No noticias

Mi lema periodístico favorito es “la exclusiva de ayer envuelve el pescado de mañana”, o al menos lo era cuando los periódicos eran de papel y el pescado se envolvía con la página de sucesos. Y el que más detesto es el de “las buenas noticias no son noticia”, en parte porque he dedicado media vida a escribir noticias científicas, que suelen ser las únicas buenas que salen en la prensa: el entendimiento siempre es mejor que la confusión, ¿no es cierto? Como dijo el premio Nobel de Medicina sir Peter Medawar, “tras un párrafo opaco siempre se oculta un ignorante o una trama delictiva”. He comprobado hace poco que esta frase les encanta a los abogados, por alguna razón.

Si hay algo que sea aún menos noticia que las buenas noticias, eso son las buenas noticias que se repiten cada año, y en esta categoría cae de lleno el tema de los trasplantes, que salió el martes. “España sigue siendo el líder mundial en trasplante de órganos”. No es ya que sea buena noticia, sino que lo lleva siendo más de veinte años, y eso es capaz de aburrir a una oveja y a un rebaño entero de ellas. Los boletines horarios la daban anteayer con la abulia de un martes de estío, como esperando de manera ociosa a que cayera la noche y se la llevaran al papel reciclado.

Es natural, aunque este año había un dato fastidioso, una china en el zapato que estorbaba el discurrir plácido de la victoria española sobre la historia: Croacia nos ha alcanzado; por primera vez tenemos que compartir el pódium. ¿No será el signo del declive de nuestro proverbial sistema de trasplantes? ¿No habrá ahí un atisbo de una noticia que puede no ser tan buena al fin y al cabo? ¿Una de esas noticias que sí lo son?

Pues no. Resulta que Croacia nos ha alcanzado porque ha importado el modelo español, el sistema de coordinación que creó hace 30 años Rafael Matesanz, el artífice de la Organización Nacional de Trasplantes. De hecho, el centro español asesoró a la sanidad croata. Matesanz está encantado de que su modelo esté funcionando en otros países, porque eso indica que es una buena solución con validez en todas partes, y no una peculiaridad española. También es verdad que en Croacia hay más accidentes de coche que aquí. Quizá debieran importar también el modelo de la DGT, aunque eso perjudicara su marca de los trasplantes.

Que alguien te iguale o te supere puede ser el signo de tu decadencia. Que te iguale o te supere un discípulo tuyo, sin embargo, son buenas noticias. Así que ya lo ven, amigos, seguimos sin noticia.

Azúcares: cómo intoxicamos a los niños sin saberlo

Todo empieza con los cereales industriales, galletas o magdalenas del desayuno y el sándwich con zumo envasado que metemos en la mochila para el recreo. Que se suma a una lata de bebida carbonatada, batidos, algún bollo industrial para la merienda y en ocasiones pizza, salchichas, hamburguesas y sus salsas, conservas o cualquier otro producto procesado que nos permite solucionar rápido una cena. Las prisas hacen que no nos fijemos en la cantidad de azúcar añadido que estamos sumando gratuitamente a la dieta de los más pequeños y pone en riesgo su salud. No se trata solo de caries y obesidad, sino de las enfermedades derivadas que -según la comunidad científica- van a provocar la primera generación de jóvenes con una esperanza de vida menor que sus padres por los malos hábitos alimentarios.

“El problema que tenemos en España es una falta de conciencia crítica y falta de costumbre de leer e interpretar los etiquetados de los productos. Asociamos el azúcar al que se toma a cucharadas, pero no nos damos cuenta de que existe otro azúcar peligroso que está escondido y disimulado. Incluso los productos que dicen “sin azúcar añadido” son engañosos porque si vemos su composición comprobamos que no es verdad. Es imposible que un zumo envasado no lleve algún edulcorante. La legislación del etiquetado debería ser más restrictiva para que obligase a las compañías a declarar la cantidad de estos compuestos y su riesgo para la salud”, señala la doctora María Ballesteros, miembro de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN). Y añade: “Con estos malos hábitos, que estamos inculcando a los niños, ponemos en riesgo su salud. Hay tipos de obesidad muy dañinos que tienen signos menos evidentes: no se trata solo de coger unos kilos. Además de la tremenda tasa de obesidad infantil que tenemos, los estudios han demostrado que estos azúcares añadidos aumentan las posibilidades de sufrir síndrome metabólico y enfermedades derivadas como cardiopatías, hipertensión, diabetes y cáncer que reducirán su esperanza de vida”.

¿Sabemos realmente a cuántas cucharas de azúcar equivalen los productos que consumimos? La respuesta es no. En muchas etiquetas solo se advierte en general la presencia de sacarosa, fructosa, dextrosa, pero no la cantidad exacta. Algunas iniciativas -como esta cuenta de Instagram- señalan la equivalencia, pero recomiendan revisar siempre el etiquetado. Por ejemplo, una cucharada de salsa de tomate para hamburguesa equivale a cuatro cucharas de azúcar, mientras un refresco contiene entre 20 y 30.

La muerte edulcorada

La Asociación Americana de Corazón acaba de publicar en la revista Circulation el estudio Added Sugars and Cardiovascular Disease Risk in Children, con la recomendación de reducir en niños el consumo de azúcares añadidos -sólidos o líquidos-a menos de 25 gramos al día, lo que equivaldría a 100 calorías o seis cucharitas de azúcar. La investigación, dirigida por Miriam Vos, experta en nutrición y profesora asociada de pediatría en la Escuela Universitaria de Medicina de Emory (Atlanta, Georgia), también recomienda reducir el consumo de bebidas azucaradas a menos de 23 centilitros semanales. Una sola lata ya contiene 33 centilitros.

