Obama anuncia un plan para financiar la “medicina de precisión”

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, anunció este viernes un plan de financiación para incrementar la investigación de tratamientos médicos que se ajustan a los datos genéticos de los pacientes. La medida, pendiente aún de la aprobación de las dos cámaras legislativas del Congreso, supondría la inversión de 215 millones de dólares en un campo conocido como “medicina de precisión”.

Obama adelantó sus intenciones durante el discurso sobre el estado de la Unión, presentado el pasado 20 de enero en el Capitolio, y este viernes ha concretado los detalles en una ceremonia en la Casa Blanca. “La promesa de la medicina de precisión es dar el tratamiento correcto, en el momento correcto, siempre, a la persona correcta”, explicó el mandatario.

La Administración ha calificado este programa de inversión como “revolucionario”. El objetivo es la creación de varias bases de datos con información genética de hasta un millón de estadounidenses para ponerlos a disposición de los científicos. Éstos investigarán cómo ajustar tratamientos para enfermedades como el cáncer de manera que el organismo responda ante ellos de manera adecuada y reduciendo al mínimo los efectos secundarios.

De salir adelante el plan de la Casa Blanca, los Institutos Nacionales de Salud (NIH, por sus siglas en inglés) analizarían la información genética de ciudadanos sanos y enfermos, para detectar qué papel desempeñan los genes en la evolución de sus dolencias a lo largo del tiempo. “¿Y si averiguar la dosis correcta de medicamentos fuese tan sencillo como tomar la temperatura?” preguntó Obama durante la ceremonia. “¿Y si emparejar la cura de un cáncer con el código genético fuese así de fácil?”.

“La medicina de precisión nos da una de las oportunidades para realizar descubrimientos médicos más grandes que hemos visto hasta ahora”, defendió Obama. Reiterando sus palabras ante el pleno del Congreso hace dos semanas, el presidente insistió en que se abriría así la posibilidad de “sentar las bases para una nueva era de descubrimientos que salvarán vidas”.

El proyecto de la Casa Blanca estipula destinar 130 millones de dólares al NIH, uno de los mayores centros de investigación médica del país, y otros 70 millones para el Instituto del Cáncer de este organismo. La agencia federal de Control de Alimentación y Medicamentos (FDA) recibiría otros 10 millones de dólares para establecer las regulaciones que requieren las creación de bases de datos de información genética, así como las garantías de privacidad de los ciudadanos.

El presidente Obama aseguró este viernes que la privacidad de los voluntarios que donen sus datos genéticos estará garantizada “desde el primer día”. El campo de la investigación médica en EE UU, especialmente en el ámbito de la información genética o las células madre, ha encontrado siempre una importante oposición de los legisladores más conservadores. El presupuesto que ha solicitado Obama, y que entraría en vigor a partir del mes de octubre, deberá superar votaciones en la Cámara y el Senado, donde los republicanos acaban de estrenar sendas mayorías tras las elecciones legislativas de noviembre.

El gasto farmacéutico vuelve a crecer dos años después del copago

El gasto farmacéutico público vuelve a subir. El Sistema Nacional de Salud (SNS) cerró el año 2014 con un importe en recetas de 9.362 millones de euros, 179 millones de euros más que el año anterior, lo que supone una subida del 2%. El dato acumulado del año confirma lo que las cifras mensuales llevan algún tiempo indicando: que el efecto de medidas como el copago farmacéutico que instauró en 2012 la exministra Ana Mato ya se ha perdido.

Los datos corresponden únicamente a lo que paga la Administración por la parte subvencionada de los medicamentos que se dispensan con receta en las farmacias. La factura global es mucho más abultada, pero no se conoce. El Gobierno no ofrece datos de lo que desembolsa por los fármacos que se consumen en los hospitales, cuando es allí donde se administran los medicamentos más costosos.

El primer síntoma del agotamiento de la reforma farmacéutica se notó en septiembre de 2013, apenas un año después de la entrada en vigor del copago en función de la renta –y por primera vez, en pensionistas– y de otras medidas como la exclusión de 400 fármacos de la financiación pública. Por primera vez, el gasto subía comparado con el mismo mes del año anterior: un 9,75%.

El nuevo sistema de copago, que entró en vigor en julio de 2012, aumentó la aportación de los ciudadanos al pago de los medicamentos: estableció porcentajes (del 40, el 50 y el 60%) según la renta de los trabajadores activos y, por primera vez, también obligó a los pensionistas a contribuir con una parte del precio de los fármacos. Los parados de larga duración quedaron exentos. Un par de meses más tarde, en septiembre de 2012, entró en vigor el llamado medicamentazo: la exclusión de más de 400 productos de la financiación pública.

El efecto de esas dos medidas propició que la factura farmacéutica descendiera en 2012 un 12% y que se mantuviera en 2013, con otra caída ya menor, del 6%. Sin embargo, en 2014 el gasto vuelve a subir. El número de recetas facturadas, que también había descendido tras la reforma de Mato, vuelve a aumentar ligeramente en 2014: un 1% con respecto al año anterior.

En una nota de prensa, el Ministerio de Sanidad ha asegurado hoy que el ahorro obtenido en farmacia desde la puesta en marcha de las medidas de la reforma sanitaria alcanza los 4.314 millones de euros. En el texto, evitan comparar los datos de 2014 con los de 2013. En lugar de eso, destacan que el gasto de 2014 es inferior al que había antes de la reforma.

