Colegios y sindicatos de enfermería animan a una huelga a la japonesa

“No debemos aceptar órdenes verbales, y muy especialmente en lo relativo al uso de medicamentos sujetos a prescripción”. Esta indicación que ha hecho llegar la Mesa de la Profesión Enfermera (los colegios y el sindicato SATSE) a los 247.000 profesionales de esta tarea sanitaria es la respuesta al real decreto aprobado el 23 de diciembre por el Ministerio de Sanidad en el que se restringía su capacidad de decidir por su cuenta qué fármacos o productos usar o recomendar a los pacientes. Es decir, se trata de una especie de huelga de celo o a la japonesa al seguir a rajatabla la nueva regulación.

La carta pone como ejemplos de las tareas que ya realiza el personal de enfermería y que, según el real decreto, no van a poder hacer más si no hay una orden por escrito de un médico. Por ejemplo, no podrán “vacunar bajo un calendario o protocolo de vacunación, utilizar o indicar determinadas pomadas para la realización de curas de heridas o úlceras por presión (por ejemplo, las colagenasas)” y tampoco les estará permitida “la utilización de todo tipo de heparinas para el mantenimiento de vías periféricas o centrales”. La carta añade que hay, además, “tantas y tantas actuaciones que en el día a día veníamos realizando de forma autónoma o en aplicación directa de protocolos, que a partir de hoy dejan de tener vigencia, en tanto en cuanto no cumplan con lo establecido en el artículo 6 del real decreto”.

El objetivo de la Mesa es demostrar que, si no se regulariza una actividad que afirman que realizan desde siempre sin que estuviera regulada, el sistema de atención sanitaria se va a resentir, al sobrecargar de tareas burocráticas a los médicos. De esta manera, además, serán los facultativos —los que más se han opuesto a que se regule el uso y recomendación de medicamentos por los enfermeros— los primeros que sufran las consecuencias del real decreto.  

Precisamente el hecho de que lo que se pida sea aplicar estrictamente la normativa es lo que da tranquilidad legal a la Mesa de Enfermería para proponer esta medida de presión. La justificación oficial es que si no se les permite “realizar las actuaciones, hasta ahora habituales”, que desarrollaban “en relación a dichos medicamentos [los que necesitan receta]“, podrían “incurrir en intrusismo profesional con las graves consecuencias que ello puede tener”. El primero de estos efectos es que “todas las actuaciones que puedan incluirse en lo descrito anteriormente, de realizarse de forma autónoma por la enfermera, estarán excluidas de la cobertura” de su seguro de responsabilidad civil.

En la misiva no se indica una fecha para empezar la huelga de celo. El real decreto establecía que entraba en vigor el día siguiente a la publicación de este en el BOE, lo que supone que rige desde el 24 de diciembre. Fuentes del sector de enfermería afirman que, de momento, se está “calentando motores”, y que se hará una campaña después de Navidades.

El conflicto entre ambos colectivos profesionales se remonta a 2009, cuando el Congreso aprobó una modificación de la Ley del Medicamento que permitía que los enfermeros dispensaran, usaran y recomendaran fármacos (lo que se denominó prescripción enfermera) por su cuenta, siempre que se ajustaran a protocolos ya establecidos en los que había participado un médico. Pero el desarrollo de esta idea, su concreción, no se ha plasmado en un real decreto hasta ahora.

Los enfermeros afirman que se ha hecho a traición. El texto que revisó el Consejo de Estado respondía a esa idea de autonomía limitada. Decía que estos profesionales “podrán indicar, usar y autorizar la dispensación de medicamentos sujetos a prescripción médica, mediante la correspondiente orden de dispensación”. Pero el real decreto que se aprobó el Consejo de Ministros el 23 de octubre, y que se publicó dos meses después, llevaba un añadido: que el enfermero podría hacer todo eso “siempre que el correspondiente profesional prescriptor [el médico] haya determinado previamente el diagnóstico, la prescripción y el protocolo o guía de práctica clínica y asistencial a seguir”. Es decir, el personal de enfermería perdía toda capacidad de decidir por sí mismo.

Esto último es lo que, por el contrario, defienden los médicos, ya que a ellos corresponde, según la ley, la prescripción de medicamentos, y el seguimiento del proceso asistencial.

¿Deben venderse los cigarrillos electrónicos en las farmacias?

A la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) no le gusta que los estancos sigan teniendo en exclusiva la venta del tabaco. En su último informe, donde analiza el proyecto de real decreto para la regulación del tabaco, vuelve a criticar el sistema de monopolio. Pero además, aprovecha también para criticar la nueva normativa que regula también la venta del cigarrillo electrónico, que ha quedado reservada en el proyecto normativo a estancos, farmacias, parafarmacias y tiendas especializadas y se prohíbe la venta a distancia y en máquinas expendedoras.