Estos datos siguen la línea de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que en 2015 lanzó una directriz mundial para reducir la ingesta de “azúcares libres” (distintos de los “intrínsecos” y saludables que encontramos de forma natural en frutas y verduras) al 10% y 5% de la ingesta calórica total. También confirman las advertencias del estudio publicado el año pasado que cifraba en más de 180.000 muertes anuales derivadas del consumo de bebidas azucaradas. Precisamente un equipo de investigadores españoles pertenecientes a la red CIBEROBN del Instituto de Salud Carlos III acaba de publicar en la revista Journal of Nutrition un informe en el marco del Estudio PREDIMED (Prevención con Dieta Mediterránea), que señala directamente a las bebidas azucaradas -incluyendo bebidas light y zumos de fruta envasados- como causantes del aumento del riesgo a sufrir síndrome metabólico.

“Estamos en un contexto casi de tintes bélicos en el que observamos por una parte a las empresas con intereses económicos en la industria azucarera y de productos procesados, que nos fuerzan a consumir más azúcar a pesar de conocer las enfermedades metabólicas que vamos a sufrir en un futuro. Y por otra parte tenemos las administraciones con su política de brazos caídos que no controlan ni legislan para evitar este consumo masivo”, advierte Juan Revenga, Biólogo miembro de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas (FEDN) y profesor de Ciencias de la Salud de la Universidad de San Jorge.

Los científicos no dejan de lanzar advertencias y demostrar los peligros de estos productos, pero ¿por qué nadie interviene ni controla el consumo de esta droga legal? Revenga encuentra un motivo claro: el dinero. “Cuando los directivos de estas empresas se han planteado reducir los compuestos nocivos ven que reducen también los ingresos. Les interesa dar al consumidor lo que este pide: más azúcar, más beneficios. El colmo está en los acuerdos entre hospitales y laboratorios que se dejan financiar por cadenas de comida rápida, colegios que aceptan máquinas de vending porque las marcas les van a construir un polideportivo o el caso más irónico: el Plan Havisa (Hábitos de Vida Saludables), publicitado por el gobierno y financiado por un grupo de empresas de productos procesados. Lo más sangrante es que estos empresarios y políticos no consumen esos productos porque saben los riesgos que conllevan, como se explica en el demoledor libro Adictos a la comida basura del Premio Pulitzer Michael Moss”, afirma Revenga, que en su blog ha denunciado varios casos de esta intoxicación edulcorada y lo asemeja al surrealismo de un hipotético congreso de bomberos financiado por pirómanos.

Impuestos contra el azúcar

¿Qué pueden hacer las familias para evitar este consumo masivo de azúcar? Los nutricionistas encuentran una solución clara: más compras en el mercado de proximidad y menos en el supermercado. Los “alimentos silenciosos”, como frutas, verduras y pescados, no necesitan un etiquetado que justifique su composición. Son la única forma de evitar los compuestos añadidos disimulados que se encuentran en los productos procesados. “En consulta encuentro a madres que me dicen que solo dan un zumo envasado a su hijo para merendar, con la esperanza de que sea sano. ¿Cuánta cantidad de fruta real contiene? Muy poca. No nos podemos dejar engañar. La mejor forma de consumir fruta es a mordiscos o zumos exprimidos en casa. Si a una dieta equilibrada con más verduras añadimos pasta, legumbres y arroz aportaremos el azúcar de lenta absorción que va a garantizar el aporte de energía necesario para los niños. No como los picos de azúcar de todos esos productos artificiales que además tienen poco contenido alimenticio”, explica María Jesús Pascual, pediatra del Hospital Nisa Pardo de Aravaca de Madrid.

Ante la epidemia de obesidad infantil algunos países como México, Francia o Italia han puesto en marcha impuestos elevados sobre productos edulcorados para reducir su consumo. Reino Unido impondrá esta medida a las bebidas azucaradas dentro de dos años. En España estos impuestos ni están ni se les espera por las presiones de la industria alimentaria: el lobby azucarero es más fuerte que la presión social y el compromiso político para proteger la salud de los niños.

Caídas, raspones y cortes: cómo curar las heridas

Los niños se caen constantemente. Jugar, correr, crecer, muchas veces, van de la mano de heridas y chichones. Desde Mamicenter, y a partir de las preguntas de varios padres, intentaremos resolver todas las dudas para actuar frente a estas lesiones, algo muy cotidiano en la vida de un menor.

Caídas, raspones y cortes: cómo curar las heridas de los niños

Para ayudar a los padres en la tarea de encontrar información útil, fiable y basada en la evidencia científica, y a la vez, crear una comunidad donde profesionales y familias se enseñen los unos a los otros, nació la web Mamicenter (evolución del grupo de Facebook El médico de mi hij@). En él, profesionales de todos los campos relacionados con la salud infantil atienden a las dudas que nos pueden surgir en el día a día de forma gratuita. Nuestro colaborador Jesús Martínez, pediatra, cofundador y codirector médico de Mamicenter, atenderá quincenalmente junto a su equipo a las dudas de los lectores.

Estamos de vacaciones y mi hijo de cuatro años se ha caído de la bicicleta y se ha hecho una herida en la rodilla. Solo tenía agua a mano y se la he lavado. ¿Tengo que hacer algo más? ¿Ponerle alguna vacuna? ¿Le llevo a urgencias?

Ya lo decía el título de aquella película Las bicicletas son para el verano y en esta época nos encontramos con un aumento de pequeños accidentes que en la mayoría de las ocasiones van a ser inevitables. Aprovechando tu pregunta, vamos a hacer un pequeño repaso de cómo tenemos que actuar ante las heridas que nuestros pequeños sufren en vacaciones. Una caída, como la que cuentas de tu hijo, no suele pasar de ser una raspadura leve y quizá algo sangrante. Ante ella, lo que has hecho es lo adecuado: lavar con agua para arrastrar la suciedad y poder observar el grado de lesión. Básicamente, tamaño y profundidad. Respecto a la vacunación, y entendiendo que el niño está al día de su estado vacunal, No precisa ninguna vacuna.

Si solo hay contusión, sin herida, lo ideal es aplicar frío en tandas cortas de 10 minutos, por ejemplo hielo envuelto en una toalla, será suficiente para calmar el dolor y evitar la inflamación. Si la herida es superficial, tipo rasponazo, después de lavar con agua realizaremos un lavado suave de nuevo con agua y un poco de jabón, secar con gasas o en su defecto con un material limpio (puede valer un pañuelo) y luego aplicaremos un antiséptico.

