comida para superar su tristeza. Por ejemplo, los padres no pueden seguir comiendo lo mismo y que el niño coma brócoli o pescado hervido. Tiene que haber coherencia. Y el apoyo de los suyos es esencial. El refuerzo positivo es una buena técnica. Cada avance que dé, se le premia con ir al cine o con alguna otra actividad que le guste”, añade.

Promover la imagen positiva de su cuerpo. Con ayuda psicológica, si fuera necesario. Los problemas de la comida empiezan por una frustración, según relata Wood. “Por ejemplo, los chicos con bulimia o anorexia se evalúan constantemente, llegando a tener una percepción errónea de sí mismos”, continúa. “Son personas que están sufriendo, que se sienten solos y que usan la comida para sentirse mejor, y esto se da tanto en chicos que comen como en aquellos que no lo hacen. Ambos están controlando la comida y eso mantiene el comportamiento patológico, esa idea errónea sobre el mundo y ellos mismos”.

Comer en familia y en casa. “Es algo fundamental, muchos chavales cenan solos, delante de la tele o en sus cuartos. Hay que apagar el televisor, conversar con ellos, conocerles, que se sientan importantes”, explica la experta.

Recomendar que la familia evite hablar constantemente del peso y fomentar que sí lo hagan sobre hábitos saludables. “No es bueno hablar excesivamente del peso, pero tampoco se puede obviar el problema. Es necesario que el chaval sepa lo que le ocurre y cómo solucionarlo”, argumenta Wood.

Averiguar si existe una historia previa de acoso en adolescentes con sobrepeso u obesos y poner remedio con especialistas. Sobre esto hay evidencia científica, “siempre que ha habido un maltrato o una vejación por el peso, al chaval le afecta. Lo que disminuye su autoestima y en muchos casos le lleva a comer más”.

Hacer seguimiento de pérdida de peso en los adolescentes que lo necesiten, asegurándose de que dicha pérdida no deriva en otro problema más serio, como puede ser un trastorno alimenticio. ¿Puede una persona obesa llegar a padecer una bulimia o anorexia? “Sí”, dice Wood. “Todo lo que tiene que ver con la comida procede del control. No controla su vida y lo único que le calma su desazón es la comida. Cuando el chico ve que está adelgazando y se siente bien, y siente que lo controla puede llevarle a padecer alguno de estos trastornos”.

Tú no eres solo tu cuerpo

Para Wood que los especialistas cuenten con una guía está bien, pero no es suficiente. Los problemas de alimentación se tratan mejor de forma conjunta. “Además, es necesario contar con un nutricionista que le explique cómo comer, qué tipos de alimentos hay, los que son necesarios y los que no. Y con un psicólogo que le ayude a plantar cara a sus emociones, a desmitificar todas las imágenes erróneas, a enseñarle técnicas cognitivas y conductuales para que pueda afrontar la nueva situación. Y, por último, la colaboración de la familia, de su entorno, es imprescindible. El chaval debe llegar a concebir que él no es solo su cuerpo”. Y hay que reconocer la realidad: “En los últimos años, ha subido muchísimo el consumo de azúcar. Y no es un problema de los chicos, sino de los padres, de la sociedad. Es necesario educar, enseñar hábitos saludables. La psicoeducación es prioritaria”.

El manual del aborto

“Te acabas de enterar de que estás embarazada…estas cosas pasan”. El signo positivo en ese palito no da lugar a dudas. Este es el comienzo de un trayecto vital en el que la artista californiana Leah Hayes explora lo que rodea a un aborto. Mary y Lisa son las protagonistas de Not funny ha ha (Fantagraphics books), un cómic en el que el lector es partícipe de los miedos y dudas que acompañan a este proceso, pero también de los elementos más prácticos: cuándo llamar, qué efectos se producen en el cuerpo o qué objetos va a encontrar la mujer en la consulta.