Sanidad también ha destacado que el consumo de medicamentos genéricos revela que España se acerca ya a la media europea, con un porcentaje de estos fármacos del 46,5% frente al 34,2% de 2011.

La incidencia del melanoma en España se triplicará en 15 años

De todos los cánceres de piel, el melanoma es de los menos frecuentes, pero el más peligroso, sobre todo cuando ya se ha extendido. Por eso es uno de los protagonistas del primer Simposio Internacional sobre Cáncer de Piel que esta mañana ha inaugurado doña Letizia. En 2012 se diagnosticaron 5.004 de estas neoplasias, según los datos de la Sociedad Española de Oncología Médica (Seom), y fallecieron 967 personas. Pero lo preocupante es su tendencia. Según ha dicho Pablo Lázaro, presidente de la Asociación Española del Cáncer Cutáneo (Assecut), el número de casos graves, excluidos los iniciales que son de fácil tratamiento, se ha duplicado entre el periodo que va de 1993 a 1997 y el de 1998 y 2002. La Organización Mundial de la Salud prevé que su incidencia se triplique entre 2015 y 2030.

La clave en la lucha contra este cáncer es la prevención, ha dicho Pedro Jaén, presidente de la Academia Española de Dermatología y Venereología (AEDV). “Si se diagnostica a tiempo, se cura”, ha recalcado el médico. Claro que es mejor si no aparece. Y, en este caso, hay conocimiento suficiente. “Sabemos muy claro cuál es la causa. Igual que el tabaco lo es del cáncer de pulmón, en este caso son la exposición al sol y a las cabinas solares, que, de forma desproporcionada, se usan, sobre todo antes de los 20 años”, dijo Lázaro.

La edad de exposición es importante. Como ha dicho doña Letizia en su discurso, “la radiación que se recibe en los primeros 18 años supone el 80% de la radiación que vamos a recibir en el resto de nuestra vida”. La Reina ha recordado que “la piel tiene memoria”, y ha lanzado el mensaje de que “estar morenos no es estar guapos”. Redundando en la importancia de la prevención a edades tempranas, Lázaro ha comentado el caso de Australia, un país donde el cáncer de piel es una auténtica epidemia (multiplica por más de 20 la incidencia española). Ahí se ha visto que los inmigrantes anglosajones que llegan antes de los 20 años tienen la misma proporción de casos que los nacionales. Si el extranjero llega después, no acumula tanto daño. El dermatólogo lamentó que en España, en cuanto se va a una playa, se constata que en prevención se está “volviendo atrás”. “Hace unos años a nadie en la cultura mediterránea se le ocurría tomar el sol a las tres de la tarde”. 

La solución para evitar el daño de la radiación ultravioleta solar -que, por cierto, está aumentando, quizá por la destrucción de la capa de ozono, dijo Lázaro- es la fotoprotección. Pero esta no se limita al uso de cremas. Incluye las “gafas de sol, usar el sombrero y ropa adecuada, la crema y estar a la sombra. La mejor fotoprotección es la sombra”, dijo Lázaro.

Uno de los problemas del cáncer de piel, como ocurre con el de pulmón, es que aparece años después (20 o 30) de la exposición de riesgo, añadió Lázaro. Por eso los especialistas esperan que dentro de unos años la curva de nuevos casos empiece a disminuir. “Ojalá la OMS se equivoque”, dijo Pedro Jaén. 

Si la prevención llega tarde, aun queda lo que los expertos llaman la prevención secundaria: el diagnóstico precoz. En las primeras fases del melanoma es relativamente fácil de tratar. Y, cada vez más, de diagnosticar. Jaén, que ha afirmado que la especialidad está en “un momento dulce”, ha destacado nuevas técnicas, como el microscopio confocal láser, que permite diagnosticar el tipo de cáncer de piel sin necesidad de biopsiar. “Es similar a un ecógrafo que permite emitir diagnósticos con precisión histológica”, ha explicado

Por último, para los casos avanzados -y aunque no sea el tema del congreso-, los últimos años también han ofrecido grandes avances en tratamientos. Como en otros cánceres, la medicina personalizada y los medicamentos biológicos también ha llegado a la dermatología, ha dicho Luis Ríos, responsable del Registro Nacional de Melanoma.  Con ello se puede predecir qué pacientes van a estar en mayor riesgo de tener una enfermedad extendida o con metástasis, o si van a responder bien a un tratamiento. “Se le pone un apellido melanoma y se le aplica un tratamiento específico”, ha dicho Ríos. El arsenal al respecto ha sufrido un gran crecimiento, con fármacos como el ipilimumab, el vemurafenib, el dabrafenib y el trametinib.

La lenta vuelta a la normalidad en Liberia

Por primera vez desde junio, se han registrado menos de 100 nuevos casos en una semana en los tres países africanos más afectados por el ébola: Liberia, Sierra Leona y Guinea Conakri. Ahora que las cifras de infectados comienzan a bajar en Liberia, es cada vez más frecuente ver a sus habitantes hacer una vida normal. El Gobierno, sin embargo, advierte de que hay que seguir alerta hasta que la erradicación sea total. En esta imagen, unos niños juegan en una playa del país.