“Siendo criticable la reserva de distribución en estancos (en la línea de la observación anterior), sorprende más aún la reserva en farmacias y parafarmacias en tanto en cuanto el enfoque de este Proyecto de Real Decreto es la consideración de los productos susceptibles de liberación de nicotina como producto relacionado con el tabaco (y no con carácter general como medicamento)”, señala el organismo supervisor.

En un informe sobre el proyecto de Real Decreto por el que se regula la fabricación y venta de productos de tabaco, el organismo supervisor echa en falta un análisis amplio y comprensivo del conjunto de instrumentos de política pública en el sector del tabaco (política impositiva, medidas de oferta y demanda, campañas de información, etc.). Suscribe que a ello no ayuda, sino más bien lo contrario, la dispersión de órganos encargados de que se aplique la normativa.

Ventaja para las tabaqueras

El informe analiza con profundidad la regulación de los dispositivos susceptibles de liberación de nicotina (cigarrillos electrónicos) con los productos del tabaco. Además de poner dudas sobre la idoneidad de restringir su venta a determinados espacios, a su juicio, la equiparación de estos artículos con el tabaco puede suponer “una clara ventaja a las empresas tabaqueras, presentes ya en el sector del tabaco que cuentan, sin coste adicional, con la infraestructura exigida y el know how del negocio de un mercado análogo en regulación y estrategias comerciales”.

En ese sentido, recomienda “la evaluación de tales restricciones bajo la óptica de necesidad, proporcionalidad y mínima restricción competitiva así como la consideración de alternativas de intervención (como pudiera ser el aumento del gravamen a través de impuestos específicos)”.

Además de restricciones de venta, la normativa prevé imponer al cigarrillo electrónico las mismas prohibiciones de publicitarse que al tabaco. E incluso duda de si no habría que revisar las trabas al márketing del tabaco en general. “Si bien las restricciones a la publicidad y a la actividad promocional tienen su justificación en el fin de protección de la salud y prevención del tabaquismo, cabría replantearse la necesidad y proporcionalidad de algunas de ellas, previstas no solo en este PRD sino en el resto de la normativa sectorial. Cabría reconsiderar en especial aquellas restricciones que limitan la entrada de nuevos operadores y se traducen en un mantenimiento el statu quo de un sector de por si tan blindado a la competencia (por la propia regulación, estructura del sector, características del proceso productivo, etc.)”, plantea.

Críticas al sistema de estancos

También destaca que la distribución y venta minorista de productos del tabaco se siguen reservando en exclusiva a determinados establecimientos (estancos y puntos de venta con recarga). “Si bien se trata de restricciones ya previstas en la normativa vigente, constituyen una restricción a la entrada de operadores y un blindaje a los operadores. Recomienda, en la línea de lo ya advertido previamente por esta CNMC, reconsiderar estas restricciones y, en especial, el mantenimiento del monopolio en la distribución minorista del tabaco dado la débil justificación con que cuenta”, sostiene.

A su juicio, existen además, otros aspectos cuya regulación sería mejorable desde el punto de vista de la promoción de competencia y regulación económica eficiente. Por ejemplo, el amplio catálogo de restricciones a la competencia que, aunque derivan en buena medida de la normativa europea, constituyen barreras a la entrada de nuevos operadores. “Las restricciones no están debidamente justificadas en cuanto a su adecuación a los principios de regulación económica eficiente y mínima distorsión competitiva”.

Justificar mejor la normativa

La CNMC recomienda eliminar la reserva y prohibiciones que prevé el proyecto, o en su caso, justificar de acuerdo con los principios de regulación económica eficiente la racionalidad de estas medidas. Por otra parte, propone “evaluar con arreglo a los principios de regulación económica eficiente el régimen y procedimiento de autorización de laboratorios participantes en la verificación y control de calidad, así como reforzar las garantías de no discriminación por razón de la nacionalidad de los laboratorios. Se considera conveniente además reforzar las garantías de independencia de los estudios exigidos a fabricantes e importadores”.

2015 resumido en 10 noticias

Actualizado 31/12/201505:10

Desde la técnica CRISPR que ha permitido curar a la pequeña Layla hasta los líos nacionales relacionados con las vacunas, la hepatitis C o el Real Decreto de Enfermería. Éstas son las 10 noticias que necesita leer para saber qué pasó en 2015.

Una vacuna para el ébola

Más de 9.000 personas en Guinea Conakry, EEUU y Suiza han probado con éxito la que podría convertirse en la primera vacuna eficaz contra el ébola. La terapia VSV-ZEBOV, que también se está estudiando en unos 40 voluntarios españoles, es capaz de generar anticuerpos eficaces contra un patógeno que ha causado en los dos últimos años 13.000 víctimas y 28.000 infectados. De momento, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado el fin del brote en Guinea, aunque la enfermedad aún sigue activa en Sierra Leona y Liberia.