Con una estética simple, en tonos cálidos y bajo el subtítulo de Un manual para algo duro, Hayes muestra su interpretación de todo lo que ocurre cuando una mujer decide interrumpir su embarazo. “Mi intención era ayudarlas a no sentirse solas, supongo que en ese sentido sí es una especie de libro de autoayuda”, explica vía mail. El lector, sin embargo, no debe esperarse una sarta de consejos pseudopsicológicos y frases conmovedoras, sino más bien una guía a todas las preguntas que pueden surgir en este proceso. “Simplemente me planteé qué era lo que yo querría escuchar en esos momentos”, apunta. Los hombres son bienvenidos a estas páginas, asegura la ilustradora, porque también ellos pueden estar “tan involucrados como ellas”.

Cada una de las dos protagonistas opta por un tipo de aborto: el quirúrgico y el que se realiza con medicación. El cómic muestra de forma simple y práctica qué sucede en cada uno de los caminos: el sangrado, el tipo de anestesia, las pruebas previas, los dolores y la recuperación. “Hice una amplia investigación sobre los procedimientos médicos antes de comenzar a escribir. También tiré de mis propias experiencias y de las de otras mujeres. Visité centros de planificación en diferentes partes de EE UU y algunos de Europa”, detalla. La autora advierte que no hay que tomar su obra como un vademécum del aborto, sino consultar a un especialista ante cualquier duda. Entre tanto detalle, hay una elipsis deliberada: el momento del procedimiento quirúrgico. La autora lo eligió así porque pretende saber “cómo es cada uno de estos procesos” ya que “cada experiencia es diferente y quería que se pudiera aplicar emocionalmente a cualquier caso”.

El manual del aborto

El lector no sabe nada de las protagonistas más allá de su nombre y su edad. La autora decidió no profundizar en detalles sobre su estatus social ni familiar, su trabajo o estudios, por qué se quedaron embarazadas y ni siquiera la zona geográfica en la que las ubica, porque como apela uno de los personajes del tebeo al lector: “No es de tu incumbencia”. “Ya de por sí hay mucho estrés en tomar la decisión y preocuparte de tu cuerpo una vez que has optado por llevarlo adelante. La cita con el médico, contárselo a la familia, la propia cirugía… Quería centrarme solo en lo que pasa después de haber tomado la decisión de abortar”.

El silencio sobre el aborto motivó a Hayes a aportar su visión particular sobre el asunto, aunque se liberó de demagogias y panfletos. “Es un tema controvertido, lo sé, pero también algo que experimentan tantas mujeres diariamente en todo el mundo…”. Ella decidió ponerlo sobre la mesa con la ilustración, un mundo en el que las mujeres, según su opinión, ganan peso poco a poco. “Aunque nosotras seamos muchas menos, creo que nos hacemos más fuertes cada día. No siento que estemos marginadas”.

Más allá del mensaje político, la autora defiende, ante todo, la libertad de decisión de la mujer y el apoyo incondicional de todo su entorno. “Si decides abortar, es la decisión correcta para ti en ese momento. Con suerte, se convertirá en una anécdota en la que podrás pensar y siempre significará algo para ti que nadie podrá rebatir”.

A partir de ahora, no le darán susto las arañas

Ya le contamos que las picaduras de medusa no se alivian con orina, ni los tiburones son los predadores desalmados que nos muestran las películas de terror. Muchas de las certezas que tenemos asumidas con respecto a los animales son falsas y, en ocasiones, pueden resultar tan perjudiciales para ellos como para nosotros: creer a pies juntillas en la agresividad de los escualos es un impulso igual de erróneo que confiar en la bondad de una vaca. En esta segunda entrega de mitos animales, le presentamos a la falsa araña más peligrosa del mundo y desmitificamos algunas de las creencias asociadas a la serpiente: este misterioso reptil acumula muchas de las leyendas más inquietantes y extendidas en el imaginario colectivo. ¿Sabe qué hacer si le atacan abejas? No, no se meta en el agua. Siga leyendo.