Recomendamos, por ejemplo la clorhexidina. La clorhexidina es transparente y nos permitirá ver la evolución de la herida y no enmascararnos una posible infección. Si decides utilizar povidona yodada, tendrás que tener en cuenta que al teñir la piel no nos permite observar estos posibles cambios en la herida y no está indicado su uso en menores de 30 meses, embarazadas, aquellas personas que padezcan problemas de tiroides o sean alérgicos al yodo. Nunca aplicaremos pomadas, ni alcohol.

¿Tapamos o no tapamos la herida?

Pues si es una zona con riesgo de exponerse a rozaduras o más golpes, la taparemos. Nuestro consejo es usar una gasa y esparadrapo. Algunas tiritas pueden macerar la herida. Si no, al aire. Si tras lavar la herida vemos que es algo profunda y sangra, aplicaremos presión sobre ella, sin levantar la gasa, al menos durante cinco minutos y así daremos tiempo a que se corte el sangrado. Una vez cortado el sangrado, pasaremos a aplicar el antiséptico.

¿Qué hacemos después de haber curado la herida?

Observar los días posteriores los posibles signos de alerta.

Si aparece inflamación, enrojecimiento, exudado, dolor tipo punzante y/o fiebre, sería el momento de acercarte a la consulta de tu enfermera de familia del Centro de Salud.

¿Cuándo debemos acudir al servicio de Urgencias de un Centro de Salud?

  • Si la herida no deja de sangrar tras 5/10 minutos de presión
  • Cuando la herida sea profunda y por tanto puedan existir lesiones en tejidos más internos y/o si es una herida abierta que pueda requerir suturar.
  • Si hay un objeto clavado. No intentes extraerlo ya que puedes introducirlo más, romperlo, hacer mayor la herida o la hemorragia.
  • Si la herida está producida por mordedura de animal o humano.

¿Y al Hospital hay que ir?

Pues la urgencia hospitalaria estará indicada en heridas grandes, por tamaño y/o profundidad, en cuello, cara y manos.

Según decíamos al principio, los accidentes son inesperados, pero algunos son evitables, por lo que en esta época que los niños están más en contacto con la naturaleza, haciendo ejercicio y jugando al aire libre no te olvides de que el riesgo de accidentes aumenta:

  • No te olvides del casco puesto cuando suba en la bicicleta y pantaloncito largo (fresco)
  • Las barbacoas familiares: Cuidado con que se aproximen. Recuerda que los peques son imprevisibles.
  • Calzado cuando salga de zonas seguras. Evitaremos posibles heridas por objetos punzantes.

Y no te quedes con dudas. Tu enfermera del Centro de Salud, estará encantada de atenderte.

…….. Y a disfrutar del verano.

*Blanca Sellés de Oro directora de enfermería de Mamicenter nos cuenta cómo aplicar los cuidados básicos.

Un mal trabajo ‘quema’ su salud a los 40 años


AJUBEL

Un estudio en EEUU muestra que las personas que de forma continuada desempeñan un trabajo que les desagrada presentan un mayor índice de problemas mentales, como depresiones y problemas de sueño

24/08/2016 12:11

Pasamos entre ocho y 10 años enteros de nuestra vida en el trabajo. La cifra es el resultado de sumar todas las horas que dedicamos a nuestra actividad laboral hasta la jubilación y aunque, naturalmente, variará según la persona, el empleo, su carrera y el país, la cifra pone de manifiesto la importancia que puede llegar a tener el trabajo en nuestra vida. Las vacaciones son un buen momento para hacer balance de nuestra carrera, descansar y afrontar el nuevo curso con energías renovadas. Pero, si es probable que incluso a aquellos que les gusta su trabajo les cueste regresar, para las personas que están hartas de él la perspectiva de volver puede convertirse en una auténtica pesadilla que, además, pasa factura a su salud.

Así lo asegura un estudio que ha medido desde 1979 el impacto de la actividad laboral en la salud de 6.442 ciudadanos de EEUU. El trabajo, presentado esta semana en Seattle, durante el Congreso de la Asociación de Sociología Americana, muestra que desempeñar un trabajo que no nos gusta de forma continuada causa problemas mentales y, en menor medida, físicos.

Las consecuencias en la salud de las personas que desde jóvenes han tenido un empleo poco satisfactorio se notan ya al cumplir los 40. «No hay que estar cerca del final de tu carrera para sufrir el impacto de la insatisfacción laboral en la salud, en particular en la salud mental», explica Hui Zheng, profesor de Sociología en la Universidad del Estado de Ohio y coautor del artículo.

Efecto acumulativo

Para hacer el estudio utilizaron datos de adultos que habían participado en la Encuesta Nacional de la Juventud de 1979, que siguió su trayectoria profesional durante años. Cuando comenzó el estudio tenían entre 14 y 22 años. Años después se evaluó su satisfacción por sus trayectorias profesionales. Les pidieron que evaluaran del 1 al 4 cuánto les gustaba su trabajo. En función de sus respuestas los agruparon en cuatro grupos: a los que les gustaba (15%), a los que no (45%), aquellos que al principio disfrutaban pero con los años dejó de gustarles (23%) y aquellos que al principio no les gustaba pero fueron mejorando (17%). Después de que los participantes cumplieran los 40 se evaluaron distintos parámetros de su salud.

Las personas que aseguraron no estar contentas con su empleo obtuvieron una peor valoración en todos los aspectos de salud mental evaluados. Así, presentaban mayores niveles de depresión, problemas para dormir, se mostraban más preocupados, tenían mayor tendencia a que les diagnosticaran problemas emocionales y obtenían un peor resultado en el test de salud mental global.

Más resfriados y dolores de espalda

Aunque los efectos en la salud física fueron menos llamativos, el grupo de insatisfechos con su trabajo y los que habían ido empeorando su valoración sufrían con más frecuencia dolores de espalda y resfriados que los miembros de los otros grupos. «Descubrimos que hay un efecto acumulativo que se manifiesta en la salud muy pronto, durante la cuarentena», apunta Jonathan Dirlam, investigador del mismo centro y autor principal del estudio. Zheng, por su parte, subraya que «los altos niveles de problemas mentales que presentaban podrían ser precursores de futuros problemas físicos. La ansiedad y la depresión pueden dar lugar, entre otros, a problemas cardiovasculares cuando sean más mayores».