Layla y el hito del año

Si le interesa la ciencia, vaya aprendiéndose estas siglas: CRISPR. Porque esta técnica de edición genética dará muchas y muy buenas noticias en el futuro. Elegido como hito del año por la revista Science, esta especie de ‘corta-pega’ de fragmentos defectuosos de ADN tiene su principal aplicación en el campo de las enfermedades raras, pero también para el desarrollo de fármacos. Que su uso es ya una realidad, con resultados palpables, lo demuestra el caso de la pequeña Layla, curada de una agresiva leucemia gracias a CRISPR.

Una abuela muy generosa

Francisca Fuentes, de 55 años, ha sido la primera abuela en donarle un fragmento de su hígado a su nieto Juan José, nacido con una malformación en el hígado cuya única opción para sobrevivir pasaba por un trasplante. El suyo ha sido uno más en la interminable cifra de donaciones que siguen convirtiendo a España en líder mundial, tanto en donante vivo (como el caso de Francisco) como con cadáveres. En total se han alcanzado los 4.360 trasplantado y una cifra récord de 36 donantes por millón de habitantes.

Luces y sombra en la hepatitis C

Durante este año más de 30.000 afectados por hepatitis C se han tratado con los medicamentos de última generación (los antivirales de acción directa, como sofosbuvir); si embargo, los afectados siguen reclamando tratamiento para quienes se encuentran en las fases iniciales de la enfermedad.

17 calendario vacunales

Meningitis, varicela, tosferina… Este año de nuevo las vacunas han sido noticia en España por motivos bien distintos. La muerte de varios bebés recién nacidos por tosferina ha obligado a última hora a varias CCAA http://www.elmundo.es/salud/2015/11/20/564f291546163f8c2e8b4633.html a incluir la vacuna a embarazadas, una recomendación que algunas regiones desoyeron inicialmente.

En el caso de la varicela, en verano, el Consejo Interterritorial volvió a reintroducir esta vacuna en el calendario vacunal; mientras que la venta en farmacias de la de la meningitis B ha pillado a su fabricante sin stock suficiente.

Células madre contra el VIH

España será el primer país del mundo en probar una terapia a base de células madre con una particular mutación capaz de atacar al VIH. Según anunció la Organización Nacional de Trasplantes, ya se han identificado 162 muestras de cordón umbilical almacenadas en bancos públicos portadoras de la mutación CCR5 Delta 3, que ya permitió curar al llamado paciente Berlín.

Casos de ceguera en España

Un producto oftalmólogico que se usa tras las operaciones de desprendimiento de retina (el perfluorooctano) es la causa de 41 casos de ceguera repartidos por toda España e investigados por las autoridades.

El cáncer cerebral en una gota de sangre

La llamada biopsia líquida, capaz de identificar restos de células tumorales en fluidos como la sangre, ha dado este año un paso más de la mano de investigadores españoles. Científicos del Hospital Vall d’Hebron han utilizado el líquido cefalorraquídeo para seguir la progresión de un tumor cerebral, uno de los más difíciles de trazar por la protección que la barrera hematoencefálica confiere a este órgano.

El enfado de Enfermería con el gobierno

Tras años de negociación, la aprobación del Real Decreto que regula el uso, indicación y autorización de fármacos por parte del personal de enfermería no convence a este colectivo, que considera que el nuevo texto legal les deja en una situación de indefensión jurídica. Ya han anunciado movilizaciones, así como un recurso ante el Tribunal Supremo.

Una vacuna contra el dengue

México y Brasil han sido los primeros países en autorizar una vacuna contra el dengue, una enfermedad más conocida como fiebre rompehuesos. La vacuna consta de tres dosis y está autorizada de momento para personas de nueve a 45 años (residentes en zonas endémicas), por lo que no podrá administrarse aún a los niños, uno de los grupos más vulnerables a esta infección, endémica en 100 países.

El especialista volcado en la Salud Pública

Miguel Ángel defiende el vínculo entre las bebidas azucaradas y el sobrepeso

Descubre más de nuestros héroes anónimos de 2015

Actualizado 31/12/201505:10

Cuando empezó a estudiar medicina hace más de 30 años, poco podía imaginar este catedrático en Salud Pública y experto en Epidemiología que el azúcar iba a ser la piedra en su zapato durante más de una década. Sin embargo, y a pesar de las molestias que le ha provocado en estos últimos años, el afán de Miguel Ángel Martínez-González por prevenir enfermedades que se están convirtiendo en epidemias le ha llevado a defender con determinación el vínculo entre bebidas azucaradas y el sobrepeso. Tampoco ha renunciado a omitir la estrecha relación que hay entre algunos estudios científicos y la industria de este sector alimentario.