Osos: el olor de la regla no les vuelve agresivos

El olfato de un oso es cien veces superior al del ser humano y mejor que el de cualquier sabueso de rastreo, así que puede rastrear casi cualquier olor, por muy débil que sea. Pero, ¿esa extraordinaria capacidad es motivo para atacar a humanos? En 1967, en el Estado de Montana (EE UU), dos mujeres murieron por el ataque de dos osos grizzlies en el Parque Nacional Glacier. Los investigadores concluyeron que el hecho de que una de ellas estuviera menstruando originó el suceso. Tras la tragedia, recogida por el periodista Jack Olsen en su libro Night of the Grizzlies, el Servicio de Parques y otras agencias advirtieron a las mujeres de que la sangre del periodo podría atraer a los osos y desencadenar un ataque. Sin embargo, no existían precedentes ni evidencias científicas que respaldasen esa teoría.

“Tras realizar estudios en 1991 con osos negros (Ursus americanus), la especie más común en Estados Unidos, e investigaciones en 1985 con osos pardos (Ursus arctos), donde se analizaron cientos de ataques, incluyendo el de 1967, no se encontró ninguna vinculación con la menstruación”, explica el biólogo y fotógrafo Ángel M. Sánchez. Los dos osos implicados en el famoso ataque estaban condicionados por la comida, según relata el libro Backcountry Bear Basics (Mountaineers Books, 2006), de Dave Smith, donde se explica que, como habituales consumidores de basura, los osos habían aprendido a relacionar la comida con los seres humanos, un error fatal para sus víctimas y para ellos mismos. “Aunque un informe del Parque Nacional Yellowstone (EE UU) concluyó que no había ninguna evidencia, el Servicio de Parques recomienda a las mujeres el uso de tampones en lugar de compresas y productos menstruales sin perfume para reducir el nivel de estímulo oloroso”, apunta Sánchez.

“Ante una mordedura de serpiente, calme a la víctima, mantenga la zona de la mordedura inmovilizada por debajo del nivel del corazón y vaya lo antes posible a un hospital” (Fernando Mateos, biólogo)

¿Hay algo de verdad en el mito? “Un estudio de 1983 con osos polares (Ursus maritimus) en cautiverio demostró que, expuestos a una serie de estímulos olorosos, respondieron fuertemente solo a los olores derivados de la foca y los tampones usados. Sin embargo, las pruebas se limitaron a una muestra de cuatro osos y doce encuentros en vivo con mujeres menstruando. Comparativamente, los osos estuvieron mucho menos interesados en los olores de la sangre menstrual que en los de cualquier tipo de alimento”, señala este experto en vida salvaje.

Serpientes: no atacan a mujeres lactantes

Las serpientes están entre la fauna que más falsas creencias ha generado a lo largo de la historia: que las hay con pelo, que clavan la cabeza en el suelo y dan latigazos o que hipnotizan a sus presas con la mirada. La culebra bastarda protagoniza una de las leyendas más arraigadas en España, encarnando la popular bicha. Extendida por buena parte de nuestra geografía, la historia de la serpiente que bebe del seno de la mujer lactante cuando se queda dormida es una escena mitológica que ha quedado grabada en nuestra Historia del arte (están representadas, por ejemplo, en los capiteles de iglesias de Burgos, Huesca o Asturias) y en nuestra literatura, como en la obra de Camilo José Cela Mazurca para dos muertos (1984). “En algunos sitios se dice que para que los bebés no lloren y despierten a la madre, la serpiente le pone la cola en la boca como si fuera un chupete. También existe el mito de que las culebras entran en las cuadras para mamar de las vacas. No tiene fundamento real: ni beben leche ni tienen la boca preparada para succionarla, de una mujer o de cualquier otro mamífero”, indica el biólogo David Álvarez.

Tan ficticio es esto como pensar que sus mordeduras se solucionan emulando a los western, donde el héroe, cuchillo en mano, hace un corte en la herida de la víctima y succiona el veneno del ofidio, que luego escupe en un gesto de orgullosa dureza. “No solo no serviría para eliminar el veneno, sino que aumentaría el estrés de la persona atacada, aceleraría su ritmo cardiaco y el veneno haría efecto antes, con el riesgo de producir una infección de peores efectos que la propia mordedura”, alerta Álvarez.