La buena noticia es que aquellos que empezaron su carrera con un trabajo poco gratificante pero fueron mejorando no presentaron los problemas de salud asociados a una baja satisfacción laboral.

«El efecto acumulativo es clave», explica Jesús de la Gándara Martín, jefe del Servicio de Psiquiatría del Complejo Asistencial de la Universidad de Burgos. Este especialista, que ha escrito varios libros sobre el denominado síndrome de estar quemado [burnout en inglés], lleva años tratando a pacientes que lo sufren.

«La pérdida de calidad en el trabajo es progresiva en las personas que se sienten quemadas. Hay diferentes estadios o niveles que van dando lugar a problemas de salud mental, física y de salud social, porque también afecta a las relaciones que mantiene con otras personas, con sus familias y al interés por desarrollar sus hobbies u otras actividades personales. Si la situación no mejora, puede dar lugar a infartos, hipertensión, depresiones, ansiedad, insomnio, consumo de sustancias y, con frecuencia, abandono de la profesión», enumera en conversación telefónica.

Los profesionales que deben tratar con el público, como aquellos que trabajan en el sector de la salud, la educación, la hostelería o el comercio, son los más vulnerables a sufrir burnout.

El estudio en EEUU concluyó antes del inicio de la crisis económica que comenzó en 2008 y que, según apunta Zheng, «seguramente ha aumentado la insatisfacción laboral y la inseguridad laboral, lo que podría haberse traducido en más efectos negativos para la salud». Jesús de la Gándara ha experimentado el impacto de la crisis en su centro: «No dispongo de cifras concretas, pero mi impresión es que más que aumentar el número de personas que vienen a la clínica, ha cambiado el modelo. Antes de la crisis la gente se quejaba de su trabajo pero no solía consultar con un especialista. Ahora nos llegan personas que están tan mal que vienen al psiquiatra, autónomos o profesionales que trabajan en muy malas condiciones».

Precariedad del empleo juvenil

Para Zheng, su estudio muestra la importancia del tipo de empleo que desarrollan los jóvenes, una reflexión que comparte De la Gándara y que traslada a España, donde el alto índice de paro les obliga a menudo a aceptar empleos precarios. «Hay que distinguir entre trabajo y profesión. Muchos jóvenes están preparados profesionalmente, pero sólo trabajan y, a veces, en condiciones de verdadera esclavitud. Cada vez se sienten menos implicados y eso va a tener consecuencias desastrosas en el futuro».

De la Gándara y sus colegas han desarrollado el Cuestionario Urgente de Burnout (C.U.B.O) para evaluar si se sufre este problema (puede verlo al final del artículo). Para los que se identifiquen con los síntomas pero cambiar de empleo no sea una opción, el psiquiatra ofrece algunas recomendaciones: dar importancia a la formación profesional e identificar cosas que se quieren aprender; corregir el lenguaje negativo; poner límite al trabajo y evitar que invada la esfera privada; cuidar el lugar de trabajo para que resulte agradable; participar en actividades profesionales colectivas o cuidar la relación con familiares y amigos.

¿SUFRE ‘BURNOUT’?

Responda a este cuestionario desarrollado por Jesús J. de la Gándara y Ramón G. Correales, del Complejo Asistencial de la Universidad de Burgos, puntuando del cero al cinco cada pregunta y después sumando las cifras de cada una de ellas.

CERO. Nunca me ha ocurrido. / UNO. Rara vez me sucede. / DOS. Me sucede a veces, algunos días. / TRES. Me sucede con frecuencia. / CUATRO. Me sucede muy a menudo, muchos días. / CINCO. Me sucede casi siempre, es raro que algún día no me ocurra.

1. Sólo de pensar en el trabajo que me espera, me siento cansad@ y creo que no voy a poder con ello.

2. El trabajo diario me agota tanto que después no me siento con ganas de hacer nada más.

3. Cuando pienso en cómo está mi profesión, creo que me he equivocado al elegirla (¡No se la recomendaría a mi hij@!).

4. Tengo la sensación de que mi trabajo no se valora, que no se reconoce ni estima lo que hago.

5. Me siento tan tens@ o nervios@ que he tenido que tomar algo (tranquilizantes, alcohol…) para relajarme, dormir o poder ir a trabajar.

6. Me siento presionad@ y por l@s clientes, me da miedo enfrentarme a ell@s y a menudo me pongo a la defensiva.

Una operación pionera permite que un paciente con cáncer en la pierna vuelva a caminar


Recupera la movilidad tras un implante de tejido muscular de la espalda en el glúteo

Los cirujanos extirparon un músculo del glúteo, necesario para caminar, y lo sustituyeron por uno de la espalda

El club de las siete magníficas

  • EFE
  • Barcelona

24/08/2016 17:29

Un equipo multidisciplinar del hospital Vall d’Hebron de Barcelona ha practicado una operación pionera en España que ha permitido preservar la movilidad de un paciente con un tumor maligno, al que le extirparon un músculo del glúteo, necesario para caminar, y lo sustituyeron por uno de la espalda.

La operación, que se practicó el 5 de agosto del año pasado durante ocho horas, tiene un solo antecedente en el mundo y ha facilitado que el paciente, que ya está libre de cáncer, pudiese caminar tras tres meses de rehabilitación y que, un año después, ya pueda correr, sin sufrir ningún efecto secundario importante por la extirpación del músculo de la espalda.

El paciente fue diagnosticado de un sarcoma sinovial, un tumor maligno muy agresivo, y localizado en el glúteo medio, por lo que era necesario extirpar todo el músculo, pieza clave para realizar el movimiento de la pierna para caminar, ya que mantiene la pelvis estable y paralela al suelo, lo que, en la práctica, le obligaría a andar con muletas.