Su interés por el efecto nocivo de las bebidas azucaradas en la salud se inició en 2004. “Estuve en Boston, en la Escuela de Salud Pública de Harvard, porque me correspondía trabajar en el diseño del estudio Predimed. Allí, coincidí con el investigador alemán Matthias Schulzez, que estaba trabajando en una cohorte de enfermeras en EEUU y me enseñó sus resultados. Encontró que las bebidas azucaradas se asociaban con bastante fuerza a ganar peso y a desarrollar diabetes tipo 2. Pensé que esto que pasaba en ese país podía ocurrir también en España, porque cada vez veía a más jóvenes consumiendo refrescos y fast food“.

A su vuelta a la Universidad de Navarra, le dijo a una investigadora que estaba preparando su tesis, Maira Bes-Rastrollo, que harían una investigación similar pero con una cohorte española, formada por 22.500 personas. “Observamos lo mismo: a más consumo de bebidas azucaradas, más ganancia de peso”. Y enviaron el estudio a una de las más prestigiosas revistas de este área, la American Journal of Clinical Nutrition. “Yo era entonces muy ingenuo y no entendía bien que, aunque hubieran aceptado publicar el estudio, me estuvieran enviando correos casi diariamente pidiéndome modificaciones: cambiar una tabla, una frase… y finalmente el título, que antes era Bebidas azucaradas y ganancia de peso en una cohorte mediterránea, y en lugar de eso me plantearon poner Predictor de la ganancia de peso. Y acepté”.

Al día siguiente de la publicación, Martínez-González se encontraba dando una charla para el Colegio de Farmacéuticos de Huelva cuando una persona, “un alto cargo en bebidas azucaradas”, le dijo que quería verle. A esa charla fue esta persona y otro alto cargo, cuyas identidades no quiere revelar, “yo fui acompañado por Maira, para tener algún testigo de esa conversación”.

Tras una breve presentación (no se conocían de nada), empezó la lista de ofrecimientos. “Me ofrecieron cosas apetitosas para un investigador, como dirigir el Observatorio Nacional de la Obesidad, que iba a estar financiado por ellos. O bases de datos para explotarlas para investigaciones, y cosas así. A todo les dije que no. Después nos empezaron a atacar (a mí y a Maira) de que el trabajo que habíamos publicado no estaba bien hecho. Finalmente, cuando argumentamos que eso no era así (estaba publicado en una revista de prestigio y la metodología era correcta), les dije que, como estaban en Navarra, donde vivo, el que les invitaba a la comida era yo”.

Tras ese primer contacto, este epidemiólogo ha visto cómo ciertas sociedades científicas, revistas o congresos han puesto excusas para no dar cabida a la presentación de alguno de sus estudios o charlas sobre este tema.

A pesar de esos recelos, Martínez-González no quiso parar en sus investigaciones. “Empezamos a realizar una revisión de las revisiones sistemáticas que había sobre bebidas azucaradas y sobrepeso para ver si los resultados estaban influenciados en función de si quien financiaba el estudio era una empresa de bebidas azucaradas o no. Pedí ayuda a Matthias Schulzez y a Miguel Ruiz Canela. Lo que vimos fue que era cinco veces más frecuente que los resultados afirmaran que no habían relación entre el consumo de estas bebidas y el incremento de peso si el estudio estaba financiado por la industria. Nuestro trabajo fue publicado en la revista Plos Medicine, pero misteriosamente lo publicaron el 31 de diciembre de 2013″.

Este experto dice que además del poco impacto que pudo tener por la fecha elegida tampoco diarios nacionales quisieron hacerse eco de estos resultados. En cambio, “hace poco, el New York Times citó nuestro estudio en un artículo”. Además, los resultados han sido validados por otro trabajo de un grupo canadiense que publicó en mayo de 2014 sus datos en American Journal of Clinical Nutrition.

Sin embargo, esa evidencia científica de cómo influye la industria en los resultados científicos parece que no es suficiente como para repetir una conferencia en el marco del Congreso de Endocrinología de la Sociedad Española de Endoncrinología. “Me invitaron para hablar de estos conflictos en mayo de 2014 pero, a pesar de que desperté interés entre el público presente, me han filtrado que no me van a volver a invitar por las presiones desde los grupos de bebidas azucaradas que eran los patrocinadores”.

“Mis colegas americanos se echan las manos a la cabeza cuando ven la enorme presencia que tiene la industria de bebidas en congresos, charlas o eventos. Conseguir dinero para investigar, tiene sus problemas. De todas formas, los investigadores que se han dejado financiar por la industria de bebidas azucaradas son honrados y jamás me han presionado. Tengo muy buena relación con ellos”.