Para Fernando Mateos, doctor en ecología del comportamiento y miembro de la Sociedad Española de Etología y Ecología Evolutiva, el conocido método de las películas provocaría también el envenenamiento del succionador, al absorber el veneno a través de la mucosa bucal. “Un estudio de la Universidad de California (EE UU) confirmó que ni siquiera usando un equipo de extracción se sacaría algo de veneno: los colmillos de, por ejemplo, una víbora de Russell, miden casi dos centímetros de largo y una incisión efectiva seccionaría arterias, músculos y nervios. En casi todas las situaciones, lo recomendado es calmar a la víctima, manteniendo la zona de la mordedura inmovilizada por debajo del nivel del corazón y desplazarse lo antes posible a un hospital”, aconseja este experto.

“Si se mete en el agua y no se ha alejado lo suficiente, las abejas seguirán atacándole cada vez que salga a respirar” (Mateos)

En caso de que en su camino se cruce con una serpiente y esta le llegue a morder, no se haga el valiente: “Siempre hay que tranquilizarse y acudir a un centro de salud”, señala Álvarez. La mayoría de las serpientes de la Península ibérica no son venenosas, solo cinco lo son y, de ellas, tres podrían entrañar algún peligro, si sus mordeduras no fueran tratadas. En muy pocas ocasiones llegan a ser fatales, menos de un 1% de todos los casos ocurridos entre 1997 y 2006. “También son venenosas las culebras bastardas, pero inoculan el veneno con los dientes posteriores, por tanto, no lo hacen al morder, sino al tragar la presa”, advierte este biólogo.

Aunque no le acaben de gustar, recuerde que la mayoría de las serpientes son inofensivas. Si se encuentra una, déjela tranquila, nunca le perseguirá ni intentará morderle de no sentirse amenazada. “En pocas ocasiones, los ataques se deben a accidentes al mover rocas o al pisar involuntariamente a la serpiente. La mayoría de las mordeduras se dan cuando se intenta manipular o matar al animal. Cuando se acorrala a una serpiente venenosa, tratará de escapar e, incluso si nos muerde, lo puede hacer sin inyectar veneno. Lo más normal es que las serpientes huyan de usted al detectarle, y ni las vea”, asegura el biólogo Mateos.

Murciélagos: no auguran el mal de amores

Los murciélagos no solo inspiraron los cómics de Batman. En muchos países se ha extendido la creencia de que los quirópteros aterrizan y se enmarañan en el pelo de las personas de forma voluntaria. “Por ejemplo, en Francia se cree que cuando un murciélago se enreda en el pelo de una mujer es una señal que indica que la relación amorosa va a fracasar, y en algunas zonas de Estados Unidos se dice que el pelo se vuelve gris y da mala suerte”, relata David Álvarez, quien confirma que no hay ningún peligro real.

“Es muy difícil que un murciélago se llegue a enredar en el pelo de alguien, a no ser que sea por casualidad al entrar en una cueva o una casa abandonada donde habite un gran número, y al volar acaben tropezando y enredándose al pelo. Como en muchos otros mitos, la imaginación y la exageración de un hecho casual han dado lugar a esta falsa creencia”, sostiene este especialista.

Insectos: la araña más venenosa del mundo no es una araña

Las arañas muerden con quelíceros, unas piezas especiales que tienen en la boca, “sin embargo, muy pocas especies pueden hacer daño. En la mayoría de los casos, ni siquiera pueden atravesar nuestra piel con este órgano”, llama a la calma Mateos. Además, no todo aquello a lo que llamamos “araña” en realidad lo es, como ocurre con el opiliones, visitante frecuente de nuestras casas. “Un mito arraigado en Estados Unidos lo llega a considerar como la araña más venenosa del mundo. Sin embargo, son inofensivos, ya que no tienen glándulas venenosas”, recuerda el experto. Su aspecto es el de la imagen que está bajo estas líneas. ¿Se ha encontrado con alguno? Pues no huya.