Un equipo multidisciplinar del hospital Vall d’Hebron le planteó al hombre que, tras la quimioterapia y la radioterapia, se sometiera a una operación pionera en España, para extraerle un músculo dorsal e implantarlo en la zona del glúteo para que hiciera la misma función que el afectado por el tumor maligno, manteniendo los vasos sanguíneos y el nervio para que se adaptara.

“Lo importante es el cáncer, lo otro es secundario, pero volver a caminar ayuda mentalmente a plantar cara a la enfermedad“, ha comentado ante los periodistas el paciente, un hombre joven y deportista que un año después de la operación no tiene rastros de cáncer y ya puede incluso empezar a correr. “La enfermedad ya no está y vuelvo a hacer vida normal“, afirma.

Además, el paciente reconoce que se sintió un poco como un “conejillo de indias” cuando los médicos le plantearon una operación pionera, con ciertos riesgos y compleja, pero un año después se muestra “satisfecho y muy agradecido”. También aclara que para él ha sido un “privilegio” ser tratado por unos profesionales de la salud que le han ofrecido este tipo de cirugía para poder mantener la misma vida que tenía antes del diagnóstico.

El cirujano responsable de la intervención, el doctor Roberto Vélez, ha explicado que su objetivo con esta compleja intervención era, además de extirparle el tumor, que el paciente tuviera la “mejor recuperación funcional” y no sufriera las “secuelas importantes para caminar”, que supone la extirpación del glúteo medio.

Hasta ahora, según Vélez, una de las vías utilizadas en este tipo de tumores consistía en sustituir el músculo extirpado por otros de la zona, que no obstante no tenían la fuerza necesaria para mantener la pelvis estable, por lo que el paciente no podía caminar con normalidad.

Por este motivo, optaron por reemplazar el músculo del glúteo por el dorsal ancho, que cuenta con una estructura suficiente para realizar la misma función que el glúteo y que, una vez extirpado, no le ha comportado secuelas importantes. Incluso, ya puede mover el brazo, aunque, como él mismo reconoce, no puede hacer cosas que tampoco hacía antes, como trepar por cuerdas o sostener pesos.

La operación duró ocho horas y contó con la participación de nueve personas, seis cirujanos -expertos en cirugía plástica, traumatología y microcirugía- un anestesiólogo y dos enfermeras, para extraer el músculo afectado por el tumor, manteniendo los vasos sanguíneos y el nervio para poder implantar el nuevo tejido.

Según Vélez, la recuperación funcional del paciente ha sido “espectacular”, ya que se ha podido reincorporar a la vida diaria, camina sin muletas y puede practicar deporte sin necesidad de tomar analgésicos.

El propio paciente ha destacado que tras la sucesión de “malas noticias” que sufrió desde que le diagnosticaron el cáncer, le ha ayudado mucho desde el punto de vista mental tener que poner de su parte para la rehabilitación. Así, pudo ver cómo progresaba, y volvía a caminar y correr.

“He pasado de ir en silla de ruedas, a no necesitar las muletas”, celebra el paciente, que está convencido de que si no se hubiera sometido a esta operación pionera se habría quedado cojo.

Entre septiembre y noviembre del pasado año fue cada día al hospital para hacer ejercicios de rehabilitación, con el objetivo de recuperar la movilidad en la zona. En Navidad podía andar sin muletas y un año después sigue mejorando, e incluso, ya puede correr, pese a que aún mantiene “pequeñas limitaciones” que va puliendo día a día.

Para tratar este caso pionero en España fue necesaria la colaboración de varios servicios del hospital, como el de Cirugía Ortopédica y Traumatología, el de Cirugía Plástica y Quemados, el de Oncología Médica y el de Oncología Radioterápica, así como profesionales del servicio de Anestesiología, Medicina Física, Rehabilitación y Enfermería.

Localizan un punto débil en la "armadura" del cáncer de pulmón más agresivo


Imagen microscópica de un tumor durante su proceso de expansión en un pulmón humano. SCIENCE PHOTO LIBRARY / AGE PHOT

El hallazgo plantea la esperanza de que nuevos medicamentos sean eficaces para controlar o prevenir el crecimiento del tumor

500.000 españoles han muerto por cáncer de pulmón en 25 años

  • EUROPA PRESS
  • Madrid

24/08/2016 13:20

Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Virginia (Estados Unidos) han descubierto un defecto en la “armadura” de la forma más agresiva de cáncer de pulmón que puede ser un punto débil para desacelerar o detener la enfermedad. Sorprendentemente, esta vulnerabilidad se deriva de la propia agresividad que hace al cáncer tan mortal.

Gracias a un medicamento, los científicos fueron capaces de detener la progresión del cáncer de pulmón de células pequeñas en ratones genéticamente modificados. Se trata de un logro notable, ya que el cáncer de pulmón de células pequeñas (SCLC) es conocido por diseminarse rápidamente por todo el cuerpo.

El hallazgo plantea la esperanza de que nuevos medicamentos, que están siendo probados en personas de otros países para varios tipos de cáncer en ensayos clínicos, sean una manera eficaz de controlar o prevenir el crecimiento del tumor de células pequeñas e incluso mantener las pequeñas lesiones como inofensivas.

Incluso si se descubriera que el medicamento no es eficaz para este fin, los investigadores han localizado otro objetivo en la batalla contra este cáncer mortal. Ya que sus investigaciones podrían ayudar al desarrollo de nuevos fármacos que se dirigen expresamente a detener la progresión del cáncer sin afectar a las células sanas.

El cáncer de pulmón microcítico representa aproximadamente el 15% de todos los casos de cáncer de pulmón. Sin embargo, se extiende mucho más rápido que el cáncer de pulmón que no es de células pequeñas, y una vez extendido, es extremadamente difícil de tratar. La supervivencia de vida a cinco años, en personas con metástasis, es sólo alrededor del 2%. En particular, el cáncer de pulmón de células pequeñas se detecta casi exclusivamente en los fumadores.

El profesor del Departamento de Microbiología, Inmunología y Biología del cáncer de la citada universidad, Kwon Park, trabajaba para comprender por qué es tan agresivo el tumor cuando él y su equipo descubrieron la forma de debilitar su desarrollo.