Él reconoce que le mueve el afan de defender la Salud Pública, y de combatir la obesidad, la diabetes o el síndrome metabólico. “El mensaje de que las bebidas azucaradas son una de las causas de sobrepeso ha calado y hay mucha gente que ya lo defiende. Pero hay menos que hablen de las presiones o de los vínculos entre industria y ciencia. Y en España sí que hay muchos representantes de estas empresas que se encargan de lanzar mensajes ambiguos para generar dudas“.

Ni él ni otros investigadores se rinden en la búsqueda de certezas. En la última Conferencia Europea de Nutrición, celebrada en Berlín Miguel Ángel dio una sesión sobre conflictos de intereses y bebidas azucaradas que fue moderada por la presidenta del Congreso. “Generó mucho debate y me sentí muy cómodo en esa sesión” a diferencia de lo que le ha ocurrido en algunos casos en España por la presencia de espónsores de la industria.

Aunque reconoce que el suyo es un trabajo a contracorriente, está seguro de su triunfo. “No tenemos dinero, no tenemos recursos pero como tenemos razón, ganaremos la batalla. Las bebidas azucaradas aportan calorías vacías, son responsables de un tercio del azúcar que se consume, cantidad que se ha triplicado en los últimos años. Y ese exceso de calorías conduce a un aumento de peso, que es el primer paso para la diabetes, enfermedad que antecede a los problemas cardiovasculares”.

‘Cuando me infecté del ébola, todos los afectados morían’

Tiene 23 años, se llama Philip Lambiah y ha sobrevivido al ébola

Charla con EL MUNDO sobre los retos de la vida después del ébola

Fin del ébola en Guinea

Actualizado 29/12/201503:07

Tiene 23 años, se llama Philip Lambiah y llega a Madrid -tras haber pasado ya por Londres-, como si de una estrella de rock se tratase, para relatar una y otra vez cómo sobrevivió al ébola ante decenas de cooperantes, medios y ciudadanos, que le miran felices, deseosos de escuchar una historia que él ya está un poco cansado de contar.

Porque aunque sobrevivir al ébola sea una frase corta, que se dice como si nada, en un momento, no resulta fácil imaginar cuánta lucha encierra hasta que no se tiene delante a alguien que resume en su cuerpo y sus palabras 21 meses de batalla contra el virus. La epidemia más letal de su historia, y cuyo fin está hoy más cercano que nunca, ya que en la semana del 20 de diciembre no se han registrado nuevos contagios y Guinea declara hoy que está libre de casos, lo que pone sobre la mesa la fecha del 14 de enero como posible fin del brote, dejó a este joven sin padre y sin sus dos hermanos, e hizo que tuviera que interrumpir sus estudios.

“La muerte de mi padre me dejó en una situación crítica a mí y a mis dos hermanas. Era el líder de nuestra familia, quien nos mantenía y pagaba mis estudios”. Como Philip, el 74% de las familias afectadas por el brote, según un estudio de Médicos del Mundo, han perdido al cabeza de familia, lo que les hace tener que recomponer su mapa económico y familiar. Muchos sufren con estrés la pesada losa de las nuevas responsabilidades que ahora deben asumir.

Todo empezó en agosto de 2014, cuando el virus mató a su hermano. Por aquel entonces, la atención de la comunidad internacional a los tres países -Liberia, Guinea Conakry y Sierra Leona- que se estaban desangrando por este virus desconocido que había matado de un plumazo a 1.000 personas, era muy escasa. “En aquel momento, sabíamos muy poco sobre el ébola, y nuestro país tenía muy pocos recursos para luchar contra el virus, por lo que no evitamos el contacto físico con él”, cuenta Philip.

‘La gente no podía ni lavarse las manos’

Félix Hoyo, responsable de Operaciones Internacionales de Médicos del Mundo, estuvo presente en Sierra Leona durante la epidemia, y explica a EL MUNDO lo difícil que era contener el brote en “un país sin agua, sin cables, sin acceso a saneamiento básico, donde la gente no podía lavarse las manos ni tenía jabón”.

En esas condiciones, Philip y su familia fueron puestos en cuarentena, y después, cuando se supo que estaban infectados, empezaron a tratarse en un centro gestionado por Médicos Sin Fronteras. “Cuando supe que me había contagiado, me sentí muy mal, creí que no iba a sobrevivir, porque en aquella época, cualquier persona con ébola moría”.

De la peor parte recuerda poco. Le han contado que, durante el mes y la semana que tardó en recuperarse, tenía síntomas muy severos: “sangraba, tenía mucha diarrea, me dolía todo el cuerpo”. “Pensé que no iba a lograrlo”, dice.