Opilión, 'Hadrobonus grandis'.
Opilión, ‘Hadrobonus grandis’. Bruce Marlin, Wikimedia

Pero, ¿qué hacer si encuentra una araña recorriendo las paredes de su casa? “Una opción es dejarla estar y que se coma los mosquitos. Si prefiere no tenerla cerca, no use violencia innecesaria ni perfume su casa con veneno que acabe en su comida. La solución es simple: use la técnica del papel y el vaso. Cubra la araña con un vaso y deslice el papel bajo la araña, atrapándola. Así puede liberarla en el jardín o el balcón, para que siga ayudando a deshacerse de los mosquitos”, aconseja el biólogo: “Si busca en la Red videos de arañas del género Maratus, no pasará miedo, sino que empezará a ver a estos seres con ojos más amables”.

Por alarma del inquietante virus Zika, los mosquitos se han puesto de moda en la escala de alerta animal. Y como pasaba con los arácnidos, otros insectos similares en apariencia a los mosquitos cargan injustamente con los mismos prejuicios. “Proliferan las noticias preocupantes y nos sugestionamos colectivamente viendo peligros donde no existen. Un ejemplo es confundir a las inofensivas típulas con mosquitos gigantes. Alguna vez se las puede ver revolotear torpemente alrededor de alguna farola. Parecen mosquitos vigoréxicos, capaces de dejarte seco de un sorbo, pero en realidad son inofensivos. Sus larvas, en algunas especies, depredan a los verdaderos mosquitos. En fase adulta (imago) se alimentan de néctar, o directamente no comen y se dedican solo al amor”, explica este biólogo.

Abejas: no paran de picarle porque se meta en el agua

“En España, hasta hace poco, no nos preocupábamos mucho por las garrapatas y se las relacionaba más con las mascotas. Pero la situación está cambiando a causa de factores como el calentamiento global y los cambios en la gestión de hábitats, que hacen aumentar su distribución y sus poblaciones”, explica Fernando Mateos. La manera de extraerlas suscita abundantes mitos. Métodos que emplean algunos propietarios de mascotas como el fuego, la gasolina, la acetona, el barniz o en frotar con sal, hay que descartarlos. “Lo correcto es usar unas pinzas finas para sujetar la cabeza de la garrapata, y tirar hacia fuera hasta sacarla, sin retorcerla ni presionar el cuerpo. Hay que evitar que la garrapata regurgite dentro de nuestra piel, lo que ocurriría si la apretamos, ahogamos o matamos antes de sacarla. Una vez fuera, mejor guardarla en un botecito con alcohol. Si en los días siguientes se enrojece la zona de la picadura o aparecen síntomas de gripe, se recomienda ir al médico con la garrapata extraída”, aconseja este biólogo.

¿Camina plácidamente por el bosque y se ha topado con abejas? Corra sin mirar atrás y no pare hasta encontrar refugio en un vehículo o en una casa. Y, aunque lo haya escuchado, nunca salte al agua para escapar. “Si no se ha alejado lo suficiente, estos animales  seguirán atacándole cada vez que salga a respirar. No se entretenga en sacudirlas o matarlas, ya que sus movimientos le facilitan su localización. Cuando las abejas extienden el aguijón, o cuando lo dejan clavado en su objetivo, segregan feromonas de alarma que atraen a más abejas, que a su vez seguirán atacando hasta que se marche o deje de moverse. Cúbrase la cara, aunque sea con una camiseta, para proteger la visión: si le empiezan a picar cerca de los ojos, le será más difícil orientarte”, recomienda Mateos.

Un test que analiza 70 genes puede reducir el uso de quimioterapia en pacientes con cáncer de mama


Vista al microscopio de células cancerígenas durante el proceso de proliferación de un tumor de mama. VVG / SCIENCE PHOTO LIBRARY

El 46% de las mujeres calificadas de alto riesgo, según los criterios tradicionales, puede evitar este tratamiento

Descubren cinco nuevos genes vinculados al cáncer de mama

  • ALICIA BONILLA HERRÁEZ
  • Madrid
  • @AliciaBonilla_H

31/08/2016 20:12

El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente entre las mujeres de todo el mundo, en concreto, una de cada 10 españolas padecerá esta enfermedad en un futuro. En algunos tipos en los que se aplica quimioterapia adyuvante (complementaria a otro tratamiento, por ejemplo, tras una cirugía), como es el caso del cáncer de mama con ganglios negativos -sin células cancerosas- o con uno a tres ganglios positivos, en los que tanto el riesgo de extenderse a otros ganglios como de recaída son mínimos, un 15% de los oncólogos considera que es innecesarioel tratamiento con quimioterapia.