Park estaba investigando si una mutación en el gen MYCL, que se conoce como un oncogén, conduce al desarrollo de tumores. Su equipo determinó que, de hecho, desempeña un papel importante. Amplificando este efecto se estimuló el crecimiento de tumores en ratones genéticamente modificados, mientras que el bloqueo suprimió el crecimiento tumoral.

Lamentablemente, no existía ningún fármaco que se pudiera utilizar para combatir este gen en las personas, de modo que Park abordó otro enfoque. Analizó lo que provoca el gen, para ver si sería factible enfocar los resultados a la actividad del gen, más que al gen en sí.

“Resulta que el oncogén principal regula la máquina de ensamblaje de proteínas llamadas ribosomas”, explica. Y para que una célula se divida más rápidamente, necesita que todo sea más rápido, no sólo el ADN, sino también las proteínas. “Al hacer funcionar la maquinaria a una velocidad superior, el oncogén promueve la tumorigénesis”, aclara.

Entonces, Park pensó que tal vez no sería posible conseguirlo en el oncogén, pero que quizás habría una manera de detener la proteína que provocaba la agresividad del cáncer. Y gracias a un golpe de suerte, encontraron un fármaco que hace precisamente eso, y funcionó -el crecimiento del tumor fue inhibido significativamente-.

Este fármaco se encuentra en experimentación, por lo que aún no está disponible para los pacientes. Actualmente, se está estudiando en distintas formas de cáncer en Australia y Canadá. Aunque, de momento, no hay intención de probarlo en pacientes de Estados Unidos, ya que aún queda mucho trabajo para determinar si será seguro y eficaz.

En cualquier caso, los investigadores han encontrado una “puerta” para bloquear una parte importante del proceso de producción de tumores en el cáncer de pulmón de células pequeñas. En este sentido, Park ha apuntado que este hallazgo podría llevar a una estrategia preventiva, que incluya la alimentación y la nutrición, de modo que la gente pueda modificar su dieta para reducir las probabilidades de desarrollar la enfermedad.

España, líder mundial en trasplantes por 24º año consecutivo


Rafael Matesanz, director de la Organización Nacional de Trasplantes. SERGIO ENRÍQUEZ-NISTAL

Comparte liderazgo con Croacia, con 40,2 donantes por p.m.p., aunque en datos totales está muy lejos de España

13 trasplantes al día en España

  • EL MUNDO
  • Madrid

24/08/2016 12:39

España, con 1.851 donantes y 4.769 órganos trasplantados en 2015, vuelve a revalidar por vigésimo cuarto año consecutivo su liderazgo mundial en trasplantes, con una tasa de 40,2 donantes por millón de población (p.m.p.). El año pasado se hicieron 13 trasplantes diarios. Por órganos, en total se realizaron 2.905 trasplantes renales, 1.162 hepáticos, 299 cardíacos, 294 pulmonares, 97 de páncreas y 12 intestinales.

La tendencia creciente que ha experimentado nuestro país en el campo de la donación y el trasplante en los últimos tres años ha continuado en el primer semestre de 2016. Los datos provisionales de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) reflejan un aumento de un 11% en el número total de donantes. Los donantes en asistolia crecen un 58% y los de muerte encefálica, un 1,5%.

De continuar con este ritmo, nuestro país alcanzaría a finales de este año la cifra histórica de 2.000 donantes, lo que nos situaría en 42-43 donantes p.m.p. De ellos, aproximadamente el 25% del total serían donantes en asistolia. Asimismo, los donantes captados en urgencias representan ya el 20% del total. A fecha 1 de julio, la tasa interanual registra un total de 1.945 donantes.

El Registro Mundial de Trasplantes, que desde hace 10 años gestiona la ONT en colaboración con la Organización Mundial de Salud (OMS), eleva a 119.873 el total de órganos trasplantados en el mundo en 2015, lo que representa un aumento del 1,65% respecto al año anterior. De ellos, 79.948 fueron de riñón, 26.151 de hígado, 6.542 de corazón, 4.689 de pulmón, 2.328 de páncreas y 215 de intestino. Estos trasplantes fueron posibles gracias a 27.397 donantes de todo el mundo.

Los datos aparecen recogidos en la publicación oficial de la Comisión de Trasplantes del Consejo de Europa (Newsletter Transplant 2016), que es editada por la ONT y estará disponible en breve en su web.

El análisis histórico de los datos demuestra un aumento constante de los trasplantes en el mundo. En los últimos cinco años, el número total de trasplantes registrados se ha incrementado en un 15%, con un ritmo de crecimiento anual del 3%. Pese a este aumento, tanto la OMS como la ONT estiman que estas cifras representan solamente el 10% de la necesidad mundial de trasplantes.

En esta ocasión, nuestro país comparte liderazgo con Croacia, que alcanza también los 40,2 donantes por p.m.p. y que ha mejorado paulatinamente su tasa de donación de órganos, desde que empezó a implantar el modelo español de trasplantes. Sin embargo, sus datos totales distan mucho de los alcanzados por nuestro país, al haber registrado un total de 169 donantes y 399 órganos trasplantados.

Los datos del Registro Mundial reflejan el claro predominio de nuestro país en este ámbito: con solo el 0,6% de la población mundial, en España el pasado año se efectuaron el 17,6 % de todas las donaciones de órganos en la Unión Europea y el 6,7 % de todas las registradas en el mundo.

España es también el país del mundo con el mejor índice de trasplantes por millón de población. El año pasado alcanzó una tasa de 100,7 enfermos trasplantados p.m.p., muy por encima de la media europea (con 62,4 p.m.p) y superior a la de Estados Unidos (con 92,7 p.m.p).

Unión Europea

En Europa las cifras sobre donación y trasplantes se mantienen estables respecto a las de 2014. En 2015, la tasa de donación de los 28 países que forman la UE aumentó ligeramente hasta alcanzar los 20,8 donantes por millón de personas (19,8 en 2014), con un total de 10.495 donaciones. El número de trasplantes en la UE se eleva a 32.707, frente a los 31.881 registrados el año anterior.