Pero lo consiguió. Tras más de un mes intentando expulsar el virus de su cuerpo, el segundo test en el que dio negativo por ébola llegó a las 12 de la noche. “Pregunté si me dejaban salir entonces, pero tuve que esperar a la mañana siguiente, y ¡se me hizo larguísimo!”, cuenta Philip.

‘No se acercaron a mí durante meses’

Cuando por fin pudo volver a Moyamba, su ciudad natal, se encontró con que la estigmatización era enorme. “Cuando llegué, había cientos de personas esperando simplemente para verme, porque no se creían que hubiese sobrevivido. Incluso después de haberme visto, no se acercaron a mí durante meses”, explica este joven.

“Al principio, la gente nos veía como personas que traíamos el ébola a sus casas. Fue muy duro. Hemos perdido muchas relaciones sociales con gente con la que teníamos cercanía por culpa del virus”, dice.

Un mes después de que Philip volviera a casa, Médicos del Mundo puso en marcha un centro de tratamiento en su ciudad, y este joven decidió unirse a la organización para ayudar a otras personas a superar el virus. “Cuando hablaba con un paciente con ébola y le decía que yo había sobrevivido, le daba esperanza”, explica Philip.

También fue varias veces a la radio para convencer a la gente de que fuera al médico, ya que muchos se resistían. Recuerda especialmente a un niño que le contó que no quería ir al centro de tratamiento porque “sabía que no iba a regresar”, ya que tanto su padre como su madre habían ido antes que él y no habían vuelto. De media, cada superviviente del ébola ha perdido a cinco miembros de su familia, y según cifras de UNICEF, la epidemia ha dejado a su paso un reguero de 22.000 huérfanos.

El drama de los duelos incompletos

En este sentido, uno de los grandes problemas derivados de esta epidemia han sido los duelos incompletos. Los supervivientes no han podido vivir sus pérdidas de manera normalizada, ya que su precaria situación no les daba la calma necesaria para llorar a sus muertos. Además, debido a la alta probabilidad de contagio, no pudieron despedir a sus familiares de acuerdo a sus costumbres. Según un estudio de Médicos del Mundo, casi la mitad de los familiares afectados por el brote (44%) declararon no estar satisfechos por el ritual de entierro de sus allegados, bien porque no se les permitió asistir al funeral o porque no pudieron realizar los rituales de acuerdo a sus tradiciones, como por ejemplo, lavar el cuerpo. Y dado que miles de personas han muerto en los propios centros de tratamiento, su familia ni siquiera sabe dónde está su tumba.

En contextos de grandes epidemias o catástrofes naturales, explica Hoyo, “es muy importante atender bien este componente, porque es algo muy sensible para la población: cuando alguien pierde a su hijo, lo que quiere hacer es despedirse, o al menos, tener la oportunidad de hacerlo”. Por eso, durante la epidemia, en algunos lugares, Médicos del Mundo llevó a cabo una serie de entierros seguros y dignos, en los que los familiares podían, “con medidas de prevención y control, ver a la persona que había fallecido, e incluso asistir con nosotros al funeral, en el que se celebraba una misa para el difunto”.

Son muchas las cosas que cientos de miles de personas no han podido hacer durante este tiempo de caos. Philip tuvo que dejar sus estudios de asistente de salud comunitario, pero luego pudo retomarlos. Hoy sigue yendo a la universidad porque su sueño es ser pediatra “para poder ayudar a los niños africanos”.

El virus tampoco le permitió abrazar al equipo médico que estuvo con él durante su aislamiento. Al reencontrarse hace unas semanas con algunas de esas personas en la sede de Médicos del Mundo de Madrid, se fundían en un efusivo abrazo que recuerda a la alegría que se vivió en las calles de Sierra Leona el pasado siete de noviembre, cuando la OMS declaró al país libre del virus.

La labor post-ébola será enorme

“Ese día, todos estábamos en la calle bailando y celebrando, porque sabíamos que habíamos derrotado al enemigo“, recuerda Philip con una sonrisa. Sin embargo, este joven no se olvida de que “sigue siendo necesaria la precaución, porque hemos visto cómo en nuestro país vecino [Liberia], hubo nuevos casos después de que la OMS declarara el fin de la transmisión en el país”. Lo que está claro es que queda mucho por hacer en uno de los países con la expectativa de vida más baja del mundo, y donde esta epidemia que hoy da sus últimos coletazos ha terminado de hundir un sistema sanitario que ya de por sí era extremadamente débil.