La llegada de un nuevo test que analiza 70 genes y que se llama MammaPrint puede cambiar la vida de estas mujeres. De hecho, los datos que revela un estudio publicado en la revista The New England of Medicine, que evalúa los resultados del ensayo clínico MINDACT (‘Microarray en pacientes con ganglios negativos o de uno a tres ganglios positivos permite evitar la quimioterapia’, por sus siglas en inglés), esclarece que el uso de este test revolucionaría la práctica clínica.

Se han incluido en el estudio todos los tipos de cáncer de mama que existen, entre estos hay tumores muy agresivos que necesitan quimioterapia y otros que no, pero todos se encuentran en estadios iniciales“, indica Isabel Rubio, coordinadora de SOLTI (un grupo académico de referencia en investigación clínica del cáncer de mama) para el estudio de MINDACT en España y coautora del estudio, a una entrevista a EL MUNDO.

Este nuevo test analiza el riesgo de recaída en mujeres con cáncer de mama y permite averiguar si las afectadas por esta enfermedad pueden prescindir de la quimioterapia adyuvante y de sus efectos secundarios. “Es un estudio importante porque aporta más información en determinados pacientes para evitar darles quimioterapia, analizando 70 genes que permiten conocer si el riesgo de recaída es alto o bajo”, explica Rubio.

MINDACT es un estudio internacional, prospectivo y aleatorio en fase III, en el que se seleccionó a 6.693 mujeres con cáncer de mama invasivo con cero o tres ganglios linfáticos positivos, sin metástasis a distancia, y con edades entre los 18 y los 70 años. También participaron en este estudio 112 hospitales de nueve países a través de 7 grupos de colaboración, entre ellos SOLTI.

Las muestras de los tejidos fueron sometidas a un examen de riesgo clínico, basado en factores clínicos y patológicos (como edad, estado menopáusico o tipo histológico, entre otros), mediante la herramienta Adjuvant! Online, y un examen de riesgo genómico con la prueba MammaPrint. En concreto, la prueba de MINDACT -MammaPrint- examina 70 genes de cáncer de mama, que no son hereditarios, sino que se encuentran presentes en el propio tumor.

Tras analizar los datos de 6.693 mujeres, el ensayo reveló que tomar decisiones terapéuticas basadas en el riesgo genómico en vez de criterios clínico-patológicos convencionales puede cambiar la forma en la que los oncólogos y pacientes toman las decisiones sobre la enfermedad, y reduce en un 14% las prescripciones de quimioterapia.

Concretamente, si ambas pruebas indican un riesgo bajo de recaída, no se aconseja quimioterapia, pero si tanto en la prueba clínica como genómica el resultado es de un riesgo alto, sí que es necesaria la quimioterapia.

“Son pasos que damos para tratar de personalizar más los tratamientos y para evitar sobretratar a los pacientes. Todos los tratamientos del cáncer tienen efectos a largo plazo y el objetivo es una calidad de vida óptima”, asegura la coautora del estudio.

Los pacientes discordantes

Entre las afectadas con un riesgo alto de recaída, según los criterios clínico-patológicos convencionales (3.356 pacientes), se seleccionó a 1.550 que, además, tenían un riesgo genómico bajo a través del test MammaPrint. Son lo que se conoce como pacientes discordantes. “Antes, las mujeres con ganglios positivos eran consideradas de alto riesgo, pero actualmente un 46% no tienen por qué recibir quimioterapia, ya que su riesgo clínico es alto, pero su riesgo genómico es bajo, son los pacientes conocidos como discordantes”, aclara Rubio.