En cuanto a la lista de espera, los datos del Registro Mundial cifran en 56.504 los enfermos europeos a la espera de un trasplante a fecha 31 de diciembre. De ellos, 43.363 esperaban un trasplante renal, mientras que los pacientes que permanecían en diálisis ascendían a 81.995. Según estos mismos datos, 3.874 personas fallecieron en la Unión Europea a lo largo de todo el año a la espera de un trasplante.

Las mejoras introducidas en la Unión Europea por el programa ACCORD (Achieving Comprehensive Coordination in Organ Donation) para incrementar el número de trasplantes en la UE, van calando paulatinamente en los países europeos. Liderado por nuestro país, el programa europeo ACCORD busca aumentar la disponibilidad de órganos mediante el refuerzo del papel de los intensivistas y de las UCIS en la detección de posibles donantes, siguiendo el Modelo Español.

Datos de donación de 112 países

La publicación del Consejo de Europa (Newsletter Transplant 2016) incluye datos de un total de 112 países, entre ellos Estados Unidos, Australia, Rusia y los países de América Latina. En Estados Unidos la tasa de donación ha aumentado hasta alcanzar los 28,2 donantes p.m.p., con un total de 9.079 donantes y 31.703 trasplantes.

Australia, que ha recibido asesoramiento de nuestro país, también ha visto mejorar su tasa de donación de órganos en los últimos años, situándose en los 18,1 donantes p.m.p. Rusia también registra una ligera subida en su tasa de donación, que se sitúa en 3,6 donantes p.m.p., frente a los 3,3 donantes del año anterior.

Iberoamérica, donde España desarrolla desde hace 12 años el programa Alianza de Cooperación y Formación de profesionales de trasplantes, alcanza una tasa de 8,3 donantes p.m.p., lo que le ha permitido realizar 15.431 trasplantes, con un ligero aumento respecto al año anterior. El crecimiento acumulado de la región desde el comienzo de la cooperación española supera el 60% y es el mayor en todo el mundo para una zona en su conjunto.

Caídas, raspones y cortes: cómo curar las heridas de los niños

Los niños se caen constantemente. Jugar, correr, crecer, muchas veces, van de la mano de heridas y chichones. Desde Mamicenter, y a partir de las preguntas de varios padres, intentaremos resolver todas las dudas para actuar frente a estas lesiones, algo muy cotidiano en la vida de un menor.

Caídas, raspones y cortes: cómo curar las heridas de los niños

Para ayudar a los padres en la tarea de encontrar información útil, fiable y basada en la evidencia científica, y a la vez, crear una comunidad donde profesionales y familias se enseñen los unos a los otros, nació la web Mamicenter (evolución del grupo de Facebook El médico de mi hij@). En él, profesionales de todos los campos relacionados con la salud infantil atienden a las dudas que nos pueden surgir en el día a día de forma gratuita. Nuestro colaborador Jesús Martínez, pediatra, cofundador y codirector médico de Mamicenter, atenderá quincenalmente junto a su equipo a las dudas de los lectores.

Estamos de vacaciones y mi hijo de cuatro años se ha caído de la bicicleta y se ha hecho una herida en la rodilla. Solo tenía agua a mano y se la he lavado. ¿Tengo que hacer algo más? ¿Ponerle alguna vacuna? ¿Le llevo a urgencias?

Ya lo decía el título de aquella película Las bicicletas son para el verano y en esta época nos encontramos con un aumento de pequeños accidentes que en la mayoría de las ocasiones van a ser inevitables. Aprovechando tu pregunta, vamos a hacer un pequeño repaso de cómo tenemos que actuar ante las heridas que nuestros pequeños sufren en vacaciones. Una caída, como la que cuentas de tu hijo, no suele pasar de ser una raspadura leve y quizá algo sangrante. Ante ella, lo que has hecho es lo adecuado: lavar con agua para arrastrar la suciedad y poder observar el grado de lesión. Básicamente, tamaño y profundidad. Respecto a la vacunación, y entendiendo que el niño está al día de su estado vacunal, No precisa ninguna vacuna.

Si solo hay contusión, sin herida, lo ideal es aplicar frío en tandas cortas de 10 minutos, por ejemplo hielo envuelto en una toalla, será suficiente para calmar el dolor y evitar la inflamación. Si la herida es superficial, tipo rasponazo, después de lavar con agua realizaremos un lavado suave de nuevo con agua y un poco de jabón, secar con gasas o en su defecto con un material limpio (puede valer un pañuelo) y luego aplicaremos un antiséptico.

Recomendamos, por ejemplo la clorhexidina. La clorhexidina es transparente y nos permitirá ver la evolución de la herida y no enmascararnos una posible infección. Si decides utilizar povidona yodada, tendrás que tener en cuenta que al teñir la piel no nos permite observar estos posibles cambios en la herida y no está indicado su uso en menores de 30 meses, embarazadas, aquellas personas que padezcan problemas de tiroides o sean alérgicos al yodo. Nunca aplicaremos pomadas, ni alcohol.

¿Tapamos o no tapamos la herida?

Pues si es una zona con riesgo de exponerse a rozaduras o más golpes, la taparemos. Nuestro consejo es usar una gasa y esparadrapo. Algunas tiritas pueden macerar la herida. Si no, al aire. Si tras lavar la herida vemos que es algo profunda y sangra, aplicaremos presión sobre ella, sin levantar la gasa, al menos durante cinco minutos y así daremos tiempo a que se corte el sangrado. Una vez cortado el sangrado, pasaremos a aplicar el antiséptico.

¿Qué hacemos después de haber curado la herida?

Observar los días posteriores los posibles signos de alerta.

Si aparece inflamación, enrojecimiento, exudado, dolor tipo punzante y/o fiebre, sería el momento de acercarte a la consulta de tu enfermera de familia del Centro de Salud.

¿Cuándo debemos acudir al servicio de Urgencias de un Centro de Salud?

  • Si la herida no deja de sangrar tras 5/10 minutos de presión
  • Cuando la herida sea profunda y por tanto puedan existir lesiones en tejidos más internos y/o si es una herida abierta que pueda requerir suturar.
  • Si hay un objeto clavado. No intentes extraerlo ya que puedes introducirlo más, romperlo, hacer mayor la herida o la hemorragia.
  • Si la herida está producida por mordedura de animal o humano.