Para poner su granito de arena, Philip y otras personas han puesto en marcha la Asociación de supervivientes de ébola de Sierra Leona. Desde ella, tratan de identificar los problemas a los que se enfrentan quienes han vivido para contar el virus, y tratan de mediar con las autoridades para buscar la mejor forma de ayudarles, aunque esto no siempre es fácil. No hay que olvidar que Sierra Leona es un país con un médico por cada 50.000 habitantes, y un gasto sanitario de nueve euros por persona y año [en España se destinan unos 1.300]. La labor post-ébola será enorme. Esperemos que Philip pueda contribuir a ella como pediatra.

¿Por qué son tan importantes los amigos en la infancia?

Los padres no deben imponer las amistades a sus hijos

Tampoco deben tener ‘mejores amigos’ excluyentes

  • BEATRIZ G. PORTALATÍN
  • Madrid

Actualizado 30/12/201515:11

Volvamos la vista atrás y viajemos por unos segundos a nuestra niñez. Quizá, ahora con el paso del tiempo, recordemos con más nostalgia que tristeza a aquellos viejos amigos de la infancia con los que tantas tardes de juegos compartimos. Seguramente, muchos de ellos aún siguen formando parte de nuestra vida y de nuestro círculo íntimo de amistades, los demás al menos, estarán de por vida en nuestro álbum de fotos.

Ahora, con la llegada de la Navidad, puede ser un buen momento para reflexionar: ¿Qué importancia tienen los amigos del parvulario? ¿Por qué es tan beneficioso que los niños jueguen con otros niños de su edad, y vayan poco a poco afianzando sus lazos de afecto?

La bibliografía ha constatado con claridad que tener compañeros de juego durante la infancia hace que los niños se sientan más seguros, tengan un mejor autoconcepto de sí mismos, mejores habilidades sociales y mayor capacidad para regular sus emociones. Algunos autores hablan, incluso, de una mejora en la creatividad y en el rendimiento escolar. Sin duda, una de las claves de la felicidad- de pequeños y de adultos- es tener amigos. Por citar un estudio reciente, el informe How’s Life? (‘¿Cómo va la vida?’) mostraba cómo una de las diez claves para ser feliz era tener amigos y contar con una amplia red social.

Compañeros de juegos, clave

Silvia Álava, psicóloga del centro Álava Reyes Consultores y autora del reciente libro Queremos que crezcan felices. De la infancia a la adolescencia asegura a EL MUNDO que la amistad en la etapa de primaria (de 6 a 12 años) todavía no es como la que concebimos en la adolescencia. Según explica la especialista en el citado libro, hasta los seis-siete años, los amigos son circunstanciales, es decir, puede ser el amigo con el que jugamos en el parque, un vecino etc, niños con los que jugamos y compartimos momentos. A partir de los nueve años, aproximadamente, ese concepto de amistad se intensifica y empiezan a aparecer ciertos afectos. El niño ya no es sólo un niño con el que jugar sino que además, empieza a formarse un vinculo emocional, pero todavía no entiende la amistad del mismo modo que lo hace por ejemplo, un adolescente.

Los grupos de amigos empiezan a formarse en torno a los 10-12 años, los niños suelen tener grupos más grandes y generalmente relacionados con el deporte, y las niñas, por su parte, tienen grupos más cerrados donde comparten charlas, incluso secretos y confidencias.

“En la infancia, sobre todo al principio de la etapa, se juntan por intereses, pero también cuando perciben que pueden recibir la ayuda de otros”, añade por su parte Marta Sánchez, psicóloga en la UPAT, Unitat de Psicologia i Assessorament Tres Torres (Unidad de Psicología y Asesoramiento Tres Torres). Esto es, tienen muy en cuenta el niño que les ayuda, que les deja por ejemplo, en un momento determinado el material escolar, los deberes, que cuenta con él a la hora de hacer equipos en educación física etc. Está claro que la amistad en la infancia no es como la entendemos de adulto, pero “para concebir la amistad y desarrollarla de la manera en que lo hacemos en la adolescencia es imprescindible haber pasado ente las etapas anteriores”, asegura.

Yo como padre, ¿qué hago?

El proceso de socialización de los niños tiene que ser seguir su curso de forma progresiva y natural, sin forzar nada. Algo muy importante es que los padres no deben imponer al niño sus amigos, sino que tiene que ser él quien los elija, sin embargo, los padres van a tener un papel muy destacado “Deben fomentar la relación con otros niños, porque hay niños que son muy adultos porque siempre están rodeados de adultos”, afirma Sánchez.