Asimismo, la tasa de supervivencia sin metástasis a un plazo de 5 años, para este grupo de mujeres con resultados discordantes, superó el 94%. La diferencia absoluta en la tasa de supervivencia entre las mujeres que no recibieron quimioterapia y las que sí fue un 1,5% superior en aquéllas que recibieron quimioterapia. “La diferencia es de un 1,5% a cinco años de supervivencia, es muy bajo, y un número importante de pacientes puede evitar recibir la quimioterapia”, dice la coordinadora de SOLTI.

Todas las participantes del estudio continúan recibiendo un seguimiento por parte de los oncólogos y se registrará su evolución durante 10 años. Además, sus muestras están almacenadas en un biobanco y podrán utilizarse en futuras investigaciones sobre el cáncer de mama. “Es importante tener en cuenta los resultados a 10 años, porque puede haber una recaída”, sostiene Rubio.

Una ‘calculadora real’ para el riesgo de insuficiencia cardiaca


La prevalencia de la insuficiencia cardiaca en España es del 5%. LUIS PAREJO

Con esta herramienta los médicos pueden saber los pacientes que estén en riesgo alto, medio o bajo de ingresar en el hospital por este problema

La insuficiencia cardiaca aguda provoca 113.000 ingresos hospitalarios en ancianos

  • CLARA SIMÓN VÁZQUEZ
  • Madrid

31/08/2016 18:15

La insuficiencia cardiaca es la causa del 3% de las muertes en hombres y del 10% en las mujeres. Por eso, se considera un problema sanitario de primer orden en España. En los países europeos de nuestro entorno y en Estados Unidos, la prevalencia de la enfermedad se sitúa alrededor del 2%, pero en España esta cifra puede llegar al 5%, según los datos de un estudio firmado por Inés Sayago-Silva, de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca Avanzada, Trasplante Cardiaco e Hipertensión Pulmonar del Hospital Universitario Puerta de Hierro, en Madrid, que se publicó en la Revista Española de Cardiología.

Conocer el riesgo real de este grupo de pacientes podría ayudar a mejorar su control. En este sentido, Jesús Álvarez-García, de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca del Hospital de la Santa Creu i Sant Pau, de Barcelona, ha presentado en el Congreso Anual de la Sociedad Europea de Cardiología, ESC en sus siglas inglesas, que se clausura hoy en Roma, un estudio que valida la “calculadora de riesgo” Redin-SCORE; es decir, que sirve para pacientes de la vida real y no solo los que participan en los estudios.

Seis signos claves

La calculadora se ha desarrollado a partir de un estudio en el que han participado un número variado de centros españoles donde se recogen seis aspectos clave de esta enfermedad: presencia de signos de insuficiencia cardiaca izquierda, frecuencia cardiaca mayor de 70 latidos por minuto, anemia, insuficiencia renal, aurícula izquierda dilatada en el ecocardiograma y elevación de péptidos natriuréticos.

La utilidad de la escala es grande, ya que con esta nueva herramienta los médicos pueden conocer los pacientes que se encuentran en riesgo alto, medio o bajo de ingresar en el hospital por insuficiencia cardiaca tanto a corto plazo -menos de un mes-, como a largo plazo -en un año-.

“Seleccionar a pacientes de muy bajo riesgo nos sirve para reducir la complejidad de la asistencia hospitalaria, o para identificar al que tiene alto riesgo, ser más agresivo con el tratamiento y hacer un seguimiento más estrecho en el tiempo”, asegura Jesús Álvarez-García, miembro de la Sociedad Española de Cardiología, quien añade que en las unidades de insuficiencia cardiaca de los hospitales es muy interesante saber qué paciente presenta bajo riesgo de ingreso por este motivo durante el próximo año y puede ser derivado a su médico de atención primaria o al internista para su seguimiento.

Más pacientes

El siguiente paso es ampliar su uso en más pacientes, porque se ha comprobado su resultado en los enfermos que son atendidos por cardiólogos en consultas de hospitales, pero se desconoce cómo se puede comportar la herramienta en los que habitualmente ven los médicos de atención primaria o los de medicina interna, que suelen ser enfermos más ancianos y con mayor número de comorbilidades. Habrá que ver si la calculadora amplía horizontes.