¿Y al Hospital hay que ir?

Pues la urgencia hospitalaria estará indicada en heridas grandes, por tamaño y/o profundidad, en cuello, cara y manos.

Según decíamos al principio, los accidentes son inesperados, pero algunos son evitables, por lo que en esta época que los niños están más en contacto con la naturaleza, haciendo ejercicio y jugando al aire libre no te olvides de que el riesgo de accidentes aumenta:

  • No te olvides del casco puesto cuando suba en la bicicleta y pantaloncito largo (fresco)
  • Las barbacoas familiares: Cuidado con que se aproximen. Recuerda que los peques son imprevisibles.
  • Calzado cuando salga de zonas seguras. Evitaremos posibles heridas por objetos punzantes.

Y no te quedes con dudas. Tu enfermera del Centro de Salud, estará encantada de atenderte.

…….. Y a disfrutar del verano.

*Blanca Sellés de Oro directora de enfermería de Mamicenter nos cuenta cómo aplicar los cuidados básicos.

¿Imitan los recién nacidos los gestos de los adultos?

De siempre se ha pensado que los recién nacidos tienen la extraordinaria capacidad de imitar los gestos de los adultos. Las típicas “monadas” que les hacemos a los bebés han sido, desde hace décadas, objeto de estudio de psicólogos y neurocientíficos fascinados con este tema. Pero siempre nos ha quedado la duda de si los peques tienen realmente la capacidad, desde que nacen, de copiar a sus mayores.

Recientemente, se ha publicado un nuevo estudio en la revista científica, Current Biology, que concluye que los bebés no nos imitan, sino que les imitamos. La publicación apoya la idea clave del estudio que explica que la habilidad de repetir gestos o acciones es algo que los recién nacidos aún tienen que aprender, precisamente de los adultos.

La investigación se centra en aclarar las contradicciones que despierta este tema ya que, en anteriores estudios, siempre se ha afirmado lo contrario. Según Virginia Slaughter Doctora en Psicología del Desarrollo de la Universidad de Queensland (Australia) y, una de las autoras principales, los recién nacidos no son capaces de imitar a los adultos durante sus primeros meses de vida. “Los estudios anteriores han presentado un número muy limitado de gestos y, se necesita un trabajo más detallado para llegar a esa conclusión”, asevera la experta.

En esta ocasión, se ha analizado el comportamiento de 106 bebés y 11 de los diferentes gestos que realizan como: meter la lengua, la apertura bucal, señalar con el dedo o las expresiones faciales de felicidad y tristeza, entre otras. La conclusión de los análisis realizados durante la primera, tercera, sexta y novena semana de vida, apuntan a que los neonatos no tienen la capacidad de imitar nuestros gestos. “Cuando los adultos imitamos a los bebés, estos simplemente se estimulan y, por ello, se comportan de la misma manera”, afirma Slaughter.

Cuando les hacemos carantoñas pretendemos comunicarnos con ellos de la mejor manera que sabemos para que se rían, jueguen o nos hagan gestos de aprobación o enfado. Sin embargo, el hecho de que respondan haciendo nuestros mismos gestos no significa que tengan aún esa capacidad”, reiteran los autores.

A pesar de que se trata de la primera investigación sobre el tema en la que se han utilizado el mayor número de gestos, no todos los expertos están de acuerdo con los resultados.

Para el neuropsicólogo y psicoterapeuta Álvaro Bilbao, autor del libro  El cerebro del niño explicado a los padres, todo bebé nace con unos circuitos neuronales que le van a permitir imitar los gestos de los adultos. “Este estudio pone de manifiesto que esos circuitos no son tan efectivos como pensábamos durante los dos o tres primeros meses de vida. Ningún bebé nace hablando y, sin embargo, todos estamos dotados desde el nacimiento con los circuitos que nos permitirán hacerlo alrededor de los 2 años de vida”, explica el experto. “El aprendizaje del habla se basa, en gran parte, en la imitación. Por eso, los bebés miran la boca de sus mamás cuando les hablan”.

En definitiva, ¿a partir de qué edad aprenden los bebés a imitar los gestos de los adultos? Según nos cuenta Bilbao, “como no se pueden poner a bebés de uno o dos meses de edad en una máquina de resonancia magnética, por lo tanto, no se puede saber lo que ocurre en sus cerebros”. ”Es posible que, aunque los bebés no sean capaces de realizar los gestos de los adultos, su cerebro esté ensayando esos movimientos, silenciosamente, desde el primer o segundo mes de vida”, matiza Bilbao.

La música mejora el proceso cerebral de los bebés

Una de las habilidades más efectivas que pueden desarrollar los bebés a la hora de aprender el lenguaje y, por ende, la imitación, son todas las actividades relacionadas con la música. Un nuevo estudio realizado este año por científicos de la Washington Institute for Learning & Brain Sciences (I-LABS) muestra que los bebés expuestos a sesiones de juegos con música acelera que repitan más rápidamente los sonidos del habla.

La autora principal del estudio, Cristina Zhao, investigadora científica con postdoctorado en la I-LABS, explica que la música puede mejorar la capacidad del habla considerablemente. “Las nuevas y atractivas actividades musicales que experimentan los bebés tienen un efecto muy positivo en sus habilidades cognitivas”, comenta la experta.

Por su parte, la coautora del estudio, Patricia Khul, y co-directora de la I-LABS, expone que los bebés experimentan un mundo complejo de luces y sonidos que varían constantemente. “La percepción temprana de patrones, gracias a la música, es una importante habilidad cognitiva que puede tener efectos duraderos en el aprendizaje”, zanja la experta.

Para Álvaro Bilbao no existen suficientes evidencias para afirmar con rotundidad que la música acelere el proceso de aprendizaje en el bebé, a pesar de que hallan numerosos estudios que apunten a que sí. “Creo que las canciones pueden facilitar este proceso, pero para un bebé muy pequeño todos los sonidos están mezclados y unidos a la vez”, concluye.