  • Actividades grupales: para el desarrollo del niño, es muy positivo que asistan a actividades extraescolares grupales. “Los padres han de fomentar la socialización para que su hijo no esté en casa por las tardes viendo la televisión o jugando con la tablet”, indica Sánchez.
  • Ir a merendar a casa de otros niños o traerlos a casa: algo muy común, y recomendable a estas edades, es traer a casa a amigos a merendar para que así los niños puedan jugar juntos, o ir bien ir a la casa de algún amigo. Sin embargo es importante que el niño consulte con sus padres estas decisiones, porque aún es pequeño para decidir por sí mismo. “Los niños no pueden autoinvitarse, tienen que entender que son los padres los que deben organizar estas cosas. Por ejemplo: Me ha llamado la madre de Juan para que vayas esta tarde a jugar a casa. Eso sí, pero no que el niño venga del colegio y diga Mamá, esta tarde me voy a jugar a casa de Juan“, aclara Álava.
  • Los padres, modelos para los hijos: a los niños que son más tímidos es importante no agobiarlos y que sean ellos mismos de forma natural quienes vayan pidiendo ciertas cosas. Sin embargo, aquí sí es crucial el papel de los padres. “En estos casos, hay que dar confianza al niño. Por ejemplo, invitando a un niño (y no a tres) a jugar en casa, para que así el niño se sienta más arropado en casa con sus padres. Incluso, el padre puede jugar con ellos al principio. El padre es un modelo para este niño, por tanto que sean un modelo también, en el proceso de socialización y juegue con ellos”, explica Sánchez. Otra opción muy recomendable es buscar una actividad fuera de casa que le guste al niño, que no sea impuesta, pero que le guste. “Los padres tienen que ser sus acompañantes, que jueguen, que se impliquen”.
  • Amistades no excluyentes: otro dato muy curioso es el concepto de mejor amiga, sobre todo en las niñas, que aparece en estas edades. Las niñas suelen decir: ‘Yo tengo que tener una mejor amiga, y ahora Fulanita ya no es mi mejor amiga sino que es la mejor amiga de Menganita, ahora mi mejor amiga es…’ “Los padres deben aconsejar a sus hijos en que los amigos nunca son excluyentes, y que cuantos más tengamos, mucho mejor. No debemos fomentar, como padres, las amistades excluyentes”, concluye Álava.

Comparte tu comida con niños refugiados sirios desde el móvil

Nació hace un mes y medio escaso y Google ya la ha designado como una de las mejores apps de 2015. Se llama Share the meal, que en castellano significa Comparte tu menú, y es una aplicación para teléfono móvil ideada por el Programa Mundial de Alimentos (PMA) para llevar un plato de comida a los niños sirios refugiados por culpa de la guerra que sacude su país desde 2011. Los números avalan su éxito: 348.000 descargas en todo el mundo y 1,6 millones de dólares enviados en forma de 3,6 millones de comidas para quienes más la necesitan desde el pasado 12 de noviembre.

El reclamo es convincente: En el mundo existen 2.000 millones de usuarios de smartphones, una cantidad 20 veces mayor que el número de niños que pasa hambre. Y alimentar a uno de ellos en un contexto de emergencia humanitaria cuesta, según el PMA, 40 céntimos de euro, que es la cantidad con la que se sufraga una ración de comida en un campo de refugiados. En el lanzamiento de prueba, que se realizó en Alemania, Austria y Suiza en junio de 2015, más de 120.000 usuarios proporcionaron más de 1,7 millones de comidas para escolares en el país surafricano de Lesotho. Esta versión digital de compartir una comida es un modo tangible para que la sociedad se implique en acabar con el hambre, la meta número 2 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible aprobados en Nueva York el pasado mes de septiembre.

La herramienta es gratuita, está disponible en todas las app store del mundo y se puede instalar en cualquier teléfono con sistema operativo iOs o Android. En apenas 30 segundos, el usuario queda registrado y ya puede decidir cuándo quiere participar y con cuánta comida: se puede elegir entre alimentar a un niño un día (0,40 céntimos de euro), una semana (2,80 euros), un mes (12 euros), tres meses (36 euros), seis meses (72 euros) y un año por 146 euros. La primera vez que se selecciona una opción, se carga una pantalla de pago en la que se puede elegir abonar la cantidad con Paypal o tarjeta bancaria. Cuando éste se efectúa, el usuario conoce la cara, el nombre y la historia de alguno de los niños o niñas beneficiarios. Como la de Laila, de Siria, a quien le gustan las ciencias, aunque de mayor quiere ser artista. Por último, la aplicación guarda un historial de las donaciones del usuario.

Además, de cara a las navidades la aplicación permite hacer donaciones como regalo, es decir, familia y amigos recibirán una notificación explicando que uno de sus seres querido ha decidido apoyar esta causa con el dinero que se iba a gastar en un obsequio que quizá no era tan necesario.

Por ahora, esta iniciativa funciona a buen ritmo: el objetivo que el PMA se ha marcado es alimentar durante un año a 20.000 escolares que forman parte del programa de nutrición de este organismo de la ONU. De momento, ya se ha llegado al 95% de esa meta.