La planta de Chiloeches intentó recuperar el permiso dos meses antes del incendio

Para entonces, ya llevaba abierta desde hacía meses una investigación del Seprona la Guardia Civil, que había recibido varias denuncias que apuntaban a que los responsables de la planta camuflaban los residuos tóxicos con desechos de construcción para trasladarlos a vertederos de demolición y ahorrarse así el coste del correcto tratamiento.

En marzo de 2016, cinco meses después de que la suspensión de la autorización fuera firme, la Consejería de Medio Ambiente de Castilla-La Mancha ordenó una inspección para constatar “si los incumplimientos [que habían motivado la suspensión de la autorización] se habían subsanado”, según la información traslada a EL PAÍS por la Junta. Un primer informe de abril del Servicio de Medio Ambiente de la consejería en Guadalajara apuntaba que no se habían subsanado y que el propietario de la planta —KUK Medio Ambiente— había arrendado las instalaciones a otra empresa —Grupo Layna— “de la cual no se tiene constancia de que tuviese la autorización para dicha actividad”.

En junio, técnicos de la consejería y agentes del Seprona volvieron a la planta y detectaron más irregularidades. El jefe de servicio de Medio Ambiente entregó una orden al propietario en la que le instaba a cumplir con la suspensión de la autorización.

El 28 de junio llegó a la consejería un escrito de KUK en el que se indicaba que ya había subsanado las deficiencias y solicitaba que se levantara la suspensión de la autorización. Los técnicos volvieron a inspeccionar la planta y, según la Junta, insistieron en que no se habían solucionado los problemas.

En un informe del 14 de julio los técnicos recomendaron “mantener la suspensión de la actividad” y la “evacuación de los residuos”, que debería acometer KUK. Según fuentes de la Consejería de Medio Ambiente, los técnicos realizaron en ese informe una estimación sobre la cantidad de residuos que se acumulan allí: unas 20.000 toneladas. Y cifraron, “de forma muy aproximada”, en 1,2 millones de euros el coste que tendría la gestión correcta de todas esas toneladas. Ese importe tendría que haberlo asumido el propietario de la planta. Un mes y medio después de este informe, en la madrugada del 26 de agosto, la planta salió ardiendo.

Comparecencia de Page

El PP de Castilla-La Mancha ha pedido este martes la comparecencia en el Parlamento autonómico del presidente regional, Emiliano García-Page (PSOE), “para que dé explicaciones claras del incendio de Chiloeches”. “Page debe explicar la situación previa al incendio, qué medidas se tomaron, qué medidas de vigilancia e inspección se realizaron en la nave incendiada, por qué esos materiales que allí se encontraban no se retiraron antes y por qué tenemos en pocos meses una segunda desgracia medio ambiental en Castilla-La Mancha”, sostuvo el PP a través de un comunicado.

Por su parte, la organización Ecologistas en Acción ha vinculado el incendio de la planta de Chiloeches, que está controlado pero no declarado extinguido, con la aparición de “cientos de peces muertos” en las aguas del río Henares a su paso por la localidad de Alcalá de Henares. Junto a la planta hay un riachuelo que desemboca en el Henares. Además, Ecologistas en Acción alertó del “fuerte olor a disolvente” en esas aguas. Sin embargo, las Administraciones han negado hasta ahora que se hayan producido vertidos al río.

¿Qué comemos hoy?

Al menos en España, los ricos son cada vez más delgados y los pobres cada vez más gordos. Están abiertas dos ramas peligrosas: una que, gracias a unas dietas ridículas, pretende alcanzar unos cánones de belleza irreales; y otra que, quizá como consecuencia de la ignorancia, está llegando a incrementar la obesidad de manera preocupante. Es curioso que en un supermercado un paquete de seis bollos industriales cueste 1,10 euros mientras que seis manzanas cuesten 2,24. Así, muchos españoles están expuestos cada vez más a problemas de salud ¿Cómo volver a la dieta mediterránea?— Teresa Picardo Gomendio. Madrid.